Gontzal Mendibil. Nire bihotzak zure begiak ditu.

Lo que Gontzal tomó por hobby en el año 1973, lo convirtió en su forma de vida. Cientos de conciertos y muchas canciones nos ha ofrecido Gontzal a lo largo de mas de 40 años en la canción. Muchas de sus canciones son ya muy populares y se han convertido parte del patrimonio popular.

Gontzal Mendibil. Nire bihotzak zure begiak ditu.

En este nuevo trabajo, Gontzal apela a los sentimientos, al sentir personal y sentir colectivo ante los avatares de la propia vida.
Por la forma y por el fondo y la temática de las composiciones "Posiblemente sea el trabajo que más a gusto me he quedado" de toda mi carrera musical, afirma el cantante zeanuritarra.


"EZ DAKIT DAKIZUN BAINA" No sé si lo sabes, todos los males vienen del corazón y van al corazón, es uno de los temas grabados con la joven orquesta de Euskadi. Al mal tiempo buena cara, es la fórmula que propone Gontzal, pero con mensajes claros y directos.
ZEURE AMETSA / Tu sueño / Si el malestar te absorbe / si caes en el infortunio / si algún día te encuentras en la encrucijada / ten claro que tu patrimonio eres tú - EDAN ITZAZU EGUNAK / Absorbe los días, / Absorbe los días / aunque hoy estés sin nada / el futuro lo tienes en tus manos. / No tengas miedo / ten fe en ti.


BADAKIZU ZER DEN GURE HERRIA? ¿Sabes qué es nuestro pueblo? Temas con una carga emotiva profunda con las preguntas que nos hace involucrarnos en las respuestas.


El último tema NOLA LITEKE! se lo dedica a su amigo Alex Angulo recién fallecido en accidente de tráfico. Te fuiste una tarde de verano al olimpo de los dioses, te fuiste para que las estrellas nos iluminen.

 

Discografía

Nire bihotzak

Badakizu zer den gure herria? 5,11
Nire bihotzak zure begiak ditu 4,11
Herri bat gara 5,35
Edan itzazu egunak 4,03
Maite ninduzula… 5,05
Ez dakit dakizun baina… 3,59
Zutaz mintzatzen banaiz 3,32
Zeure ametsa 5,10
Begiratu niri 4,29
Handia izanen naizenean 3,39
Nola liteke (Alex Angulo, zeure oroimenez) 4,25

Neure txiki polita - Elkar 2011

NEURE TXIKI POLITA pretende adentrarse en el ensueño de Gorbea, en su paisaje, en el frondoso mundo de sus árboles, en sus valles que lo circundan, en sus gentes que la habitan. 

Gorbea, mi más entrañable y amado monte. Nací en sus faldas, viví en sus entrañas, y he sentido los olores, los colores, el viento del Gorbea y sus habitantes, y hoy trato de plasmarlo por medio de este testimonio poético musical. Un CD inspirado a la temática fecunda de su arraigo y costumbres, de sus senderos, de sus pueblos y de sus valles. El misterio de sus hayas elevadas al cielo que sólo se atisba desde su base, desde el regazo del monte fértil.  

12 temas musicados a los avatares, las vivencias, al verde paisaje, al sol deslumbrante, y a la bruma retenida de las nubes bajas. Un trabajo recopilatorio de  canciones recogidas del acervo popular de su entorno, canciones  escuchadas y sentidas bajo Gorbea que nos atrae a modo narrativo su curiosidad real o imaginaria.

En mi calidad de arratiarra tengo el placer de invitar al oyente a escuchar las canciones que evocan mi niñez entorno al Gorbea. Canciones de ayer que hoy quiero recordar, canciones  para sentir y adentrarnos en un ambiente de emoción, armonia, añoranza y alegría, cantando a los cuatro vientos..  En este trabajo he revivido la melancolía como consuelo de esperanza. Por tanto, no sólo sirvan para recordar, sino para señalar un horizonte.
  
Estas canciones que yo las he escuchado en Arratia, encontramos referencias  tanto en la letra como en las melodías, en otros lugares de Euskal Herria. Son muchas las versiones, y hemos adaptado evolviéndolas en una forma musical acorde a los tiempos. Canciones imperecederas que sustentan nuestra literatura popular, les llamamos populares por desconocer su autoría, y que a mí me atraparon y me motivaron, y hoy las canto en recuerdo a mis vivencias pasadas y a las personas que me enseñaron. 

En estos tiempos de la deshumanización del arte  y del irrespetuoso descrédito y falta de aprecio hacia el artista, la belleza reside en la armonía, en la proporción y en la serenidad. “Aggiornamento” palabra italiana, cuyo significado es “volver a las fuentes y actualizar”. Este ha sido el propósito.
Andaba yo preparando este nuevo trabajo musical, recuperando la memoria cantada y retomando las vivencias de un tiempo, cuando murió Xabier Lete, pocos días después nos dejó también mi primo Sabin Intxaurraga, amante del Gorbea. He creado la canción “Malkoak euri balira””Si las lágrimas fueran lluvia” con el ánimo de que el sonido brote en flor, y la emoción de lo vivido se convierta en un canto sentido. Un canto dedicado al alma de esos amigos que nos dejaron.  Les llevamos por siempre en nuestra memoria. 

En este vuelo poético musical que recorre el Viento de Gorbea,  quiero agradecer la  aportación de los amigos músicos, y en especial a Jose Luis Canal por los precisos arreglos musicales, a Labayru Ikastegia  y a su secretaria Igone Etxebarria, que amablemente me cedió algunas de estas canciones, el excepcional trabajo de Emilio Donado maestro de Otxandio, a mi amigo Manu Etxebarria, siempre dispuesto a aportes lingüisticos.  Agradecer así mismo a Marife Nogales, a Jean Phocas y su ayudante Victor Sánchez

Recordar a mis queridas artistas de Zeanuri, Bitoria Artetxe e iseko Paule, que me mostraron su saber popular.   También quiero agradecer las ayudas del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, y el inestimable aporte económico de la Asociación Cultural Soinubil de Otxandio y de la Mancomunidad de Arratia.

Neure txiki polita
Orbelak airez aire
Malkoak euri balira
Frantzie kortekoa
Dimako Idiari
Zubiteko kridia
Atxia mutxia
Lapur famatua
Agur Euskal Herria
Ipiñaburun
Otxandioko errementariak
Gorbeiako haizea

Arrupe “Mi silencio” Keinu- 2007

El último trabajo sobre los escenarios de Gontzal Mendibil, nos acerca a la vida del Padre Arrupe en el año en que se celebra el centenario de su nacimiento.
En Arrupe”Mi silencio” los temas musicales conviven con otros lenguajes escénicos, como el dramático, la danza y un importante apartado audiovisual.
 El musical fue grabado en directo el 14 de noviembre del 2007 para la emisión de dos CD y un DVD que inmortalizan el evento.
La expectación levantada superó a la de cualquier otro espectáculo celebrado en el Euskalduna. 
Este musical será un gesto de solidaridad con el Servicio Jesuita a los Refugiados(SJR)

El Musical Arrupe”Mi silencio” .(Palacio Euskalduna 14-11-2007) ha conmovido a quien ha tenido la oportunidad de verlo y escucharlo.  La vida de Arrupe(General de la compañía de Jesus (1963-1991),  tiene tintes de heroicidad, misticismo y visión humana-profética que hacen de ella una historia tan atrayente como conmovedora. Su persona es la principal riqueza que nos dejó.

Este musical ha querido ser fiel a ese reflejo y aportar "esas otras capacidades de conocer" -sentir y gustar-  . Una obra vanguardista que recoge toda la fortaleza, toda la lucha librada por un hombre grande.
El musical Arrupe cuenta con relevantes figuras de la escena como el bailarín Igor Yebra, el Orfeón Donostiarra, la Orquesta Sinfónica Ludvig, los niños de la Sociedad Coral de Bilbao, Beti Jai Alai dantzak, Oreka TX, la mezzsoprano Marife Nogales o el cantante Pascual Molongua entre otros. Además, más de noventa actores y figurantes participarán en esta puesta en escena.
En total, son más de trescientas personas, entre músicos, bailarines, actores etc., los que formaron parte del espectáculo que tuvo al donostiarra Juanjo Ocón como director de la orquesta y los coros.

CD 1
1 “Quiero ser / Izan nahi nuke”  (J.A.IRIGARAY / G.MENDIBIL)
2 “Goizetik arratsera” (MANUEL VILLAR)
3 “Chorus: Surely He hath borne our grief” (HAENDEL)
4 “Zuri So” (GONTZAL MENDIBIL)
5 “Cinco Rosas y un camino” (GONTZAL MENDIBIL)
6 “Billoxik” (B.GANDIAGA Y GONTZAL MENDIBIL)
7 “Pasión según San Mateo” (JUAN SEBASTIÁN BACH)
8 “What a wonderful World” (LOUIS ARMSTRONG)
9 “Down By The Riverside” (LOUIS ARMSTRONG)
10 “Maite” (  PABLO SOROZABAL) 11 “Japoniar musika - Pasaje japonés”
12 “Tori yo Tori “ “Txoria txori” (J.ARTZE / M. LABOA)
13 “Dies irae” (GIUSEPPE VERDI)

CD 2
1 “Gauak zaindutako Arrosak” (J.L.PADRON  / G. MENDIBIL)
2 “Panis Angelicus” (CESAR FRANCK)
3 “Hallelujah” (HAENDEL)
4 “Aro Eroa” “Tiempo loco” (J, ARTZE / G.MENDIBIL)
5 Argi Txikia (GONTZAL MENDIBIL)
6. “Ama Lurra / Madre Tierra” (GONTZAL MENDIBIL)
7 “Mi silencio (B. GANDIAGA / G. MENDIBIL)
8 “Aita Gurea” (G. MENDIBIL-J.L.CANAL)
9 “Marcha de San Ignacio” (M. OTAÑO)

30 años Keinu- 2005

Este triple CD contiene una muestra de su repertorio en 42 canciones pero incluye una nueva sorpresa, la canción que da titulo a su novela Gorbeiako haizea.

Kapitalismoak 3´06´´
Laster laster 4´09´´
Bagare 3´51

Ez bedi galdu euskera 4´42
Agur Euskalerriari 2´56´´
Memorian 4´36

Lurraren kantua 2´37´´
Heriotz min 4´48´´
Merezi ote 5´16´´

Begira ondo begira 3´58´´
Gorbeiako haizea 3´47
Ama lurra 5´02´´
Jaungoikoa eta arbola 4´36´´
Herria maitatzeko 4´17´´
Egunen batez 2´48

Hator hator 3´29´´

Zu zeu ta ni 5´04´´
Sari bage 3´22´´
Gauak zaidutako larrosak 4´44
Txiri Txiri 4´09´´
Argiñe 6´35´´
Ene maitea 4´35´´
Beltzarana 3´16´´
Oi nere zoragarria 2´06´´
Amorez eria 2´54´´
Nigan zaitudanean 3´44´´

Pozik bizi nazala 3´35´´
Lore loreño 3´46´´
Ortzean izar eder bat 2´08´´

Ez zara aske 3´34´´
Kilin kalan 4´07´´
Santutxuko aldapan 3´46´´
Aro eroa 3´38´´
Aleluia 4´04´´
Oi Eguberri 5´13´´
Gabon haurtxoa 3´23´´
Gabongo ilunabarra 4´47´´
Itsas ertzean 5´32´´
Beitu 4´10´´
Muxuz muxu 2´50´´
Argi txikia 2´55´´
Igela 3´19´´
Abandoko geltokian 4´41´´

Zuri so 2004

Gontzal presenta el disco más vital de su carrera musical, un trabajo impulsivo y emotivo. Canciones de amor y esperanza. Con textos propios, y adaptaciones de poetas que ha musicado como Bitoriano Gandiaga, Jose Luis Padrón, Igor Estankona y Kirmen Uribe, y la colaboración de un importante número de músicos y cantantes.
Jose Luís Canal:
arreglos, piano y teclados.
Julio Andrade:
Bajo, Contrabajo.
Blas Fernandez:
Batería.
Angel Unzu:
Guitarra, Percusiones.
Javi alzola:
Saxo, Flauta.
Quinteto de viento:
Bozkoitz.
y las voces de Afrika y Marifé Nogales.

Once temas inéditos, directos y profundos, en un CD lleno de matices, bellas canciones y letras cuidadas. Canciones que llegan directamente al corazón. Canciones para el disfrute.

Después de una trayectoria orquestal, Gontzal se presenta ahora con un estilo propio e íntimo.

Este trabajo sorprende por su frescura y por su belleza. Un trabajo que será recordado, música para volar y para entonar.

Un trabajo minimal, con una sana elección de temas profundos y directos

1-Gauak zaindutako arrosak
2-Muxuz muxu
3-Zuri so
4-Gizon pribilegiatua
5-Amesgaiztoa
6-Argi txikia
7-Zu joatean
8-Billoxik
9-Bizirik dirauten ametsak
10-Benetan maite baduzu
11-Nigan zaitudanean

Lágrimas al viento (KEINU-2004)

Adapatacíón del CD MEMORIAN al castellano. 10 temas.

Gontzal traslada el dolor de la pérdida reflejada en Memorian a dolor de los cientos de afectados en el atentado del 11M. Homenajea a todos los que sufren el dolor de la pérdida.
Desde la conmoción y la protesta a estos tiempos de locura y de ignominia que se extiende por el mundo. El álbum recoge en 1O canciones vivencias surgidas desde lo más intimo, sentimientos convertidos en música y en canción.

Desde el propio espejo de una paz anhelada en un tiempo desorientado y conflictivo, intenta penetrar en el sentir del género humano, y encontrar algún aliento de belleza, y algún signo de esperanza.

1.-Quiero ser
2.-Cinco Rosas
3.-Lágrimas al viento
4.-Tiempo loco
5.-Merece la pena
6.-La luz de tus ojos
7.-Mira bien mira
8.-Luna de fuego
9.-Mi silencio
10.-Ama Lurra (Madre tierra)

Bitoriano Gandiaga 2003 . KEINU

Gontzal Mendibil homenajea en este disco a su gran amigo el poeta Bitoriano Gandiaga (apodado por muchos críticos literarios como el Withman vasco) que murió en febrero del año 2001. Tres conciertos grabados en directo junto a otros artistas y músicos vascos son el origen de este doble CD.

Gontzal crea asi mismo un espetáculo musical sobre la vida del poeta. -Alegorías de una vida llena de sentimientos-. Una muestra significativa de su vida, sus influencias, sus aconteceres, envuelto en el simbolismo figurativo de un poeta vital. En él intervienen 5 actores 12 músicos y el Coro Rossini.

CD 1
Gandiagak Bitorianori
Amaren deia
Otsail buruko goiz bat
Arkaitzak - ementxe dago
Poematxuok badoaz
Pozik bizi nazala
Abendu mutil gara
Oi Eguberri
Haurtzaroko Gabonen bazterra
Gabon Haurtxo bat
Begian jaio zan - hemen
Begiratu dot
Teuria
Hitz urri batzuk
Denbora galtzerik gozoena
Kanta behar nuke
Betiko joran min batez
Euskal kantuen mezua
Gandiaga eta Oteiza
Esperantzari leiho bat

CD 2
Oi harnasa haura
Ixiltzen duzun euskara
Baina gu
Euskaldunen etorkizuna-Hiru gizon bakarka
Nahia ta ezina
Hegaztientzat pausarri
Bihotz bihotzez
Artaso lotan geldi
Artasoko bigarren salmua
Billoxik adar jasoak
Ta egon
Pozik nago
Kanta dezagun-txakolin
Beti zaroataz Arantzazu
Joango naz
Hilgo naz
Bazoaz
Memorian

Memorian (KEINU-2001)

Grabado con La Orquesta Sinfónica de Bratislava y El Orfeón Donostiarra. Música de corte sinfónico bien tratado en su fondo y en la forma. Arreglos sumamente cuidados y textos envolventes. Tratamiento de grabación y masterización impecable. Gontzal se mete en sus adentros y nos presenta posiblemente El CD más estructurado en su conjunto, en el que seguro marcará una época en su trayectoria.

1.-Nire isiltasun hau
2.-Memorian

3.-Merezi ote?

4.-Santutxuko aldapan
5.-Heriotz min
6.-Aro eroa
7.-Sari bage
8.-Bagara
9.-Ama lurra
10.-Pozik bizi nazala diñotsut
11.-Zu zeu ta ni
12.-Izan nahi nuke
13.-Laster
14.-Begira ondo begira
15.-Agur Larramendi
16.-Ortzean izar eder bat

Olentzaro 1993. KEINU

En 1993 nuevamente se embarca en otra aventura escénica-musical. Un espectáculo navideño es el origen de este CD. Su amigo poeta Bitoriano Gandiaga recientemente fallecido es el autor de los textos poéticos. Primeramente se graba el musical para ETB y luego es interpretado en los escenarios de muchos teatros de Euskalherria. Más de 30.000 niños acuden a ver el espectáculo en sus diferentes escenificaciones. Bitoriano Gandiaga ha sido el poeta más cercano y admirado por Gontzal, les unía una gran amistad. El trabajo de Iparragirre como el de Olentzaro son creados en sus largas estancias en Arantzazu, junto al poeta amigo.
El CD es un tratamiento de buen espíritu navideño.

1.-Eguzkiaren ama, Gabon gau
2.-Olentzaro
3.-Ederra sua gabonez
4.-Gabongo ilunabarra
5.-Izarra galdu zaigu
6.-Gabon haurtxoa
7.-Entzun berri hau, anaiok
8.-Gabonak datozela ta
9.-Aleluia!
10.-Hi, bertsolari
11.-Gabon dut anuntzio
12.-Oi, Eguberri
13.-Olentzaro 2
14.-Hator hator

Manando de las heridas (1975. IZ)

Grabado con el sello IZ. Interpretado junto a Xeberri.
Refleja el sentir de la canción social del momento. Los festivales eran grandes acontecimientos sociales. Por tanto temas participativos. Testimonio de un a época político-musical. Algunas canciones como Bagare, Laster, Kapitalismoak, se hicieron muy populares. Canciones emblemáticas que aún hoy perduran en nuestra memoria.
Participa en cientos de conciertos años 1974-1977, tanto en Euskadi, como en el resto del Estado.

1.-Kapitalismoak
2.-Kailean zehar
3.-Laster Laster
4.-Egungo giropean
5.-Geu askatzaile
6.-Bidari
7.-Gogoa nun dugu
8.-Gure mutillak
9.-Ba gare

Iparragirre soñador. KEINU-1992)

Estrena su propio sello discográfico KEINU. El disco parte de un trabajo previo: La representación del Espectáculo Musical Iparragirre en Zeanuri 1992. Se involucra en su mayor aventura escénica, un trabajo ímprobo, interpretar al bardo Iparragirre. Su propio pueblo le apoya en el empeño. Un musical que abre nuevos horizontes.
Siguen las representaciones musicales: Bilbao(Plaza de Toros) 1993. Vitoria-Gasteiz(Plaza de Toros) 1994. Donostia(Velódromo)1995 y Pamplona(Plaza de Toros) 1996.
El disco Iparragirre Hegalaria se grabó con la participación de La Orquesta Sinfónica de Bilbao y el Coro de la U.P.V.
Mas de 25.000 personas han acudido a ver esta magna representación. Gontzal encarna al bardo en esta escenificación es asimismo coautor del guión y compone la música del espectáculo.
.-Documento histórico.

1.-Gitarra zartxo bat
2.-Ez oraindikan ez
3.-Jaungoikoa eta arbola
4.-Plaisir d´amour
5.-Nere izarra
6.-Ume eder bat
7.-Trapu zarrak
8.-Bertsoak
9.-Glu glu glu
10.-Zugana Manuela
11.-Gernikako arbola
12.-Lurraren kantua
13.-Zibilak esan naute
14.-Amorez eria
15.-Oi ene zoragarria
16.-Agur Euskalerriari
17.-Obabatxoa
18.-Beltzarana
19.-Urretxuko semeei
20.-Agurra
21.-Hara nun diran
22.-Ez bedi galdu eusker
23.-Azken izua
24.-Requiem
25.-Egunen batez

Tú mismo IZ- 1990

Consolida el trabajo realizado en su anterior grabación. pero con un tono más alegre en la temática de los versos, como en su concepción musical. Textos de temática urbana e intimista que transmiten mensajes positivos. A la búsqueda de un estilo contemporaneo. Podemos definirlo dentro de una línea más popera que su anterior trabajo, más rítmico y activo. Los temas embargan un optimismo musical, ritmos tropicales, acordes y arreglos originales y asequibles. Finos arreglos, inspiración y texto elegante y música entretenida, cuestión esta última que no banaliza la resolución musical, que puede ser sencilla en apariencia, pero lujosa en su interior.

1.-Beitu
2.-Kilin kalan
3.-Zu zeu ta ni
4.-Hitzen memorian
5.-Abandoko geltokian
6.-Itsas ertzean
7.-Izan zeu
8.-Euri tantta bat
9.-Bost minutuko bisita.

Un buen día (IZ-1988)

Intimista, cuidando matices. Bellas melodías, poéticas y sentidas, cercanas. Merezi ote, Igela…
Gontzal profundiza en el valor poético, al buscar el valor estético en su presentación musical, en consonancia con la armonía de versos; poesía musical. Su trabajo más sereno y trasparente, con en cual crea su propio espacio. Un espacio entre el folk y el rok.
Se reencuentra nuevamente con su público. Bellas canciones y buenos arreglos musicales obtienen el deseado reconocimiento. Arropado de nuevos y buenos músicos, vuelve a los escenarios.

1.-Merezi ote?
2.-Ene maitea
3.-Igela
4.-Begira ondo begira
5.-Ez zara aske
6.-Txiri txiri
7.-Kiki kokoroka
8.-Egunen batean
9.-Alea jacta est
10.-Heriotz min

 

Suspiro triste 1983.ELKAR.

Es el contraste en el silencio de la calma y de los gritos y quejidos de algo nuevo o algo que se acaba.
Su disco más experimental, canciones como impulsos que se suceden, alejándose de su trayectoria anterior. Tensión de fuerzas investigadoras. Tintes jazzisticos, algún tema folki y ruptura de moldes y, de su trayectoria anterior. Se rodea de músicos a la altura de las circunstancias. En este disco, Gontzal se aleja un tanto del sentir musical popular marcado hasta esa época. Y se acerca a una impronta renovadora, de difícil encaje.

1.-Eraman ezazu
2.-Santutxuko aldapan
3.-Argi Hura
4.-Lyli
5.-Neure barruan
6.-Argiñe
7.-Hasperen itun
8.-Lore loreño

Saludos al amanecer (1978. IZ)

Linea de continuidad, más intimista, en una tesitura más relajada de acorde al momento. Cancion de autor y sonido relajado. Son tiempos de cambio en la música vasca, empieza un nuevo sonido, son los comienzos del llamado rok radical. Gontzal se vale de 4 musicos experimentados para sus múltiples representaciones.

1. Akelarreak Bizkaian
2, Ama Lurra
3. Eta gogoa
4. Bake ahula
5. Gizona giltz
6. Herria maitatzeko
7. Egunsentiari agur
8. Sari bage
9. Iraultzailea.

Videos

ZURI SO

Edan Itzazu egunak

Gauak zaindutako arrosak

Merezi ote

Neure txiki polita

Gorbeiako haizea

Bizirik dirauten ametsak

Amorez eria

Bagare

Zuri so

Escritos

ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS


Aludiendo la maravillosa y significativa obra de Lewis Carroll, introduzco las acepciones de: “Cultura creativa” versus “Cultura oficializada”.  El espíritu de la cultura oficializada y la cultura creativa, son dos parámetros que apenas coinciden y se encuentran sus relaciones métricas distantes. En el lenguaje matemático, el lado mayor de un triángulo rectángulo se llama hipotenusa mientras que los otros dos lados se denominan catetos. Pero en la vida real, los creadores de la cultura y los gestores no acaban de cerrar los vértices.

 

Digamos que la hipotenusa es el artista creador y que sus proyectos creativos están siempre en función de los otros dos lados. Decía Pitágoras  que “la  felicidad consiste en poder unir el principio con el fin”.

 

Los representantes de la cultura oficial casi siempre se muestran complacientes con lo conseguido, mientras, la inquietud del creador cultural: actor, literato, músico, pintor etc. es máxima, y pocas veces estará satisfecho del trato que da el gobernante a la cultura.

 

A menudo, demasiado a menudo suele pasar que los gestores  o técnicos oficialistas de la cultura, carecen de una mínima sensibilidad para conversar y entenderse con el creador  y  poco o nada apuestan por los emprendedores, e incluso las nuevas propuestas les incomodan. Hay muchas puertas,  pero ¿ a quien y para quien las abren? Y,  como en el cuento de Alicia en el país de las maravillas, escrita por el matemático y escritor británico Lewis Carroll, se constata, una y otra vez, la dificultad para exhibir los conocimientos.

 

Nos encontramos en la irreverente  lucha entre el creador cultural y el gestor de la cultura donde, en vez de ser vasos comunicantes, la desconexión es real. Y la realidad es que cada vez es más difícil cerrar los vértices porque el buen artista ha de abrir los poros de la sensibilidad y ha de serconstructivamente crítico.   Y la desdicha del creador  es cuando ve y siente en su propia piel la desidia del gestor gobernante que en la inmediatez ya programada por ellos, ni escucha, ni atiende.

 

Que en estos tiempos de crisis, todo se limita a la falta de presupuesto, es obvio, pero, en muchísimas ocasiones,  es más un tema de     voluntad  que presupuestario.  De hecho, la cultura, es un mal menor,  y por ello el último eslabón a atender.

 

¿Todo ha de ser financiado por fondos públicos?, obviamente no. El discernimiento es  aplicable en cualquier sector, y en el apoyo a la creación se ha de exigir  primordialmente la calidad.  Pero, ¿Cuantos proyectos  interesantes se quedan guardados en los cajones   institucionales e institucionalizados sin poder cerrar los vértices? La cultura oficializada da por hecho que todo está cubierto y nada por descubrir. Y la buena cultura, o lo mejor de ella, es aquella que abre ventanas al futuro.  Pero si una parte no quiere, nunca habrá posibilidad de desarrollo.

 

Sabemos que la no respuesta y el silencio no es delito en un intercambio comunicativo, pero son la expresión más elocuente del “búscate la vida”, y ante esto, sólo queda para quien lo quiera ejercer, el estéril derecho a la pataleta.

 

Dejó escrito Oteiza: “desgraciados los artistas que por inercia se dan en épocas en que ya no se les necesita”. Y me temo que algo de esto se vive en estos tiempos donde estamos viviendo la banalización de la cultura y la globalización de la superficialidad.

 

Pero aun con todo ello, el ciudadano ha de percibir que  todo fluye. Las estructuras políticas, para bien o para mal, están montadas así. Y este mal endémico hace que no reviva el interés por el arte y la cultura, al contrario, ya es bastante con cubrir el expediente.

 

Hubo una época en que las opiniones de los artistas y creadores de la cultura  eran consideradas y tenían  influencia en la política social, o socio-cultural, ahora, sus criterios ya no pintan nada. Y no me refiero a que el artista ha de utilizar su arte como herramienta política, no, sino que sus opiniones, sus preocupaciones y sobre todo sus aportaciones, que pueden ser enriquecedoras, sean tomadas en cuenta por el estamento político. 

 

Y en estos tiempos de pura necesidad económica, hemos llegado a la domesticación de la cultura. Y lo cierto es que, si el creador cultural  renuncia  a la capacidad crítica, si no es libre en su pensar y en su actuar, si está agazapado por el miedo, crearemos un futuro pobre.

 

Muchas veces mencionamos los países nórdicos por su buen hacer en la cultura y en la educación. La poetisa-escritora danesa Tia Tafdup escribe, “los escritores nórdicos son privilegiados. Yo, como poeta, no puedo más que estar agradecida por las ayudas que he obtenido y que me han permitido centrarme en mi labor de escritora sin tener que preocuparme de cómo obtener rendimiento de mi  obra”.

 

Hace poco me encontré con un emprendedor de nuestra cultura y me  decía: “me fui de mi tierra por la  insensibilidad de nuestros promotores culturales oficialistas hacia todo aquello que les presentas. Me cansé, me harté y me fui”. No pude sentir más que pena.  

 

Y qué decir de la programación cultural de las televisiones,  decir que es lamentable es decir poco, no se  ofrecen apuestas interesantes ni ofertas culturales innovadoras e ilustrativas. Pero, si nos atenemos a la información cultural de los informativos, vivimos como Alicia en el País de la Maravillas” donde siempre es verano en el florido campo.   

 

Ahora, parece que puede abrirse una puerta a la esperanza con el nuevo Consejero de Cultura del Gobierno Vasco. “La mejor manera de explicar una cosa es practicarla” le dijo el Dodo a Alicia.“Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo bastante” decía el gato de Cheshire en el libro de Lewis Carroll.

 

                                                                                  Gontzal Mendibil 

GORBEA

Objeto de tantas narraciones, cánticos e ilustraciones .

Gorbea, símbolo de reinos naturales y tradiciones seculares,

Loa  de poetas, remanso de montañeros,

Próspero y profundo, inerme en tu ser

tu vientre femenino fecunda el hayedo

que crece de forma tupida,

el verde pasto, alimento del ganado que allí habita

y cuyos lares embelesan,

surco de manantiales y ríos

acecho de olores, vivencias y colores

roca perenne, siembra silvestre,

refugios y abrigo de pastores

protectores del frío y de los vientos

vuelo de águilas y buitres

Gorbea, guardián y refugio de Araba y Bizkaia

Aplaque de espíritus aventureros

que serenan sus mentes inquietas

inspiración y siembra de mis cantos.

                                  Gontzal

LA HERIDA ROMANTICA

           La herida romántica

 

Hace unos días tuve el honor de presentar brevemente junto al joven filósofo Javier Martinez Contreras el libro “La herida romántica-salir del almario- del filósofo y hermeneuta Andrés Ortiz Osés y glosé resumidamente apuntes de lo que él escribe y algún aspecto biográfico.

“De joven salía a la búsqueda del sentido, de viejo vuelvo a la búsqueda del sentido: he encontrado sentido en la vida, pero no sentido a la vida”.

“Yo no salí de casa por heroísmo; yo salí por orfandad”.

Una madre navarra afectiva y afectusosa (la mujer de mi vida recalca Andrés) que le dejó sólo en su adolescencia. Su madre maestra le escribió: “la que más te quiere y no te olvida”, y viceversa apunta Andrés. Y en ese querer y en ese necesitar de la madre anduvo como Iñigo de Loyola en busca de ella, al encuentro de la madre, Iñigo la encontró en la cueva de Manresa, se introdujo en su útero y ahí se topó con su amatxo divina.

Andrés se re-encontró también con su amatxo, y nos señaló e interpretó   nuestro trasfondo cultural. Divinizó a Mari, a nuestra diosa madre. Profundizó en nuestras cavernas y nos señaló nuestra equivocación de adoración y seguimiento puramente patriarcal y dejación del sensus matriarcal. Y claro está, estamos casi permanentemente en crisis por no comprender por ser incapaces de comprendernos. Por no remitirnos a nuestro trasfondo matriarcal.

Nos ha explicado como ningún otro la cosmovisión matriarcal –patriarcal del Pais Vasco, Euskadi, Vasconia, Euskal Herria. Y nos ha dicho que..El ámbito vasco comparece como una encrucijada de contrarios aún inencontrados. Y claro está, hablando de geografía e historia Andrés nos dice que lo vasco en su vaguedad colinda con lo hispano en su vastedad. Y hablando de las diversas terminologías de nuestro pueblo, acertadamente dice: Euskal Herria es más extensa que Euskadi. Euskal Herria es más histórica y cultural que Euskadi más diminuta, más política. La política está carcomiendo la cultura.

Y dentro de la seriedad de la cosa, con el humor que le caracteriza, nos hizo una breve alegoría comparativa que causó risas ante el concurrido público escuchante en La Casa del libro de Bilbao, “Estuve en el pueblo castellano de Lerma y me causó gracia un cartel que indicaba: “ANCHA ES CASTILLA, y debajo, pero estrechas las castellanas”.

Rilke dice Andrés en uno de sus libros, achacaba a nuestra racionalidad moderna el querer distinguir demasiado las cosas, incapaz de ver el vínculo trágico de lo positivo con lo negativo, ambos representados en su poética por el Angel, bello y terrible a un tiempo. Y Andrés habla de remediación, mediar entre extremos.

Su padre murió tras la guerra in-civil por el terrorismo maqui. Andrés vive la extrema politización de la cultura.. Pensé que este país era agradable y turístico, pero flojo, flojeras culturalmente, segado por ideologías, y cohabitado por envidias, celos y recelos.

He visto cómo los unos con los otros se xodían mutamente: he tratado de que los unos y los otros xodieran conjuntamente. Aforismo 128.

Y Andrés coaligándose, arraigándose e implicándose en nuestra cultura optó por la independencia personal la cual se paga como dice él con cierta soledad social. Pero prefiero evitar dependencias para evitar pendencias. De lo que me he librado dice él. Aunque a menudo me han librado al librarse de mí.

Andrés se define a sí mismo como un Homo transiens(transeúnte) con un tempo filosófico de -andante vivace-

Y un tío canónigo que le inició en la cultura. Y sus grandes maestros: Nietzsche, Jung, Heidegger… Durand, Barandiaran… y amigos: Aranguren, Panikkar, Trias, Oteiza etc..

El mundo no tiene solución: se trata precisamente de dar solución a la no-solución, asumiendo nuestra contingencia para articularla humanamente.

“Un ingeniero holandés me preguntó, qué sentido se obtiene de la filosofía. le contesté que el sentido que yo había obtenido de la filosofía se podía resumir en la palabra “apertura” . Apertura existencial al otro, abrirse radicalmente a la otredad. Coimplicación de contrarios, diferentes o disidentes”.

“El diálogo: conjugación de los contrarios, la comunicación de los incomunicados y la solución de los conflictos. Porque aquí no hay vencedores ni vencidos, aquí hay vencedores vencidos y vencidos vencedores”.

La apertura es entonces una herida que supura afectivamente, la herida romántica, sin la cual no se puede vivir humanamente. Y nos habla del soplo anímico, alma, como puente o mediación de los contrarios, coimplicación de los opuestos, coimplicación liberadora de los seres. Insuflación cordial y espiritual. Y nos habla del fuego musical de Bach.

Coincido con Andrés que el ámbito musical es el ámbito anímico. La música expone cromáticamente tanto el sentido de la vida como su sinsetido. Y hablando del sentido de la vida según Heidegger existir es salir desde sí mismo. Uno sale del almario al encuentro con el otro dice Andrés. “De lo único que me siento realmente intrigado aún en este mundo es de mi propia alma o almario, nunca vendido, a menudo amenazado, siempre latiente”.

Se define así mismo como un romántico y reclama el romanticismo como fuente vital, aunque hoy esté en las antípodas de la moda. Sin alma somos poco, no somos nada, nada nos queda.

Afirma Andrés en el aforismo 93 de su libro que “Don Quijote se vuelve cuerdo cuando se jubila”. Me atrevo a pedirle un favor a Andrés, que no se nos vuelva cuerdo, porque aún hemos de aprender mucho de él, y ningún autor nos puede guiar, orientar, animar y proclamar como él, nuestro “amaren sua”: el fuego de la madre que nos protege y nos cobija. Así pues, defenderemos la nuestro padre y avivaremos el

NEGAR LA EVIDENCIA

     NEGAR LA EVIDENCIA

Sé que es difícil, muy difícil comprender los datos resultantes de las últimas elecciones en El País Vasco para algunos sociólogos antinacionalistas perse, o mas bien nacionalistas españoles, hoy y desde hace tiempo al servicio del más granado movimiento centralista español. Pero, ya es hora de dejar de seguir encandilando a una parte de la ciudadanía, aun y a pesar de que los datos les contradigan, y de desvirtuar lo que es evidente para todos menos para los que no lo quieren ver.  

Consagrados sociólogos o analistas políticos en Euskadi, vinculados desde siempre a sectores antinacionalistas, están muy lejos de la imparcialidad que requiere su ejercicio profesional. No actuando como científicos, sino como prejuiciosos creadores de opinión. Se les escapa la realidad y huyen a la banalización o a la confusión. ¡Qué se le va a hacer!. Este pueblo es así, para bien y para mal, y el que no sabe interpretar los deseos del pueblo o quienes lo quieren desvirtuar, han de dejar paso a quienes no quieren seguir por la vía engañosa de la continua falsedad. Pero la mala suerte de ellos es que nuestra sociedad camina sola y con criterio bastante independiente. Una sociedad quizás apaciguada pero, a la vez, rebelde.

 

Determinados sociólogos que no viven ni entienden la psicología del sentir mayoritario de este país, viven de interpretar, o más bien, de marcar las directrices del pensamiento de la colectividad vasca, pretendiendo refugiarse en la imparcialidad. Tergiversan u ocultan los datos a su propia convicción y a la conveniencia de quienes les pagan por llevar las directrices convenidas del test sociométrico vasco. Digamos por tanto que cumplen su función de “mercenarios de la sociología profesional dirigida”.

Cuando los datos del sociobarómetro no coinciden con sus deseos y sus expectativas, tratan de disimularlos, de edulcorarlos o simplemente de desvirtuarlos. Es muy humano, aunque tramposo. Y no es ni serio ni profesional. Y cuando esto ocurre, o se es consecuente con la realidad de los datos y con su interpretación, o se dimite, no hay otra opción, porque hay dos cosas imperdonables en un analista: que se le tome al pueblo por tonto, y que se nos quiera hacer comulgar con ruedas de molino.

La argucia en la apreciación de los hechos y el enmascaramiento de la verdad ya no vale. Son tiempos de salir de la oscuridad, de salir de esa luz soterrada durante demasiados años, son tiempos de clarificar las cosas y no de buscar subterfugios para justificar la incomprensión de los datos.

No aceptar la realidad, disfrazar la situación y buscar disculpas para escaparse de ella no lleva a ningún puerto. Lo mejor es que se quiten de una vez la venda de los ojos y que dejen no ya de engañarnos sino de engañarse a sí mismos.

Se os ha pasado el arroz “mis ilustres profesores”. Y os toca hacer dignamente vuestra labor o dejar campo abierto a gente profesional, más imparcial e ideológicamente menos escorado, menos contaminado. A estos sociólogos de la corte, les pasa como al intelectual que jamás ha bajado al pueblo y receta desde su “sancta sanctorum” o desde su atalaya virtual, o como al cura que desde su púlpito daba lecciones de moral a sus feligreses y no quería darse cuenta que se le mermaba la clientela, es decir, que la iglesia se le vaciaba domingo a domingo.

Habrá sociólogos, me temo que la mayoría, que están, seguro, más atados a la realidad actual y que sabrán interpretar los datos con mayor imparcialidad y transparencia, y que no estén tan sujetos a sus propios deseos.

¿Cuando querrán comprender lo evidente? Este pueblo padece preocupaciones y problemas similares a otros pueblos, pero este pueblo pide a diferencia de muchos otros que se le deje hablar y decidir lo que de verdad quiere ser. Este pueblo no es ni mejor ni peor que otros, es diferente y quiere tomar las decisiones por sí mismo.

Pero ante lo evidente, además, hay quienes necesitan alimentar al monstruo, y atemorizarnos, engañar. Pero ya no se lo creen ni ellos mismos. Somos muchos, la gran mayoría, los que venimos deseando y reclamando desde hace tiempo el fin de ETA, no estoy seguro de que muchos que se visten de “pseudo-demócratas” lo quieran de verdad. Hay muchísima gente cargada de principios doctrinales democráticos que no querrían por nada del mundo el fin de ETA.  

ETA ha alimentado a mucha gente, durante muchos años, ETA era y es carnaza. Y qué haremos cuando, y Dios quiera sea cuanto antes, desaparezca ETA de nuestras vidas, ¿A quién culpamos de los deseos y designios de este pueblo?. Ya no habrá chivo expiatorio en quien desenfundar nuestra cólera. ¿Y qué pasará si los resultados como ahora claman la evidencia?

No se puede ocultar por mucho tiempo lo inocultable. Es hora de salir de las trincheras y de construir entre todos, constatar la realidad y dejar hacer. Sin engaños ni tapujos. Es hora de decir las cosas por su nombre.

Llevamos años no buscando consensos sino la consecución de determinados intereses que no alcanzaban al país pero si a los partidos.Hoy esto no debemos reducirlo a un agravio porque de esa manera nunca lograremos ponernos de acuerdo. En esta aritmética histórica de Euskal Herria, la única operación que vale es la de la suma, no nos ha ido bien restando.

Aunemos voluntades y opiniones. Hablemos claro y reafirmemos que somos vascos y queremos vivir como tal en el mundo. Tenemos un recorrido muy interesante, y muchas cosas por mostrar y demostrar. Y debemos recordar que hacer sentir por deseo y convicción a quien no siente como nosotros es nuestro activo más importante.

Sumar debiera ser en mi opinión el principio dinámico a futuro.

Soplan nuevos aires en Euskadi. Y es verdad que la normalidad institucional se ha convertido en anormalidad sociométrica. Busquen sus causas, e interprétenlas.

Habremos y habrán de profundizar en el sentir y sentires de este pueblo, plural pero diferente. Son tiempos revueltos, tiempos donde imperan los cambios y a todos toca agudizar los oídos, más si cabe a los sociólogos que habrán de interpretar la realidad con seriedad.

“Euskal Herria no existe” dijo no hace mucho quien posiblemente vaya a ser el próximo presidente español Mariano Rajoy. Ese discurso de negar la evidencia o de aplicar la vieja receta tan denostada como desacreditada del palo y la zanahoria, es nefasta no ya para Euskal Herria sino para España

Son tiempos donde las partes habrán de mostrar mucha pericia, asegurando y exigiendo los derechos de todos. Son tiempos de combate de las palabras y de los conceptos. Tiempos donde en medio del desencanto nacen nuevas esperanzas.

Hay que crear ilusión para que nazcan emprendedores. Activar nuestra

imaginación y crear nuestro “Yes we can” particular: “Ezina, ekinaz, egina”.

Miremos al futuro como pueblo. Cuidemos nuestro presente y persigamos

nuestros sueños. El porvenir es largo igual que nuestro pasado. Ya lo decía

alguien hace mucho tempo, "Quien vive temeroso, no será nunca libre”. Se

ha abierto una ventana a la esperanza. “Esperantzari leiho bat zabaldu

omen diote, bizi ahal ote den ikusteko ere”. ¡Brindo por ello!.

CLARO QUE HACE FALTA HABLAR

CLARO QUE HACE FALTA HABLAR

Claro que hace falta hablar/ aunque a veces salen frases imposibles de ordenar. Hablando no te vas a creer que todo está claro/. Es una letra de una canción que estos días suena en las emisoras: ELLA BAILA SOLA, así se llama el grupete musical. Y paradojas de la vida, qué sola baila la palabra. Esas dos monadas de niñas nos dicen a los más mayorcitos que las palabras son sólo el mapa de los pasos.

Ya nos indican nuestros cartógrafos que tenemos una árida costa, y tierra adentro una agreste orografía, mucha ladera, bosque frondoso, y muchas arterias fluviales que discurren por encima y por debajo de la tierra. Así es la naturaleza de las cosas de mi tierra, no lo olvidemos ni lo disimulemos, y para eso está el género humano para reconducir los ríos y los lodos, abrir canales al agua y dar salida al ancho mar.   El hombre, siempre puede ayudar a la naturaleza guiándola, o por el contrario puede entorpecerla. Me temo que faltan más ingenieros que bajen al tajo y abran el paso a las ansias de los baserritarras, viandantes y mineros.

Ante tanto desaire y desconsuelo necesitamos desatascar el agua turbia que no avanza y de no avanzar se pudre. Recuerdo que cuando yo era niño, una de las fiestas más esperadas y por ello mismo más intensas era la fiesta navideña, claro que yo entonces no sabía que era una fiesta de regeneración, de cambio solar. Ni siquiera supe hasta muy entrado en años que en realidad era una fiesta pagana adaptada en nuestro caso al Cristianismo. Tan sólo era y creo que sigue siendo la fiesta por excelencia de los niños. Casi siempre poníamos en casa unas figuras que representaban el nacimiento. Y lo primero que habíamos de hacer era ir a por musgo(goroldioa.)Decía la abuela, dónde vas por ahí mira vete al estanque húmedo, donde no se nueve el agua, allí encontrarás el musgo. Y todos los años iba al mismo lugar, allí estaba esperándome el musgo cada navidad, en esa agua remansa que no fluía.

Y pasó mi época de la niñez, hoy yo ya no hago nacimientos, hoy lo único que hago es hacer mi trabajo lo mejor posible, tirar palante, e ir desviando las tormentas que de cuando en cuando se avecinan, es decir lo de todos. Hoy no hago nacimientos pero intento   reconstruir este puzzle de figuras reales y debo decir que me es mucho más difícil, será que he dejado de ser niño. Porque veis lo claro que tienen las cosas de la vida los niños. Pero si en realidad las cosas son mucho más sencillas de lo que creemos. Sólo hace falta preguntar abiertamente como se pregunta a los niños, y tu de mayor que quieres ser… las respuestas son variopintas. En realidad cuando al niño se le dice esto no hagas, no entres allí, no te vayas por aquí, es cuando más deseos tiene de hacer justo lo contrario a lo que le han indicado .

Pero qué pasa cuando nuestro niño refunfuñe porque no quiere seguir los dictámenes de sus mayores, y nos dice que él lo que de verdad quiere de mayor es ´´ser grande´´. Pues, que nos rompe los esquemas, que nos deja sin cuartel.

     Claro que hay niños malos que juegan Y qué hacemos con el otro niño que quiere ser lo que le plazca, le reconducimos? Bueno es que en esta escuela de eso tenemos

Y en esas estamos, inquinados y con los esquemas prefijados, sin destaponar y sin dar respuesta a las continuas zarandadas del agua que de cuando nos juega malas pasadas. Y es que amigos, aquí no escampa, y no hay conjuros que valga, como dice el pastor del Gorbea, ´´yo para predecir el tiempo no hago más que mirar a mi ganado, ellos son mi vara de medir´´. Y cuando el ganado está inquieto, muge y revolotea es que vienen nubarrones. Pues amigos, mirad como anda el ganado y predecir por vosotros mismos, qué tiempo se aproxima.

Lo que aquí se requiere, no es una operacíón de simple maquillaje, de cambio de follaje y de estética. Esto ya se encarga cada estación la propia naturaleza. Aquí se ha de escarbar y dar salida al agua estancada, dejar que fluya, porque estamos en tierra húmeda dónde se enraíza el musgo. Pico y pala amigos pico y pala. Tampoco podemos dejar a nuestro campo a merced de las inclemencias del tiempo, a merced de las siguiente tormenta y en espera de que el divino interceda por nosotros. Claro que unos querrán plantar pinos y otros alcornoques, pero esos es otro cantar, otro espacio vital que esperamos que pronto llegue, plantar a gusto del comensal. Pero para plantar hasta una mínima berza se ha de remover la tierra, surcar, sembrar y dejar que brote la semilla. Por ello, todos hemos de remover la tierra para después abonar.

Al margen de cuestiones orográficas, topográficas o agrícolas, que lo nuestro tiene un trasfondo cultural, admitámoslo que sí. Pero no olvidemos que es aquí y ahora un tema pedagógico, una cuestión de formas. Es cuestión de encontrar fórmulas de convivencia ante tanta hostilidad. Se están perdiendo cosas tan importantes como la buena educación y el respeto al prójimo. Respeto a las formas de pensamiento, respeto por discernir las diferencias. Respetar no es engullir ni eliminar contrarios, Respetar no es acorralar adversarios, ni desautorizar un ideal, sino admitir la diversidad. Un sabio baserritarra me transmitió hace tiempo que el respeto es la máxima libertad. Lo primordial evidentemente es respetar la vida, y acto seguido las cosas de la vida.

Ya veis, mal que nos pese, esta es la orografía de mi pueblo,   Este traje que llevamos puesto está lleno de remaches, se necesitan buenos costureros que sepan hilvanar con hilo fino y dedal. Y, no hay más cera que la que arde. Podrían ser de otra manera pero así son las cosas de mi solar, o damos media vuelta a la expresión de nuestras maneras o seguiremos en la misma noria, pensando que lo peor está aun por llegar.

Muchos males padece mi pueblo, muchos graves dolores que vienen de largo tiempo, y aún no hay medicamento. Muchos años en un ambiente agotador y tenso, sometido y sumergido sin poder salir a flote. Demasiado asedio sin moral y sin cordura.

Por ello, no es fácil vivir venturosamente en Euskadi. Vivir en Euskadi es comprobar que cada vez que hay una luz por pequeña que sea, pero una luz para seguir avanzando, hay lanceros que obstaculizan la marcha. Vivir aquí es aceptar este destino cruel que las campanas una y otra vez toquen a luto. Vivir aquí es aceptar que la situación se enquista día a día y constatar que las cosas han de seguir así, o que aún pueden empeorar… Tiene mucha devoción cristiana nuestro pueblo, demasiada devoción cristiana.

     Y ante todo esto, claro que hace falta hablar, porque aquí es mas el dolor que la palabra, aunque la palabra nos incomode. Aquí es más el desconsuelo de no hablar, que el consuelo de la palabra. Y por todo ello claro que hace falta hablar. Hablar hasta con las piedras, como decía mi amigo y gran poeta Bitoriano Gandiaga que hablaba con la naturaleza. Hablar de un modo natural, de la naturaleza de las cosas, dialogar de ello, dialogar con ello, porque quien corta el diálogo corta el entendimiento.

ARRUPE UN FARO DE LUZ

Arrupe, un faro de luz

 

 

Un día como ayer, 101 años, nació en Bilbao el Padre Arrupe. Podemos decir que es uno de los grandes personajes vascos universales, cuyo destino le deparó una vida tan intensa como dura. Arrupe, el hombre optimista que llevó la Compañía de Jesús en épocas difíciles, vivió la religiosidad con la proclama de la fe y la justicia en los cinco continentes. Nuestra proclama de «la Fe y la Justicia» traerá muchos mártires. Pero recordad que hemos de obedecer con alegría e inteligencia, y que el carácter del misionero ha de ser optimista, porque para un misionero que ha de luchar siempre a contracorriente, su optimismo será un gran aliado. ¿Qué nos puede aportar un hombre como Arrupe en tiempos de crisis y de desánimo?Arrupe siguió la máxima ignaciana de que la vida es alternancia y que«En tiempo de desolación se habrá de tener paciencia y confianza y en tiempo de consolación, prudencia y vigía». Habremos por tanto de aplicarnos el cuento de que en la vida no es todo coser y cantar, que la vida es el cuento de nunca acabar, de quereres y sinsabores, de luces y sombras. En tiempo de crisis, todo requerirá de empeño, confianza y muchísimo sacrificio. «Confiad en Dios como si todo el éxito dependiera de Él y no de vosotros», decía Arrupe, «pero esforzaos al máximo como si Dios no fuera a hacer nada y sólo vosotros todo». Hemos aprendido de Arrupe que la actitud es fundamental en la vida, que la resolución del problema o problemas vendrá si ha de venir, y si no es que tenía que ser así. Por tanto, puede que la crisis ejerza de aprendizaje que nos hará interrogar a todos.

«Yo lo veía claro, los jesuitas teníamos que hacer esto». Arrupe fue precursor dentro de la iglesia y trascendió la propia Compañía de Jesús y la propia religiosidad. Fue un entusiasta crítico con la sociedad que se salió de los cánones establecidos. Un faro dentro y fuera de la iglesia, pero un hombre díscolo para la Curia Romana que le castigó en su tiempo. Como es sabido tuvo grandes discrepancias con Juan Pablo II.

También nuestras penas, y nuestras cruces son reales y se dice que en tiempo de crisis, donde hay siempre más dudas que respuestas, es la actitud la que determina todo, la confianza en que se puede salir, hace que se luche con ahínco contra el desasosiego y la desesperanza. Hay un proverbio que viene muy a cuento, «el pesimista se queja del viento, el optimista espera a que cambie, y el realista ajusta las velas».

«El pesimismo es falto de luz», diría Arrupe. Es un problema de «mirada» y esfuerzo. Que tu mirada eleve tu contemplación en la acción. ¡que tu mirada sea nítida! Mirad, pero con los ojos del corazón. He ahí su proclama.

Estos días, nuestras miradas han estado centradas en el foco de Obama, iluminados por su faro, se despertaban emociones como nunca antes se habían vivido. Oí decir que el atractivo de Obama, además de su carisma y su estupenda locución, es que transmite pasión y traspasa fronteras, es multicolor, es negro, es mulato y es blanco.

Y Arrupe, defensor de la interculturalidad, en su ser era blanco, negro y amarillo. Nos habló y proclamó la inculturización que lo vivió en primera persona cuando supo trasmitir su mensaje de solidaridad en las cárceles de máxima seguridad en New York, cuando se sumergió en la cultura japonesa o cuando creó los JRS (Servicio de ayuda a los millones de desplazados y refugiados). Todavía recuerdo mi visita este mismo año en Roma al JRS creado por Arrupe y que atiende diariamente a más de 500 personas desamparadas, refugiados y desplazados por las guerras, por las injusticias o por las hambrunas. Habría que recordar que en esta sociedad de la opulencia, hay gente, mucha gente que lo pasa mal, y que están con verdaderas necesidades de subsistencia. Y obviamente la crisis en ellos ejerce de puntilla definitiva. Y en esa defensa de la justicia, desde su audacia, Pedro Arrupe fue un aliento de vida para la Iglesia y fuera de ella, como Obama lo es una fuente de esperanza para el mundo. Conscientes los dos de que las sociedades en crisis necesitan cambios en sus formas y en el fondo. Arrupe con el rechazo institucional, sufrió en propia persona su loable intención. Eso le trajo muchos castigos e incomprensiones. Obama por de pronto, es una promesa de esperanza y ojalá su «Yes, we can», su querer es poder sea no sólo una ilusión transitoria sino algo real y duradero.

El mundo necesita de más faros, de más personas de referencia, de más Arrupes y Obamas que nos apunten en otra dirección, que mantengan viva la esperanza, que nos puedan decir que aún podemos cambiarlo. El mundo necesita de hábiles timoneles que conduzcan entre obstáculos los tiempos de crisis. El mundo requiere ese espíritu de inteligencia emocional que difieren del resto por ser transmisores de confianza y por su actuar independiente e interdependiente de querer convertir el desánimo y la amenaza en una nueva oportunidad.

Es evidente que los propósitos de Arrupe no gustaron a todos. De hecho, el riesgo en vidas humanas persiste: más de 40 jesuitas han sido asesinados en estos 30 años en el mundo. Puede que sea el precio de la verdad evangelizadora muy lejos de la «cómoda evangelización postular» de la iglesia oficial y oficialista tan anclada en las formas del pasado, con tan poca agilidad para hacer frente a los cambios.

Arrupe murió en Roma después de una larga enfermedad en febrero de 1991. Dos años antes, sin que él apenas fuera consciente, mataron en El Salvador a varios jesuitas, entre ellos el jesuita vasco Ellacuria. Hace ahora 15 días también fueron asesinados dos jesuitas en Moscú. Un hecho aún sin esclarecer, pero que está clara la procedencia de los tiros y sus porqués. La defensa de la justicia en países donde la corrupción campea a sus anchas siempre es un acto tan valioso como peligroso.

Estamos en época de cambio, de necesaria transformación, y poner diques al océano es postergar un hecho real que se ha de atajar en tiempo real. Necesitaremos por tanto más faros que nos alumbren, donde se nos diga que «triunfar en la vida no es tener todo lo que se quiere, sino ser todo lo que buenamente se puede». Y podemos y debemos, como nos decía Arrupe, participar en la encrucijada de nuestro tiempo siempre mirando al futuro y estando abiertos a responder a las nuevas necesidades que surgen.

Gontzal Mendibil 15.11.08 -

GEOTGIA y LOS VASCOS

GEORGIANOS y VASCOS

 

Seis musicos y quienes suscribimos el texto hemos estado una semana en Georgia donde hemos ofrecido tres conciertos musicales y cuya estancia ha sido por motivos de hermanamiento histórico-cultural, propagar las selecciones vascas y reforzar ese vínculo que ya se inició en el año 19.. con la selección vasca de futbol y muy recientemente ya con la estancia del Athetic en Tbilisi capital de Georgia.

 

Pero situémonos dónde está y cómo es Georgia. En sus 70.000 km2 con un paisaje muy variado, tiene altas cadenas montañosas así como fertiles tierras costeras. Divisa al oeste el mar negro, al norte Rusia, al noroeste cruzando el caucaso la sufrida Chechenia, en su parte sur Turquia y al sureste Armenia. Es una tierra verde y montañosa, llena de una larga y azarosa historia, un lugar hermoso pero dificil, dividido, una y otra vez invadido y colonizado, aislado y duramente castigada por cruentas guerras e imponderables circunstancias que le ha tocado vivir. Muchos imperios se disputaron el control de Georgia. En 1921 las tropas soviéticas invadieron el país y se incorporó a la URSS. Georgia declaró su independencia en abril de 1991. En diciembre de este mismo año, la URSS se desintegró. Con sus casi seis millones de habitantes, la religión predominante es el cristianismo ortodoxo.

 

Y hoy ya de vuelta en nuestra tierra recordamos las magníficas vivencias y reflexionamos sobre las semejanzas entre los georgianos y vascos. La tierra de los Kartuli así es como se llaman así mismos, está llena de contrastes; en nuestra primera entrada por la zona turca a la región de Adjaria nos impresionaron muchas cosas. Una de ellas la malisima relación con los Turcos, de hecho una gran parte del territorio georgiano fue invadida y conquistada a la fuerza y hoy día viven cinco millones de gergianos en esa zona ya considerada turca cuya lengua y costumbres fueron obligados a perderlas.

 

El comportamiento de la policía turca en la frontera turco-georgiana, para con nuestra pequeña expedición fue realmente bochornoso, con unas formas de trato despectivas que creíamos ya olvidadas por estos lares. Una y otra vez nos preguntábamos cómo es que Occidente puede apoyar abiertamente y sin disimulos al Gobierno turco cuyos valores democráticos brillan por su ausencia. Una cosa es visitar turisticamente la bella ciudad de Estambul y otra bien distinta, introducirte y ver el interior y la cruda realidad de este poder imperial corrupto. De hecho a uno de nuestros músicos no le dejaron salir del país por una cabezonería e intolerancia de la policía turca.

 

 

Pero hoy y aquí queremos hablar de los georgianos y sus valores.Y es que lo que más nos ha impresionado es su mavavillosa gente, su nobleza y su gran corazón: gente grata, cercana, de trato agradable y dispuesta a ayudarnos en cualquier aprieto que nos encontráramos. Gente de palabra. Aquello que en otros tiempos tanto se propagó en nuestra tierra, hitzaren balioa:El valor de la palabra en cualquier trato o circunstancia, y que hoy muy a nuestro pesar hemos ido olvidando. Los camareros en los hoteles y restaurantes, los empleados en los supermercados, en cafeterías u otros lugares públicos jamás te aceptan ninguna propina, chocante en nuestra sociedad de hoy.

 

Y en nuestras semejanzas, desde siempre hemos oido que tenemos una lengua muy parecida, cuyas estructuras lingüísticas son similares, muchisimas palabras euskéricas tienen su parecido con la lengua caucásica de los Kartuli. Lugares como Guria, Artxanda, o Aran existen allí;el rio Kura atraviesa su capital Tbilisi, palabras como semendia, iber, batua, txitxia son muy comunes. De hecho el segundo equipo de futbol nacional en importancia tiene de nombre Iberia.

 

Apuntamos otras consideraciones,como el carácter muy parecido en sus formas y en el trato. Es llamativo la importancia que dan en aquella tierra al comer, la comida es un ritual sagrado. Comer, beber y cantar son las tres cosas imprescindibles que ha de hacer un georgiano. De hecho las horas en la comida son gozosas pero interminables. Pueden durar tres horas como mínimo, y algo que nos llamó mucha la atención: los brindis. Cada cinco minutos se proclama un pequeño discurso y se brinda, con la copa en la mano claro está. Ahora por el futuro de nuestra tierra y copa adentro, después por la salud de nuestros hijos, más tarde por la bondad de le gente, o por la felicidad de nuestras mujeres, y así hasta al menos treinta veces..

 

Despues de haber recorrido parte del planeta creíamos que en pocos lugares del mundo se come tanto y también como en nuestra tierra. Amigos, acercaros a Georgia y saborear las delicias que allí se cocinan, su rico paladar.

Dos cosas han salvado Georgia. Una, la lengua(ese precioso tesoro que hemos de salvaguardar) y otra, sus canciones. Y por estas dos cosas está viva Georgia, esto nos decía un orador georgiano en uno de sus pequeños discursos a los comensales. Y nos contó una triste pero emotiva historia que sucedió hace pocos años, y que guarda semejanza a una   vivida por nosotros muy recientemente. Los georgianos son muy montañeros, de hecho en su parte norte del Caúcaso hay cimas que superan los cinco mil metros de altitud. Fueron cuatro montañeros georgianos con intención de escalar una montaña mítica de dificil acceso, y en esa cordada uno de ellos resbaló y quedó colgado por la cuerda que le sujetaban sus compañeros. Estos aguantaron durante largo tiempo con ahinco a su infortunado compañero, mientras éste les gritaba que cortaran la cuerda. Pero cómo dejar morir a un compañero. El paso del tiempo iba debilitando las fuerzas, y el montañero en peligro empezó a cantar un cántico georgiano con una voz firme y clamorosa. Esa fue la señal de que un georgiano está dispuesto a morir. Así morían los georgianos, ese canto retumba en los oidos y en nuestros corazones durante generaciones y con ese canto se salvó Georgia.

 

He oido que los vascos haceis lo mismo, cantais y cuidais vuestra lengua, nos decía el simpático orador. Sabemos que los vascos mantenéis celosamente vuestra personalidad, vuestra cultura y vuestra historia, y que es allí, en esa identidad, donde está la razón de vuestro ser.

 

Para nosotros los georgianos, los valores más preciados son el respeto a la vida y el amor a nuestra tierra. Desde siempre hemos apreciado y defendido la paz. Lo que dejemos dejaremos con amor a nuestras próximas generaciones, para que ellos defiendan leal y ardientemente nuestro ser y nuestros valores. La música es uno de esos patrimonios que hemos de poteger con entrega y entusiasmo. Ciertamente los tres conciertos que hemos ofrecido han estado bien organizados y con un recibimiento caluroso. El público lleno en las salas, se entregó de principio a fín, y tuvimos la grata visita del presidente de la comunidad autónoma de Adjaria. Daba gusto ofrecer los conciertos en esas condiciones y a una gente tan receptiva.

 

Las salas de teatro, hoy en día con la economía en precario y con infraestructuras mínimas de no mantenimiento, sufren su total abandono, y han perdido el encanto que pudieran tener hace años. Este es el triste patrimonio que ha dejado el imperio soviético y su inoperante sistema, y que oscurece el horizonte político georgiano; edificios derruidos,la economía derrumbada, y por si esto fuera poco, la extendida desidia y la poca ilusión de mirar a un futuro más prometedor. Pocas oportunidades de desarrollo y mínimas inversiones en una tierra con inmensos recursos naturales y con una renta per cápita que hace no mucho fue de las más elevadas de la antigua Unión Soviética y que hoy anda por los suelos. El coste del armamento militar ha contribuido a la caida general de la economía desde la disolución de la URSS en 1991. La produción industrial cayó en picado y a duras penas intenta remontarse, asimismo la moneda georgiana ha caido dramáticamente, y eperan fervientemente la ayuda, inversiones y solidaridad de la economía occidental.  

 

Nada es fácil en Georgia, es palpable la escasez de medios y de infraestructuras básicas, la construcción está parada. Mas de la mitad de la juventud está fuera del país que es quien sustenta a muchas de las familias georgianas. Es seguro que después de años difíciles de tanta lucha y de tremendas dificultades, la población georgiana esperaba más de lo que tienen en la actualidad.

 

Shevardnadze, antiguo ministro soviético de Asuntos Exteriores, es hoy el presidente por votación popular de Georgia.En agosto de 1995, sufrió un gravísimo atentado. La oposición mantiene una ferrea pugna con el presidente, y la región de Adjaria donde nosotros hemos estado se queja del centralismo de su capital Tbilisi y de que pocas ayudas llegan a esta región. Nuestra guía y traductora nos explicaba que la región de Adjaria, donde hemos convivido esta semana recibe poca ayuda de la capital Tbilisi y se quejaba del centralismo imperante. Comparaba ella Shevardnadze con Aznar, en su forma de ejercer el mandato gubernamental. La economía no ayuda al gobierno de Shevardnadze pero éste inició su mandato con el objetivo de solucionar dos problemas principales que oscurecían el horizonte político georgiano:el problema abjasio y la crisis energética.

Comparar las dos situaciones no es posible ni siquiera recomendable pero, echanos de menos un Shevardnadze que arregle el problema enquistado durante ya demasiados años del problema de la violencia en Euskadi.Echamos de menos un valiente estratega con mayor visión de futuro y sentido de de la situación que nos lleve a divisar mayor luz. Quién tuviera un Shevardnadze entre nosotros con mayor capacidad disuasoria, un Shevardnadze que distinga claramente nuestro hecho diferencial, (nuestra proclama de la identidad de salvaguardar el idioma) con el ejercicio de la violencia. Ojalá nuestra agónica lengua tuviera más compañeros de viaje con mayores muestras de apoyo, mayores alicientes, y más resortes desde el poder. Ojalá nuestros políticos sean de la ideología que sean defendieran con ahinco nuestra cultura como la defienden en Georgia, pusieran más recursos para salvaguardar y reforzar algo tan consustancial a un pueblo como es la lengua, y no la dejaran morir. Ojalá en su praxis diaria expresaran algun signo de querer hablar y ayudar e nuestro idioma peculiar?

Y ojalá de una vez miremos todos a nuestra lengua como un valor vivo de expresión,al cual deberíamos mimar por lo que es, y fuera de todo contexto discursivo político e ideológico.

     Pero lo cierto es que la desidia es total, esta milenaria lengua no concede réditos electorales. Y nosotros, como pequeños embajadores de la cultura vasca, desde nuestra atalaya de igual manera que nos alzamos en contra de toda manifestación e imposición violenta, gritamos la urgente y necesaria paz en nuestra tierra la dificil situación de nuestra lengua y reclamamos la supervivencia de nuestra lengua y cultura. Ojalá propaguemos a los cuatro vientos el canto como motor de salvación de nuestra cultura y encuentro de otras culturas.

En el més de noviembre tendremos la ocasión de escuchar los preciosos cantos georgianos, recibiremos la visita de ellos, esperamos   mostrarles el cariño y la cordialidad que para con nosotros ha tenido el pueblo georgiano.

Y en nuestro último día de estancia, nos recibió el presidente de la comunidad autónoma de Adjaria(Aslan Abashidze) Un caluroso encuentro que duró dos horas. Ocho veces han atentado contra su persona, odiado por los rusos, pero querido por su pueblo, un hombre ameno, de un porte natural en sus formas y carismático. Quiso brindar como es costumbre en su pueblo, cogió entre sus brazos a su nieto (un niño de apenas un año) y mirándole a él y dirigiéndose a nosotros dijo estas emotivas palabras: Nunca el ser humano es tan humilde, tan lleno de corazón y tan puro. Por nuestros niños, que por lo menos ellos conozcan la verdadera paz y les dejemos un futuro más claro. Por vosotros los vascos, para que vuestro pueblo sea próspero y obtenga la ansiada paz. ¡Que así sea!

Y Georgia ha quedado para siempre en nuestros corazones.

EL INDIGNO RECAUDADOR

   EL INDIGNO RECAUDADOR

 

“A mí me van a decir lo que es estar en crisis”, me decía un amigo músico. Llevamos años en penuria, y ahora, descubren que nuestro constipado continuo es un catarro o gripe general.

 

Muchos son los músicos, autores, grandes creadores que están pasándolo mal en estos tiempos de la precariedad y de la galopante crisis que les ha cogido como patos en el estanque. ¿Quién les protege?. Muchas editoras, sellos discográficas, estudios de grabación… han echado la persiana ante la imposibilidad de subsistir. Ahora, a muchos les queda el arte de sobrevivir. Muchos músicos, actores, directores, autores de toda condición, sufrimos en consecuencia. Y nos auguran años duros. Esa es la predicción.

 

Es verdad que el creador, artista, se crece ante la adversidad y que posiblemente en estos malos tiempos se escriban las mejores obras. Pero esto no consuela al creador, que ante la imposibilidad de editar, interpretar, representar… le queda el estigma del arte puro como terapia holística que le ayude en su agrio caminar .

 

En contraposición a esta precariedad tenemos el caso de algunos exdirectivos de entidades bancarias que se van con sueldos vitalicios millonarios. O en lo que nos toca más de cerca a los  músicos, compositores, autores en definitiva, la escandalosa petición de demanda del Expresidente de la SGAE Eduardo Bautista a la Sociedad que él mismo dirigía durante años.

Y aunque la trama está en proceso judicial, hoy, que sufrimos todos los embates de nuestra precaria economía, hay quienes siguen siendo autistas.Y autista parece estar Tedy Bautista antiguo músico de los Canarios, hoy metido, no sé si pervertido, en otros menesteres más oscuros y muy lejos de lo que debiera ser el ejercicio y la dimensión de la gestión del arte. Está claro que personajes corruptos hacen países corruptos.

 

No sé si todos hemos contribuido en alguna medida al desmoronamiento actual, pero hay quienes son más osados en la desvergüenza y contribuyen con su hacer a que reneguemos del género humano. Y lo terrible es que todo se hace bajo el signo de la normalidad y de la legalidad.

 

Supongo que también es corresponsabilidad de LA SGAE cortar el hábito de obtener gratis la música, descargar películas, cuya práctica viene siendo el pan de cada día. En el Estado Español, el 85% de las descargas son ilegales. Es decir, se comete fraude. Pero no pasa nada, nunca ha pasado nada. Es el país de la picaresca y no ha habido ni hay voluntad de atajar el tema. Creía, iluso de mí, que era función de la SGAE preservar nuestra autoría, aupar el reconocimiento del autor, y sobre todo, castigar la infracciones que a todas luces son ilegales. Pero no, su proceder ante las descargas ilegales ha sido la complacencia o la equidistancia entre el infractor y autor... Es por ello que con su “laissez faire” también han sido esquilmados los derechos de nosotros los autores.

 

Y ante la penuria de muchos, unos aprovechan la ocasión y, además de exprimir al Estado y al contribuyente, obtienen sueldos vitalicios de millones de euros, todo avalado por la ley.

La palabra honestidad dejó de ser un valor primordial. Todo vale con tal de obtener réditos y más réditos, con tal de obtener la seguridad de unos pocos a cuenta de la inseguridad de muchos. No sé si el despido del expresidente de la SGAE ha sido procedente o improcedente, no sé si es culpable o inocente de los hechos pasados. Pero mi indignación es por el presente-futuro. Mi indignación es por la desfachatez, por la deshonestidad de la obtención de un sueldo vitalicio de por vida de 24.000 € mensuales como es el caso, en un país donde apremia la necesidad.

 

No satisfecho con ello, el expresidente de la SGAE, el antiguo músico de Los Canarios, demanda a la Sociedad y reclama además más de 800.000 € por considerar su despido improcedente. A muchos nos hierve la sangre ante tamaña desfachatez. ¿No les parece indigno tal salario? ¿Y si verdaderamente ha contribuido en la degradación de la Sociedad engañando a la masa del “corpus autoral”, quedará impune su proceder? No les parece indigno tamaña travesura de alguien que fue músico-autor y que ahora se apropie tan desmesuradamente de nuestra caja autoral global?

 

Muchos son los músicos, autores, grandes creadores que están, estamos, pasándolo mal en estos malos tiempos de la precariedad y de la galopante crisis que nos ha cogido como patos en el estanque. ¿Quién nos protege?. Muchas editoras, sellos discográficas, estudios de grabación… han echado la persiana ante la imposibilidad de subsistir. Ahora, a muchos les queda el arte de sobrevivir. Muchos músicos, actores, directores, autores de toda condición, sufrimos en consecuencia. Y nos auguran años duros. Esa es la predicción.

 

Es verdad que el creador, artista, se crece ante la adversidad y que posiblemente en estos malos tiempos se escriban las mejores obras. Pero esto no consuela al creador, que ante la imposibilidad de editar, interpretar, representar… le queda el estigma del arte puro como terapia holística que le ayude en su agrio caminar .

 

Es indignante, por tanto, ver que nuestros gestores, en este caso autorales, no nos han representado en nada y no han cumplido con el mínimo requisito de la honradez y la honestidad que les debiéramos de exigir. Mal vamos. Porque si esto ha sido y sigue siendo la práctica habitual, diremos que no solo han envilecido al Estado sino a cada uno de nosotros, máximos contribuyentes.

 

Hay muchas injusticias que aun pululan por doquier, y ante tan flagrantes despropósitos hemos de lanzar nuestra voz, nuestra música, nuestra escritura, nuestro arte. Puede que Eduardo Bautista se acoja al sueldo vitalicio que firmara en su época presidencial. Pero, o incorporamos otras formas, otros procedimientos, otros sueldos, más acordes a los tiempos y a las exigencias del estado actual de las cosas, o estaremos a merced de hombres picaros, sin escrúpulos cuyo valor principal es la apropiación del dinero a cualquier coste.

 

Habremos de extirpar inevitablemente muchas incorrecciones que habitan entre nosotros. Se habrá de introducir de una vez el bisturí a operaciones fraudulentas o a sueldos vitalicios “improcedentes” se mire de donde se mire. Estamos en época de riesgo y La ley habrá de marcar lindes para que no todo pueda ser lícito. El Estado por el bien público, habrá de promover y recomponer leyes que nos amparen al colectivo, leyes que estén sujetas a la realidad del país y no al dogma de lo suscrito. Estoy seguro que el ciudadano de a pié agradecería tales medidas. O hacemos derrumbar la injusticia y la ignominia, o estas nos derrumbarán a nosotros.

 

Los indignos aprovechan el solaz de nuestro silencio y la permisibilidad de la ley, todo les es permisivo, todo con tal de llenar los bolsillos, y es allí, aprovechándose de las leyes que se acogen a las bondades de la sociedad. Indigno a todas luces, pero tristemente real. Comprometámonos para que la estulticia, el engaño y la avaricia no dominen nuestra sociedad. Porque sino, tanto los derechos de autor como lo derechos del individuo estarán en permanente jaque. No lo permitamos.

 

Gontzal Mendibil

-Cantautor- Socio de la SGAE

LA SALIDA DEL CANGREJO y IV

LA SALIDA DEL CANGREJO y IV

 

En esta etapa de dura recesión, y probablemente tiempos venideros de depresión, nos tocará durante algunos años caminar hacia atrás como los cangrejos, esta es la previsión. ¿Pero hay salida? Es cuestión de que el cangrejo se adapte a su hábitat natural. Los recursos naturales son bienes escasos y en tiempos de escasez habremos de renunciar a muchas cosas, habremos de renunciar al Tener e impulsar el Ser ¿Estamos dispuestos a ello? ¿Están dispuestos los que más tienen? Esta es la cuestión. Si seguimos el paradigma del funcionamiento del humano y del sistema creado por el humano, he de ser pesimista. E inevitablemente digo No, porque no estamos dispuestos a que nadie nos quite “lo mío”. No estamos dispuestos a la cooperación, a la solidaridad y a la generosidad, palabras hoy en desuso. Por otra parte, como si fuera ley natural, se percibe que quien más tiene es quien menos da.

 

La crisis actúa en la psicología del género humano y en la sociología del sistema, siendo una desgracia para el que no tiene y una excusa para nada aportar quien más tiene. Pero, esta etapa habrá de aportarnos algo válido a nuestro ser. La tradición china traduce la crisis como riesgo y oportunidad. Y hablando de chinos, no hace mucho vi un documental sobre ellos, de cómo funcionan fuera de su país, y que me llamó muchísimo la atención. ¡qué curioso ese espíritu emprendedor que no se vale de los bancos, sino de los amigos y familiares para crear un negocio. Se prestan entre ellos. La economía del intercambio, el trueque sin intereses ni avales mas que por la mutua confianza y la responsabilidad de cumplir con lo prometido. Habremos de aprender mucho los occidentales en estos tiempos de crisis. Aunque ciertamente, el modelo de sistema estalinista mercantilista chino poco puede ofrecer a la sociedad del bienestar.

 

Hemos de asumir que hemos de pasar a otra fase donde los recursos son limitados y donde la labor y directriz humana es esencial para la posible salida de la etapa en la que nos encontramos. Pero se ha de actuar, y esto significa involucrarse de lleno en el problema, de tal manera que nos escueza; actuar significa tomar medidas que no serán del gusto de todos, actuar significa no parchear sino escudriñar y operar en y desde las entrañas del problema.

 

La cuestión está en que haya una política de consenso o que cada cangrejo encuentre su recoveco. Muy difícil lo primero, imposible sin cambio de mentalidad y sin una percepción clara de qué es lo que nos jugamos. Pero ¿a dónde nos lleva el “sálvese quien pueda”? Debemos tener claras sus consecuencias, porque todos somos responsables de lo que tenemos, y de una u otra manera, todos hemos participado en la decadencia del sistema y en el desarrollo y consecuencias de la crisis actual. Escaparse de la realidad no nos lleva a ninguna parte. Buscar otros destinos está a la orden del día, cada uno tiene que buscarse su salida. Pero la salida global es que vuelva la confianza como motor de toda vida y empuje de la economía.

 

¿Seremos capaces? Difícil.  Se necesita con urgencia otro tipo de relación social, pero pienso en el ciudadano griego que decía, “hemos estado treinta años engañando y engañándonos y ahora quieren que en un año seamos capaces de cambiar nuestras maneras de actuar de estos treinta años atrás.

 

El filósofo griego Aristóteles, (350 a.C.) escribió el “El principio de la democracia es la libertad, pero es una libertad que se convierte enseguida en licencia por la falta de frenos morales y políticos característica del hombre democrático, por el surgimiento del deseo desmedido de satisfacer las necesidades superfluas más allá de las necesidades legítimas, por la falta de respeto por las leyes y por la general condescendencia a la subversión de toda autoridad, por la cual el padre le teme al hijo y el maestro, por ejemplo, teme y adula los discípulos y los discípulos se ríen de los maestros y de los pedagogos”.

 

Echar la vista atrás, mirar al pasado y aprender de las enseñanzas de entonces será fundamental para desde esa reflexión tomar impulso. Los griegos se olvidaron de su gran pasado, y de las enseñanzas de sus grandes maestros y están pagando las consecuencias.   Los hechos son eternos y el tiempo vuelve. Y como afirma el escritor austríaco Peter Handke, “Las democracias de hoy en día son formalmente nuevas dictaduras humanas y económicas: lo más hipócrita que hay”.

 

La realidad es cual es, y ante ella, la conclusión es ver el vaso a la medida de nuestro primer lehendakari Jose Antonio Aguirre o verlo como un derrotista. El optimismo es un don. Pero la búsqueda ha de ser nuestra y la crisis puede sernos una dura prueba de ver cómo la resolvemos. Y después de ser perseverantes y luchar hasta la extenuación para vivir y sobrevivir, podremos decir que pase lo que pase, la vida a pesar de sus desencantos merece la pena ser vivida. Tan sólo hay dos carpetas que hemos de llevarlas a cuestas, una la que pone: Problemas resueltos, y otra: problemas a resolver.

 

Cometimos el error del exceso de autoconfianza dice la ensayista americana Bárbara Ehrenneich y dejamos toda nuestra confianza y medios, en quienes no debíamos haber confiado, en esos “grandes chicos listos, masters del universo, y ahora descubrimos que no hay nadie pilotando el avión”. Y si esto lo hemos desarreglado entre todos, unos por acción y otros por omisión, ahora con esfuerzo y tesón toca arreglarlo entre todos.

 

La vida según el sabio Kapanaga, no se basa ni más ni menos que en tres principios fundamentales IZ(ser) IN(hacer) e IL(Morir). Somos testigos directos que vivimos una época de cambio. Nuestros éxitos, pero también nuestros fracasos, nuestras indolencias e insolencias serán testigos de que estuvimos vivos. En fin, la crisis es un gran aprendizaje donde no nos quepa duda, a todos nos medirá.

 

El afamado sociólogo Alain Touraine en su visita a Bilbao lo dijo muy claro, “la sociedad patriarcal expansiva ha hecho crack y debemos retomar la sociedad intercultural, matriarcal protectora”. “Hay que dar una oportunidad a la vida democrática de base, a lo social y económico, en contra de la especulación financiera”. Quiero acabar reivindicando nuestro “Amaren sua/El fuego de la madre ” y dedico este poema a una amiga que vive una etapa de desconsuelo y desencanto.

 

Cada día renace la vida / agárrate a ella amiga mía, / pese a que  la insolencia humana   / y el odio vilmente procesado te duelan,/ agárrate a ella, y sé fuerte  / porque del dolor renace otra fuente de energía, / el dolor te dignifica,/ agárrate a la vida/ aunque sea grande la acritud vengativa ignominiosa que ha provocado tu pena  /recuerda que también a tu lado hay gente buena./Si has de llorar, llora, /pero lucha porque tus  lágrimas serán lluvia eterna que abone el campo/ tus lágrimas vertidas aligerarán tu aflicción  y serán el dispensario de tu alma/ recobra la calma y lucha / porque del empeño viene el fruto / y de la siembra la cosecha,/ Lucha para vivir, remontar y resurgir.      

Gontzal Mendibil

 

La salida del cangrejo III

La salida del cangrejo III

 

La crisis sistémica de valores es el desencadenante de la crisis económica actual. Crisis social: vidas frustradas y desilusiones calladas. Pero, ¿Podemos salir de ella? Dependerá de muchos factores, pero sobre todo dependerá de si podemos cambiar nuestra manera de actuar y de nuestra voluntad para ello. Ciertamente difícil. Asumir y enmendar los errores siempre es complicado. La sociedad está corrompida y la corruptela campa por doquier, esa es mi triste percepción ante el género humano. ¡Que hay gente bondadosa!, hombre, es que si no lo hubiera, apaga y vámonos. Pero no es lo que se estila. Estamos en la sociedad del Tener, donde el Ser pinta poco o más bien nada. En mi juventud leíamos a Erich Fromm, autor que nos describía con pelos y señales esta terminología. Pero esta sociedad la hemos creado nosotros los humanos, así que no echemos las culpas a nadie más que a nosotros mismos.

 

El recién fallecido sabio de Otxandio, Bittor Kapanaga afirmaba que el ser humano es egoísta por naturaleza y que gracias a la educación puede mejorar, pero si por su carácter es malvado, jamás se convertirá en bondadoso. El género humano nace y tristemente su carácter cambia poco. Somos frágiles. Me ponía el ejemplo del niño que todo lo quiere para él en su instinto natural egoísta. “El egoísmo se relaciona no sólo con mi conducta sino con mi carácter”, decía Erich Fromm.

“Tal vez porque se diría que son originarias, "naturales", pocas cosas resultan tan terribles como la inocente crueldad de los niños” decía Oteiza; aunque fue constante su preocupación por la educación estética del niño. Los niños tienen un potencial y un enorme corazón que debe encontrar una sociedad adecuada para ser encauzada, y hemos de saber contemplar la luz que emana de ellos.

Conoceréis la fábula de la Rana y el Escorpión: “Había una vez una rana sentada en la orilla del río Niger, cuando se le acercó un escorpión que le dijo: —Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Puedes llevarme a tu espalda… —¿Que te lleve a mi espalda? —contestó la rana—. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento, pero no puede ser. —No seas tonta —le respondió entonces el escorpión—. ¿No ves que si te pincho con mi aguijón, te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?   Y la rana, después de pensárselo mucho, se dijo a sí misma: —Si este escorpión me pica a la mitad del río, nos ahogamos los dos. No creo que sea tan tonto como para hacerlo. Y entonces, la rana se dirigió al escorpión y le dijo: —Mira, escorpión. Lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río. El escorpión se colocó sobre la espalda de la rana y empezaron juntos a cruzar el río. Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, en una zona del río donde había remolinos, el escorpión picó con su aguijón a la rana. De repente la rana sintió un fuerte picotazo y cómo el veneno mortal se extendía por su cuerpo. Y mientras se ahogaba, y veía cómo también con ella se ahogaba el escorpión, pudo sacar las últimas fuerzas que le quedaban para decirle: —No entiendo nada… ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir. Y entonces, el escorpión la miró y le respondió: —Lo siento, ranita. Es mi naturaleza, es mi esencia, no he podido evitarlo, no puedo dejar de ser quien soy, ni actuar en contra de mi naturaleza, de mi costumbre y de otra forma distinta a como he aprendido a comportarme. Y poco después, desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, debajo de las aguas del río.

Y vayamos a la pregunta del principio. ¿Podemos salir de esta crisis? Si, si la macroeconomía atiende a la microeconomía y no la exprime. Si, si se castiga el fraude fiscal y el robo impúdico. Sí, si somos capaces de cambiar muchas cosas de nosotros mismos y del sistema. Sí, si imprimimos dosis de confianza y motivación. Sí, si potenciamos los atributos humanos de trabajo, honestidad y saber hacer. Si, si nos ayudamos en las coyunturas adversas. Sí, si somos conscientes de que más allá de los parches, ha de haber un operación quirúrgica y una decisión política clara para articular otro tipo de relaciones sociales.

 

No, sin las grandes finanzas sólo piensan en su propio beneficio ahogando cada vez más y más al ciudadano. No, si las entidades bancarias no abren la posibilidad de créditos a los emprendedores y a proyectos empresariales. No, si permitimos la especulación por la especulación, la corruptela instalada en las entrañas de la sociedad y los abusos que se cometen en ella. No, si no se toman decisiones políticas contundentes. No, si se olvidan los valores y las convicciones y dominan las conveniencias. No, si permitimos como hasta ahora la política del “Sálvese quien pueda” y potenciamos la sociedad del yo.

 

Y como un ejemplo práctico es mejor que todas las teorías, os cuento dos formas de operar de una realidad vivida en un pueblo, digamos que en el mío. Un pueblo donde sus habitantes sufrían una enorme depresión debida a los lindes de sus terrenos. Hay quienes se juraron odio eterno y quienes en su hacer preferían no llegar a ningún acuerdo que aún favoreciendo a sí mismo, favoreciera a su vecino contrincante. Es por ello que la pista que se iba a construir en beneficio de los dos, no pudo hacerse debido a que uno de ellos se opuso para evitar que también beneficiara su vecino.

 

En contraposición a esta actuación “humana” está la terminología de los Oillolurrek( tierras comunales) donde las utilizaban todos, todos se favorecían de estas tierras y todo cuanto allí se producía era en beneficio de todos. Relaciones recíprocas de costumbres cotidianas. Y existía el término de Hauzolana(Trabajo vecinal) donde en tiempos de necesidad si algún vecino quedaba en desgracia, acudían en su ayuda. Es un ejemplo de cómo habríamos de funcionar para salir de esta crisis de valores que pone de manifiesto la perversión del género humano, la corrupción de su naturaleza y la prevalencia de la actitud vinculada a la sociedad del puro beneficio, donde el valor de las personas está en función de la capacidad que tienen para hacer dinero; “El resto, son espejismos, vanidad de quienes no son nada o demostración de quienes no valen para nada,” dicen. Esta es la perversión a la que hemos llegado el género humano, esta es la depravación que se ha instaurado en este sistema en verdadera crisis.

 

“Hay que volver a lo que tuvimos” dice algún gurú de la economía. Discrepo. Hemos de volver a lo que fuimos y reestructurar y reconstruir de base la humanidad, donde el dinero sea un valor para vivir, para buscar, para mejorar, pero no un valor único de la existencia humana para taponar los verdaderos valores del genero humano.

 

Y recodaremos la historia de nuestro gran humanista Aita Jose Miguel Barandiaran, cuando después de finalizar el curso con excelentes calificaciones dijo a su madre que había sacado dos cursos en uno; la madre le llevó a que mirara un árbol repleto de manzanas que había en la huerta. “Mira Jose Miguel, ves es árbol, fíjate bien. Cuantas más manzanas tiene, más apegado está a la tierra”. Esa dosis de humanidad y de humildad es la que aprendió y nos enseñó nuestro ilustre antropólogo. Esa dosis de humanidad y humildad es la que nos falta y es la única que nos podrá sacar de donde estamos.

 

Gontzal Mendibil

LA SALIDA DEL CANGREJO II

LA SALIDA DEL CANGREJO II

 

En el anterior artículo con el mismo título hacía una reflexión de a dónde nos lleva nuestro proceder en la crisis y la necesaria motivación que necesitamos para salir adelante, aún y a pesar de la perversión y pérdida de valores que venimos padeciendo diariamente.

 

Quisiera contaros una historia de mi época adolescente y juvenil, que estoy seguro a muchos de vosotros os traerá alguna añoranza y os recordarán tiempos vividos. Era muy común en mi juventud que los amigos quedáramos para coger cangrejos en el río. Y lo que nosotros, chavales de aquella época, hacíamos no era otra cosa que imitar lo que hacían nuestros mayores. Así pues, ir a coger cangrejos era un deporte, o un entretenimiento habitual. Los cogíamos a mano, que era era mas osado y más divertido. Recuerdo nuestras escapadas al Gorbea: aprovechábamos el anochecer para adentrarnos en algún riachuelo, entonces plagado de cangrejos. Teníamos una ligera idea de que no era del todo legal, es decir, estaba prohibido coger cangrejos, en consecuencia podían multarnos. Pero nuestra fogosidad y valentía podía con todo. Y jamás recuerdo que tuviéramos miedo de que pudiera atraparnos el guarda.

 

La vedad es que no lo hacíamos tan habitualmente, quizás dos o tres veces al año, tal vez alguna más. Y así con el tiempo, dejamos de ir; ya no era nuestra afición predilecta.  Se nos pasó la fiebre del cangrejo; ya no era de nuestro interés; y cada cual estaba en otra cosa y tampoco hacíamos salidas en cuadrilla.

 

Más tarde, nos enteramos de que otros más “espabilados” que nosotros cogían con redes en cantidades abundantes, y los cangrejos fueron lógicamente escaseando.

 

.

 

Pero como la avaricia rompe el saco, ni siquiera las redes eran suficientes y hay quienes cometieron verdaderas tropelías envenenando los ríos y matando a toda la fauna que allí habitaba. Estas atrocidades que se cometían una y otra vez, y en pocos meses, hicieron que nuestros ríos se quedaran sin cangrejos. Hubo muchos años en que el cangrejo era un ser viviente del pasado. En pocos años se había extinguido el cangrejo autóctono, y estoy seguro que alguna generación posterior a la mía jamás ha visto un cangrejo de río.

 

Hubo que repoblar nuestros ríos de nuevos cangrejos traídos de otras latitudes, que no sabían igual. Y preguntarás querido lector, a dónde quiero llegar con esta historia de la pesca y desaparición del cangrejo. Pues he llegado a la conclusión de que si hemos esquilmado el cangrejo de nuestros ríos es por nuestro mal hacer, nuestro divertimento endemoniado de liquidar y desguazar el hábitat natural de los ríos.

 

Y ahora, pensemos que los cangrejos somos los humanos, y que los cangrejos, es decir, los humanos estábamos en un río o si me permitís, en una sociedad muy navegable. El viento soplaba a favor y las velas estaban izadas. El aire era limpio, el horizonte muy claro. Era y es un río que va dar al mar, a ese mar de la globalidad, a ese mar de oportunidades. Estábamos en ese océano global navegable para todos, todos nos aprovechamos de la situación de nuestras mareas y de esas aguas limpias, claras y transitables.

 

Y así vivimos durante unos años en nuestro río particular y fuimos abarcando otros ríos y afluentes, sin divisar peligro alguno. Eran tiempos de bonanza. Las mareas estaban tranquilas y el mar en calma. Los metereólogos anunciaban muy discretamente que había previsión de que lloviera y que podían producirse inundaciones, pero, sin mayores peligros; no había que alarmarse por ello. Así pues, seguimos navegando; nos sentíamos equipados; quien más quien menos tenía, un chubasquero, o un paraguas que le protegía, y hasta algún precavido llegó a obtener algún pequeño salvavidas(ahorro) hay quienes contaban con alguna barca que construyeron con su esfuerzo. En fin, estábamos asegurados para cualquier aguacero o temporal, y los cangrejos podíamos escondernos bajo las habituales protecciones. Contábamos además con grandes embarcaciones (los bancos) que podían protegernos ante cualquier eventualidad.

 

Vayamos ahora a nuestro hábitat natural humano, y pensemos nuestra tónica habitual en estos treinta años. Hemos pasado a la repoblación exhaustiva de montañas de jaulas de hormigón, repoblación de pisos y pisos, llamémosle: Chabolismo vertical. ¿Teníamos necesidad de tanta construcción? ¿Teníamos necesidad de tal stockaje de pisos? Creo que no, como tampoco tuvimos ninguna necesidad de arrasar los ríos. Pero nos hicieron ver que sí, nos hicieron ver que era un verdadero chollo el hacerte con un piso que en realidad valía veinte y pagabas cuarenta. Nos creamos la necesidad y nos daban múltiples oportunidades para que adquiriéramos pisos, locales, coches, viajes… todo. Y todos, unos más que otros, caímos en la trampa. Alguien jugó con nosotros, nos dejamos embaucar o embelesar y ese alguien que jugaba con nosotros, ahora nos pide cuentas. Y nos dice, eh.. ¿Qué hay de lo mío? Y claro está, se ha evaporado.

 

Todo era fluido, todo navegable mientras duró. Pero de repente el tiempo se enrareció, llegaron fuertes nubarrones que pronosticaban lluvias torrenciales. El agua entró en tromba, rompió las barreras y protecciones, y como si fuera un tsunami llevó edificios, empresas, negocios, y dejó un fuerte barrizal.

Y empezó la lucha entre los cangrejos, perdón entre los humanos, para salir a flote. Se había envenenado el ambiente, lo habíamos envenenado. Los ríos estaban contaminados, los habíamos contaminado. Pero había quien o quienes, como en cualquier catástrofe natural o guerra producida por el hombre, saqueaban y desmantelaban todo lo que encontraban. Se cometieron desmanes, venganzas y se arremetió con odio al cangrejo de tu especie, que durante años era de tu equipo. El agua bajaba turbia, y todo se vició. El cangrejo consciente de que su río está maltrecho trataba de sobrevivir.

 

Pensemos pues que esta historia del cangrejo contaminado es el presente que nos persigue y que a algunos de lejos, a otros de bien cerca les afecta de alguna manera. Si todos somos partes de esa fauna y de esta flora, lo deberemos de arreglar entre todos, porque si así no fuera, el agua seguirá embarrada hasta que nos ahoguemos en el lodazal. Y si la salida depende de cada cangrejo, y puede que sea así, habrá quien salga, habrá quien no, pero habremos creado la semilla para el desmoronamiento de la sociedad del bienestar.

 

Recordad la solidaridad posterior al tsunami japonés. La asfixia de muchos cangrejos es evidente. De pronto nuestro amigo nos dice que se ha quedado sin trabajo, y el vecino dice que no recibe retribución alguna porque se le ha agotado el paro y el subsidio por desempleo. Y en la calle vemos comercios cerrados. Así se hallan muchísimos cangrejos, ¡qué digo yo!, muchos seres humanos que ante la asfixia de los ríos han de ir a otros ríos más navegables, tal vez de cerca, tal vez de muy lejos. Depende de todos y cada uno de nosotros descontaminarnos, descontaminar el río y encauzar la nave. ¡Aun podemos! ¡Aun estamos a tiempo!.

LA SALIDA DEL CANGREJO I

LA SALIDA DEL CANGREJO I

 

Todos hablan de un nuevo tiempo tras el anuncio del final de la lucha armada de ETA, que ha generado una motivación y esperanza inusitada. Esto debería hacernos pensar en nuestro desánimo ante la situación económica actual que no ve la luz al final del túnel. Es la motivación la que mueve la vida, y es la motivación la que habrá de mover la economía.

 

Pero, ¿cómo motivarnos ante las perspectivas nada halagüeñas que nos presenta nuestro presente-futuro incierto? ¿Cómo motivarnos en estos tiempos tan cargados de desánimo y de negatividad en la actividad económica? Ante el pesimismo que se ha instaurado en nosotros, ni la pena ni el llanto son consuelo, e inevitablemente hemos de ser perseverantes y buscar algún destello en nuestros valores, en nuestra autoconfianza, asumiendo que todo ser necesita de esa fuerza interna que ante situaciones adversas, habrá de ponerla como eje de su vida.

 

Un personaje histórico, que nos contagió de su optimismo vital en una época ciertamente dura, fue nuestro primer lehendakari Jose Antonio Aguirre, que con su pundonor pudo sobrevivir a muchísimas vicisitudes en la vida. Hace poco leí una referencia sobre el sentir optimista de Aguirre que se explica en la metáfora de la botella: “La vida es como una botella de cognac. Conforme se trasiega, baja el nivel de líquido. Cuando la botella está a su mitad, a la vista de la botella de cognac del cuento, un pesimista diría: ¡qué lástima! Ya nos hemos bebido la mitad. ¡Ya no queda más que media botella! Un optimista como Aguirre reacciona exactamente de la manera contraria: magnífico¡! ¡Aún queda media botella! Y ésta es la mejor. La desgracia se ha convertido cariñosamente tratada por un espíritu optimista en un momento de regocijo”.

 

Pero, en estos tiempos de penurias económicas ¿cómo despertar la economía si no hay crédito, si no hay ayudas financieras, si no se nos posibilita la creación de actividades productivas y por tanto, la creación de empleo? Querer trabajar y no poder, querer emprender y no obtener ayudas financieras, es lo que vivimos cada día, cada uno de los contribuyentes, es el paradigma de sobrellevar la vida como podemos.

 

Para mayor dificultad nuestra la recapitalización de los bancos va a reducir más aún los créditos. Y la cruda realidad es que, ante la falta de ayuda crediticia, se paralizarán, más aún, si cabe, nuestras previsiones de activar la economía. Entretanto, se nos pide al ciudadano de a pie que sigamos apretando el cinturón, y se reclama que arrimemos el hombro; pero en muchos cuerpos ya no quedan hebillas por apretar ni hombreras por colocar. Hay a quienes el desánimo les ha podido. Y en este agrio caminar se encuentran cada vez más y más ciudadanos, sin incentivos ni posibilidades. Este problema económico manifiesto, mal que nos pese, puede traernos un problema social que podemos bautizar como “La era de la depresión”.

 

En estos tiempos, donde la ventura de muchos se ha convertido en desventura, a todos nos toca preguntar, ante esta crisis del sistema, qué nueva sociedad deseamos y qué nueva sociedad podemos crear a partir de donde estamos. Mirar con perspectiva nuestro futuro es romper con esquemas inertes del pasado. Necesitamos nuevos esquemas que aporten confianza a la situación económica, nuevos patrones emotivos que nos aporten mayor optimismo y nos insuflen energía, que nos transmitan, al menos, una mínima dosis de confianza.

 

La situación económica actual es grave, es evidente. Nuestra propia iniciativa en circunstancias favorables nos ha traído este resultado. Hemos fallado los humanos y por nuestros errores hemos sido lastimados. Ya lo decía el premio nobel Jacinto Benavente en sus Intereses Creados: “Por un error, unos salen lastimados y otros pierden la vida”. Han caído muchas empresas, muchas buenas ideas, muchos negocios que funcionaban… Despidos, paros... y los embargos y desahucios están a la orden del día. Quienes hayan sido despojados de su vivienda están en la peor de las situaciones imaginables.

Pero también en la crisis, ante la penuria de muchos, hay quienes desde su status intocable siguen siendo autistas a la realidad social de millones de ciudadanos, quienes aprovechan la ocasión en el desamparo del desposeído y hacen grandes fortunas del árbol caído y quienes, además de esquilmar al Estado y al contribuyente, humillan al vencido. Prohombres y especuladores insolidarios, saqueadores sin pudor, y rentistas que no ayudan y aprietan hasta la extenuación al pequeño comerciante. Hay quienes en estos tiempos obtienen sueldos vitalicios de millones de euros. Tal perversión está a la orden del día.

 

Es imprescindible que los políticos tomen conciencia de ello, es esencial que cada uno de nosotros tome conciencia de todo esto, y adquiera el compromiso de intentar cambiar las cosas, no sólo para bien de unos cuantos, sino para bien del colectivo. Se habla de la raíz sistémica de la crisis actual y es indudable que la pérdida de valores y el “todo vale” se han instaurado como método común en nuestra sociedad. No olvidemos que es la perversión del género humano quien ha traído la perversión del sistema. Y es la autoconfianza el valor que nos queda ante esta perversión y ante el deterioro de las circunstancias. Quien haya tocado fondo ha de salir como el cangrejo, “Si dejas a un cangrejo solo en un balde, sale a la superficie, si se dejan dos cangrejos, uno arrastra en la subida al otro y no sale ninguno.”

 

“Durante largos años hemos estafado al Estado”, oí decir a un griego en una revista publicada hace días. Todo era válido, la especulación, la prevaricación, la ignominia, el despilfarro…,todo bajo la asunción de la ley, aun cuando ésta esté muy lejos del significado de la justicia. Se habrá de introducir de una vez el bisturí a operaciones fraudulentas o a sueldos vitalicios “improcedentes”, se mire por donde se mire.

Pero no podemos quedarnos impávidos ante esos hechos. Si no acabamos con la injusticia, la ignominia, el engaño y la hipocresía, sucumbiremos a sus dictados.

 

Adolfo Nicolás, nuevo General de los jesuitas, dijo recientemente en la conmemoración de los 125 años de la Universidad de Deusto que en Japón en los últimos años se había instaurado un ambiente de pura competición en lo político y en lo social, y que después del mortífero tsunami se ha despertado una solidaridad como nunca había habido desde la segunda guerra mundial.

 

De la época del trote y galope hemos pasado al “sálvese quien pueda” y al lento caminar del cangrejo. Toca reflexionar a dónde nos lleva esto. Ojalá la crisis nos lleve a la búsqueda de nuevas formas de entendimiento y de unas relaciones sociales más equitativas. Ojalá nos lleve al rescate de nuestros valores. No queda otra, luchar con la motivación suficiente para que se nos puedan abrir todo tipo de oportunidades más limpias, más claras, más justas. Será la única vía para enderezar nuestra nave.

 

OPTIMISMO VITAL

OPTIMISMO VITAL

 

La vida es un tobogán donde a veces estás arriba y otras estás muy abajo. “Periodos de Consolación y periodos de desolación” nos decía hace ya casi cinco siglos nuestro ilustre santo vasco más universal San Ignacio de Loiola. “Prudencia y vigía” aconsejaba en momentos álgidos. “Paciencia y confianza” en el derrumbe.

 

Periodos de “abundancia y escasez” se dan cíclicamente a lo largo de toda la historia de la humanidad. Y en estos tiempos tan cargados de desánimo y de negatividad económica, debiéramos dirigir nuestra mirada hacia nuestro origen, llevarla por el camino que hemos recorrido para, desde la contemplación de todo nuestros logros, a pesar de las caídas, recoger la energía que necesitamos para mirar al futuro con optimismo.

En periodos de desolación nos toca acarrear el peso de la carga imprimiendo autoconfianza, única vía para salir adelante. Es evidente la incertidumbre, pero, el miedo es la peor medicina para afrontar la crisis. Las previsiones no son nada halagüeñas, pero hay generaciones anteriores a las nuestras que han vivido épocas muy cruentas, y que, a pesar de cualquier infortunio, sabían que la vida merece la pena ser vivida.

 

Mirar con perspectiva nuestro futuro es romper con esquemas inertes del pasado. Necesitamos nuevos esquemas que aporten confianza a la situación económica, nuevos patrones emotivos.

Necesitamos gente que nos de optimismo, gente que nos insufle energía, gente que nos de dosis de confianza y nos facilite la vida.

 

Un personaje histórico que admiramos todos los vascos y que nos contagió de su optimismo vital fue nuestro primer lehendakari Jose Antonio Aguirre que con su pundonor pudo sobrevivir a muchísimas vicisitudes en la vida. Hace poco leí una referencia sobre el sentir optimista de Aguirre que se explica en la metáfora de la botella: “La vida es como una botella de cognac. Conforme se trasiega, baja el nivel de líquido. Cuando la botella está a su mitad, que aproximadamente es su caso. A la vista de la botella de cognac del cuento, un pesimista diría: ¡qué lástima! Ya nos hemos bebido la mitad. ¡Ya no queda más que media botella! Un optimista como Agirre reacciona exactamente de la manera contraria: ¡magnífico! ¡Aún queda media botella! Y ésta es la mejor. La desgracia se ha convertido cariñosamente tratada por un espíritu optimista en un momento de regocijo”.

 

En estos tiempos estamos necesitados de que nos transmitan confianza, pero los gurús de la economía nos desorientan y predicen que esto no tiene vuelta atrás, que iremos a peor y que las cosas tardarán tiempo en enderezarse. Nada halagüeño. Estamos en esta dura encrucijada. La situación económica actual es grave, es evidente. Han caído muchas empresas, muchas buenas ideas, muchos negocios que funcionaban… Despidos, paros y gente sin trabajo. Se instauró la cruda realidad.

 

Hemos vivido periodos en las que el viento soplaba a favor, épocas de bonanza, épocas de bienestar en las que todos nos hemos valido de ella. Pero el viento ha tomado otro rumbo y la ventura se convierte en desventura. Creíamos que todo imposible se podría materializar si nos disponíamos a ello. Nos metieron y nos metimos en el cuerpo el “Yes we can” como paradigma de la verdad ineludible. Y evidentemente. Todo es posible, podemos ir a mejor o podemos ir a peor. Intentemos aplicarlo en su sentido positivo.

 

Nos hicimos una falsa película de ficción en un modelo de crecimiento insostenible y poco acorde con la realidad. Pecamos de exceso de confianza en todo aquello y en todo aquél que nos rodeaba. La buena marcha de la economía y “el crédito fácil” podía con todo. Nada importaba, estábamos amparados bajo el paraguas de la sociedad del bienestar. Nos creímos en exceso y se nos cayó el velo. Conclusión: estamos donde estamos. Con menos peso específico y más cargas. ¿Pero, a dónde vamos? ¿Qué nueva sociedad deseamos y qué nueva sociedad podemos crear a partir de donde estamos?. El futuro dependerá no de cómo estemos sino de lo que planteemos en el presente.Esa es la clave.

 

Es imprescindible adquirir el compromiso de que hemos de intentar cambiar las cosas no sólo para bien de unos cuantos sino para bien del colectivo. Se habla de la raíz sistémica de la crisis actual y es indudable que la pérdida de valores y el “todo vale” se ha instaurado como método común en nuestra sociedad. Pero la carga negativa no puede anquilosarnos. Y es obvio que ante la gravedad se habrán de extirpar muchas cosas, por más que nos duela. Será la única vía para enderezar nuestra nave, hoy con rumbo incierto.

 

¿ Y qué hacer antes las perspectivas nada halagüeñas que nos presenta nuestro futuro incierto?. El único remonte es imprimir la autoconfianza.   No hay otra; creer que podemos salir, porque si no te lo crees, no sales. ¿Y si la realidad nos contradice y todo va a peor porque la situación se hace insostenible? Inevitablemente hemos de ser perseverantes y tenemos que rebuscar en nuestros valores, en nuestra autoconfianza, porque la vida a pesar de sus desencantos, merece la pena ser vivida.

 

Adolfo Nicolás nuevo General de los jesuitas, dijo recientemente en la conmemoración de los 125 años de la Universidad de Deusto que en Japón en los últimos años se había instaurado un ambiente de pura competición en lo político y en lo social, y que después del mortífero tsunami se ha despertado una solidaridad como nunca había habido desde la segunda guerra mundial.

 

Ojalá la crisis nos lleve a la búsqueda de nuevas formas de entendimiento y de unas relaciones sociales más equitativas.

Estoy acabando este artículo y recibo el anuncio del final de ETA, el optimismo se hace más vital. Se abre una puerta a la esperanza.

UN SUEÑO COMPARTIDO

UN SUEÑO COMPARTIDO

 

Leo las noticias, oigo las opiniones, veo las caras. Todos, absolutamente todos estamos hoy más felices que ayer. Sinceramente, ni en nuestros mejores sueños hubiésemos pensado que este día del final de la lucha armada de ETA traería consigo la total y extensa alegría. Y quiero pensar que esto no es un sueño, quiero creer que no es ficción sino la buena nueva tan ansiosamente esperada. Un sueño compartido por todos hecho realidad.

 

Ahora nos toca impregnar luz a la oscuridad que tanto tiempo nos ha arrastrado y analizar el fondo de nuestra memoria. Ahora, quizás se nos conozca quienes somos de verdad, cómo pensamos, cómo sentimos cada uno de nosotros, sin ninguna cortapisa de por medio. Quiero creer que así será. Se abre otro tiempo, más claro, más abierto, más libre. Tiempo de saber lo que de verdad queremos y sentimos la ciudadanía vasca.

 

Ojalá a partir de ahora, cada cual exprese sus argumentos con claridad y concisión, pero sin coacción de ningún tipo, ojalá exprese cada cual su pensamiento y que su opositor desde su discrepancia y desde el respeto le rebata el razonamiento. Tendremos tiempo de comprobar cada gesto, cada expresión, cada tesón. Tanto hemos deseado este día que no sé aun si es sueño o es realidad. Tendremos tiempo de verlo, de comprobar cada intención, cada reconocimiento, cada reconciliación, cada acción. Mientras tanto, aprovechemos de este otoño primaveral.

 

Nuestro excelente poeta Josean Artze autor del verso de la mítica canción “Txoria Txori” que la popularizara Mikel Laboa afirma que “el pájaro con sus cantos hace que el árbol florezca antes que la primavera”. Nuestro jardín está hoy más luminoso que nunca. Pero no olvidemos que en todo hermoso jardín las rosas, todas las rosas, blancas o rojas están llenas de espinas.

 

De momento, sigamos soñando. Ya sé que ni mañana ni pasado regalarán el pan y que deberemos ganarlo con nuestro esfuerzo. Que hay gente que sufre, y que a los suyos les recuerdan. Y hay muchos que espera un perdón, un abrazo, un detalle, una sonrisa. Pero hoy somos inmensamente más felices que ayer. Hoy se respira distinto.

 

En mi dulce sueño me encantaría que los representantes políticos atiendan las plegarias y los deseos de todos ellos, de todos nosotros, que hable el pueblo que sufre, que llora, que goza, el pueblo que trabaja y el pueblo que aun queriendo no obtiene trabajo.

 

Todos hablan de victoria colectiva, que la paz se ha conseguido con el deseo, y con el trabajo de todos, y todos hablan de lo mucho que queda aun por recorrer. Cada uno llevamos en nuestra mochila nuestra carga, y ahora habremos de quitar muchas piedras de ella, piedras almacenadas de este pueblo de piedra, “harrizko herri hau” que diría nuestro poeta Aresti y que en otro tiempo escribiera la poesía en euskera más universalmente conocida, “Nire aitaren etxea defendituko dut -Defenderé la casa de mi padre”. Ojala contribuyamos todos en ese empeño.

 

Justo el día en que ETA anunciara su despedida acudí al programa “Hoy por Hoy” de Carlos Fancino y le dije que este día, aun si saber el anuncio del final de ETA, pero que de alguna manera se predecía, este día, este tiempo, me recordaba al año 1976, tiempos de apertura e intercultura, donde cantábamos en euskera en Sevilla, Madrid, Burgos, Salamanca o Barcelona. Luego, la democracia abrió muchas puertas y cerró algunas ventanas y todo se hizo más difícil. Este día 20 de octubre recordé que la “memoria y la palabra” son los baluartes de un pueblo y de una persona. Y me acordé de muchos, y especial de mi primo Sabin Intxaurraga uno de los impulsores de que este día llegara. “La única forma de que esto acabe es que lleguemos todos juntos al Tourmalet sin que haya escapados ni rezagados”, me decía él ahora hace dos años. Y así ha sido prácticamente. Ha vencido la convicción, ha vencido la razón.

 

Y aunque todo sueño peca de exceso de confianza, pido que siga vivo y que no nos corten la esperanza. Quiero pensar como dijo aquél baserritarra de las faldas de Gorbea, que sin respeto no hay libertad, recuerdo aquél día: “Mendibil, la libertad, no se, no se, entender hay que hacer bien lo que es eso, yo creo que hablar mucho se habla pero entender hay que hacer, entender tenemos que hacernos todos, porque, sabes una cosa, si tú me respetas a mí y yo te respeto a tí, eso es la libertad, y eso, no han aprendido muchos, ” Esta es la lección que me dio un baserritarra hecho y derecho, un vasco noble, un vasco de los pies a la cabeza.

 

Los políticos habrán de dialogar, discutir y desde la discrepancia aceptar y respetar los designios de la democracia.  Habrán de invertir en un futuro lleno de esperanza. Ojalá estén a la altura y sepan traducir lo que quiere el pueblo en toda su percepción y en toda su dimensión. Cerrar las heridas llevará su tiempo y se habrán de atajar las consecuencias del conflicto, pero, espero que los políticos sepan degustar e interpretar la nueva ilusión que se ha despertado. Les tocará gestionar la paz, mediar y remediar desde la convivencia, recordando a los que se han ido y mirando el porvenir, por el bien de todos. Será un sueño hecho realidad.

 

TOCANDO LA TROMPETA

   TOCANDO LA TROMPETA

 

Lo que Gipuzkoa y Euskadi necesitan es un pacto en el que el PNV lidere la suma de todas las fuerzas políticas dispuestas a gobernar con el norte de la modernización y diseño de un nuevo modelo productivo, poniendo sordina a los discursos identitarios” dixit Luis Haranburu Altuna en el periódico EL Correo el 7 de junio. Y apunta un poco más abajo… “Es hora del PNV y del constitucionalismo vasco”.

 

Imperioso deseo y propuesta entendible bajo el prisma de Luis Haranburu. Se presta a lanzar el anzuelo para que pique el pez. El PNV mirando a su futuro, y al futuro de este pueblo, ha escogido navegar por otros cauces menos tentadores y nadar y navegar en solitario. Por tanto, aquí y ahora cada quien nada y pesca en sus aguas, aguas mansas a veces y bravas otras, preparándose y cogiendo fuerzas para cuando haya nuevos remolinos.

 

Con todos mis respetos, y con toda mi discrepancia, en referencia al recurrente tema identitario de poner sordina a nuestro sentir, contesto a Luis Aramburu Altuna y opino que es hora ya de deshacernos de nuestros miedos y complejos, de quitar la sordina a la trompeta y tocar a pleno pulmón con una orquesta que resuene vivaz, armónica, y moderna, que suene a aires vascos con personalidad propia y que Euskadi, España y el mundo entero oiga una música con esencia y brillantez, con fagotes y contrafagotes, trompas, trombones, flautas y fliscornos, timbrados e impetuosos, con melodías que suenen a País, claro, a País Vasco, con flautas, flautines y percusiones de base fuerte y cuerda ( contrabajos, chelos, violas, violines) importada, pero hecha para nosotros, y con ellos llevar nuestra música al mundo.

 

Que suene claro y alto es deseo mayoritario de los vascos. Que no suene estruendoso, sino fino y con sabor vasco, sabor de aquí. Apostar por lo propio y sentir desde lo propio lo universal, expandir nuestro fruto por el mundo. Esa es mi identidad extendida y extendible. Y ¿qué hay de malo en ello, Sr. Haranburu?.

 

Mi deseo es que nuestra orquesta sinfónica resuene con brío. Toquemos pues la trompeta a pleno pulmón y que nos oigan allende a los mares, sin estridencias, acritudes, ni violencias, sin inseguridades ni miedos. Señalemos la hoja de ruta que en el pensamiento de nuestro gran Oteiza, -el iluso desilusionado- sería salir del túnel y “Aspirar a activar la cultura vasca”, La cultura poética, artística musical, y productiva empresarial añado yo.  

 

Sin negar nada, sin obviar nada ni a nadie. Os Galegos incorporan la gaita a la orquesta, y los vascos la txalaparta. A los vascos nos motiva nuestra música y también otras músicas cuando suenan claras,   sin estridencias y   son armoniosas, pero nos chirrían las malas orquestas y los malos directores, sean de donde sean. Y es mi deseo que nos oigan, que sepan cuan afinada puede sonar nuestra orquesta. Y cuan hermosa nuestra cultura, culturas varias que las tomamos nuestras. Tan sólo pedimos que queremos que se nos deje oír la propia.

 

No cabe duda de que los vascos del siglo XXI tenemos una mente intercultural, universal y universalista. Amamos lo nuestro y amamos otras culturas, amamos a Orixe, a Lizardi, a Pío Baroja y a Unamuno, y también amamos a Juan Ramón Jiménez y a Antonio Machado.

 

Suena a hartazgo que algunos comparen lo identitario con lo trasnochado, cavernícola y todos y cada uno de los epítetos y soflamas malsonantes que políticos de bajo calado democrático, e intelectuales irritados lanzan a los cuatro vientos, cual si fuéramos trogloditas quienes reivindicamos lo que viene siendo de sentido común para una gran mayoría.

 

Dígame, Sr. Haranburu ¿Qué puede haber más identitario que Camarón, Enrique Morente, Velazquez? Me encantan, aunque no es mi cultura, disfruto con ello, pero repito, no es mi cultura. Ellos, están orgullosos de su identidad y lo llevan al mundo. Una identidad andaluza-española que lo definen como intrínseco y consustancial a España. Y me parece elogiable. Alabo su arte y su amplitud.

 

Ni Usted ni yo somos nada sin nuestra identidad. No podemos ignorar quienes somos ni de dónde venimos, aunque, cada uno debe ser libre de decidir a dónde quiere ir. Déjeme ser quien soy, y abrirme al mundo con lo que soy. Y si mi sentimiento no concuerda con el denominador común del español medio, déjeme que piense diferente y no me obligue a sentir lo que no siento. Me asaltan picores y sarpullidos cuando me obligan a ser diferente a lo que quiero ser. A todos nos pasa Sr. Haranburu Altuna.

 

Respeto su sentimiento y su pensamiento, faltaría más. Y seguro que podemos encontrarnos en muchos frentes comunes y remando en la misma dirección. Pero quizás tengamos un norte diferente, y mi brújula señala en otra dirección a la suya.

 

Trato de entenderle y me entienda. Y brindo mi amistad asegurando los derechos de todos, a la vez que exijo respeten los míos. Porque ciertamente sería traumático para mí que me obligaran a sentir sin mi aquiescencia. Es más, sería poco democrático. Algunos “ilustres politólogos” cargados de sacrosantas verdades, llaman a este pensamiento, “ la radicalidad del sentimiento” cual si todo lo que no concuerde con su razonamiento fuera insensato y no pudiéramos ni debiéramos trasvasar jamás el marco estatutario actual. Cual si lo institucional trazado debiera de ser inamovible y fuera inviable cualquier otro devenir.

 

A esta actitud llamo yo resentimiento incurable, mostrando una y otra vez desde su ”aparente neutralidad” lo negativo y perverso que es el sentimiento identitario.   Es la enfermedad endémica con el ánimo de apuntar siempre “la estética de lo peor”. Ya lo decía Bertrand Russel, “ la habilidad del experto consiste en adivinar aquello que puede hacer creer que es personalmente novedoso, pero siempre que la gente pueda llegar a creerlo. Me temo que en estos tiempos hay demasiada gente escéptica hacia aquellos que no ofrecen propuestas más novedosas y estimulantes.

 

Sr. Haranburu, con todas las contradicciones que Usted pueda apuntar o contraponerme, me dará al menos licencia para que piense diferente que Usted o al menos piense “sensu versus”, diferenciado a su sentimiento, es decir, en otro sentido, y me permitirá que mi teoría la quiera aplicar a la modernidad del siglo XXI y no a ideas trasnochadas del nacionalismo decimonónico ultramontano que acaso pudiera apuntar Ud. sobre mí parecer.

 

Pero volvamos a la trompera y quitemos la sordina. Tomemos aire y soplemos fuerte. Empieza la función. Es mi deseo que tengamos la mejor orquesta del mundo, cultivarnos día a día, superarnos, y competir con lo más granado del mundo mundial.

 

Permítame pensar que Usted y yo no queremos aplicar “tolerancia cero”- en voluntades, derechos y deberes, sino más bien deseamos apertura de pensamiento y obra. Aunque su pensamiento pueda contraponerse al mío, no quiero ser diferente a Usted, tan sólo deseo ser como Ud. Un vasco universal, pero, con un pequeño pequeñísimo matiz. Ud. quiere pasar por el cedazo peninsular yo aspiro algún día pasar o traspasar sin ese tamiz.

 

El pueblo vasco nada y rema en ríos mansos y revueltos hacia aguas grandes y profundas, el agua va cogiendo velocidad día a día. El pueblo vasco camina en una sonoridad propia y desea que su música pueda oírse en nuestra tierra, en España y en el mundo. Más tarde o más temprano se deberá tomar la decisión de hacia dónde quiere navegar nuestro barco, hacia el ancho Mar Mediterráneo o hacia el más ancho Oceano Atlántico. Este pueblo tiene la necesidad de elegir su viaje y su destino. Y no se trata de forzar nada a nadie. Es cuestión de saber su voluntad en el más amplio sentir democrático. “Itsasoak badu esperantzarik” Haramburu jauna.

 

Y es claro que Euskal Herria camina hacia aguas internacionales, con el ánimo de construir su propia orquesta, por tanto, se acabaron los tiempos de poner sordina a la trompeta.Este sonido, a veces menospreciado como tribal, hay a quien le duele porque sabe a identidad y a historia propia, sustraída por un impulso vulgar y desprovista de reflexión intelectual. Prefieren el silencio de los sonidos preciosos de notas vagas y difusas, porque esas armonías claras y vibrantes recogen reivindicación y anhelos legítimos y pueden descubrir otras expresiones que hoy están interesadamente veladas y silenciadas.

 

Obligar a sentir lo que no se siente no tiene sentido y cada uno elegirá la música que quiera oír. Yo por de pronto seguiré tocando la trompeta, sin sordina, claro está, quizás se cansen de mí o quizás les guste las notas armónicas de mi trompeta y se enamoren de mi música. Hay un dicho arratiano que viene al caso: “mihin bako arrana ugerrak jan”. “ el cencerro sin badajo se enroña”

Viejos tiempos nuevos

Viejos tiempos nuevos

Carlos Slim, el hombre más rico del mundo propone desterrar la clásica jornada de ocho horas e implantar una de 10 ú 11 horas. Pero nada de cinco días a la semana, sino solo tres. Esto me recuerda que hubo una antigua civilización de cuyos orígenes es el euskera en el que el calendario laboral, digamos que el trabajo activo o productivo era de tres días: astelehena (primer día de la semana), asteartea,(entre semana) asteazkena (fin de semana). El jueves(Osteguna/Eguena ) día de adoración, meditación, oración a Dios, al universo. Viernes (Ostirala/Bagerikua) devoción, oración a nuestros antepasados. Larunbata (Un cuarto de mes lunar) adoración a la luna como regenta, fecundadora y avivadora de la naturaleza, y el domingo(igande) día de paso, descanso.

Claro está, tres días de trabajo productivo y tres días de trabajo intensivo reflexivo-meditativo, o llamémosle de estudio, nuevas iniciativas y distintas actividades lúdicocreativas. “Ora et labora”, y el séptimo día descanso semanal. Lo cierto es que viviríamos inmensamente más felices en este nuevo orden de espíritu matriarcal, seríamos más sabios siendo mas conscientes de por qué y para qué estamos. Tendríamos la libertad y la capacidad de una visión más amplia en lo que emprendamos, optaríamos al trabajo como motivo más que como sacrificio y abundaría el empleo.

Slim afirma que el trabajo es una responsabilidad social y una necesidad emocional y que la edad de jubilación se podría alargar. Tampoco importaría tener este modus vivendi permanente hasta que flaqueen las fuerzas. ¿Será que tenemos la clave para un nuevo orden mundial? Interpretar bien los signos nos podría llevar a otra forma de pensamiento y de modelo de actuación para la mejora del bien común.

El tema suena a utópico y mucho es lo que tendría que cambiar, tendríamos que cambiar, pero el capitalismo patriarcal está unido a la ambición, al poder y al dinero como únicos baluartes de la vida. Y la vida es algo más, mucho más. Las crisis son calamitosas pero siempre traen nuevas oportunidades. Nuestro quehacer es seguir las consignas establecidas e impuestas como únicas. Sabemos cómo estamos y lo peor, nada ni nadie nos dice que vayamos a mejor. La pasividad y el “laisser faire” no conduce a nada. El tema es dónde queremos ir y de qué forma.

La realidad es la que es y las propuestas utópicas imperan sólo cuando el agua llega al cuello y no hay otras salidas. No sé si estamos lejos de ello, no soy ni mago ni agorero pero el futuro pinta gris y el cambio en nuestra manera de pensar y actuar es tan necesario como evidente. “Roma no se hizo en un día”, pero quizás es hora de mirar más atrás para seguir adelante.

Es evidente la inquietud social existente por el posible derrumbe del nivel de vida y de los logros alcanzados por el progreso. Abogar por un cambio de funcionamiento, ayudaría al capitalismo a resolver uno de los problemas estructurales: las injusticias sociales que derivan en cuotas de miseria. Y en el despiste global de por dónde tirar, estamos en un cambio permanente de nuevas tecnologías, pero lo nuevo se habrá de reforzar con parámetros que nos lleven a la motivación y a la esperanza colectiva más que a la práctica insolidaria del sálvese quien pueda.

Ante el sistema imperante del capitalismo patriarcal, que basa su “status quo” en las finanzas especulativas pero que no encuentra salida a la crisis que él mismo ha creado, el futuro orden mundial debía de acercarse al espíritu matriarcal de avivar la concordia y fomentar oportunidades sociales básicas, promoviendo la creatividad bajo las bases democráticas de protección matriarcal e impulsando la interculturalidad entre las personas y los pueblos. “De mi madre aprendí el sentido de la justicia, la prudencia y la sensatez” dice Slim. Esperemos que el genio femenino que nos habla el Papa Francisco se integre también de lleno en las decisiones de la iglesia y promueva el cambio necesario.

El relativismo y la pérdida de valores subyace dentro de toda crisis y hoy los propios medios de comunicación fomentan la ridiculización de los valores morales. Y la desacralización según Mircea Eliade es la plaga psicológica que aqueja a la moderna civilización. Tal y como nos explicaba el sabio de Otxandio -Bittor Kapanaga -, nuestro devenir humano en la tierra: IZ(ser), In(Hacer), Il(Morir) se sustenta bajo la composición de los fonemas AR/UR y sus derivados(apegados al ser, a la tierra y a sus frutos), y GO(Espíritu, cielo, Dios, deseo, fuerza interna…) como alimento de fuente energética.

Pero, más allá de disquisiciones teórico-filosóficas, antropológicas, lingüísticas o teologales, en las decisiones políticas está todo, y el orden mundial, si ha de cambiar, nos ha de llevar a vidas más justas y más dignas y no a lo que nos ofrece la indignidad del modus operandi chino. Para ese cuento, nos quedamos con el que tenemos, que aunque estando como está, de nosotros depende que no empeore.

En fin, le diremos al hombre más rico del mundo que tenemos la fórmula que utilizaban nuestros ancestros euskaldunes, los más antiguos habitantes de la vieja Europa. ¿Slim prohombre de las finanzas y otros de su corte optarían por este cambio global? ¿Tendrían como principio la equidad? ¿Se acogerían y ponderarían el espíritu humanista? ¿Pondrían el cascabel al gato?. Ya, no me digáis las respuestas, ni me llaméis iluso pero estoy leyendo “Bizitza Amets”, “la vida es sueño” de Calderón de la Barca, magistralmente traducido por Xabi Paya y he pensado que quizás Slim debiera saber que hubo un día muy lejano por estas tierras en el que trabajaban tres intensos días y meditaban otros tres. Todavía recuerdo el recitado: ¿Qué es la vida? Un frenesí, ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Gontzal Mendibil

 

Un Cambio Necesario

Un Cambio Necesario        

Carlos Slim, el hombre más rico del mundo propone desterrar la clásica jornada de ocho horas e implantar una de 10 ú 11 horas. Pero nada de cinco días a la semana, sino solo tres. Esto me recuerda que hubo una antigua civilización de cuyos orígenes es el euskera en el que el calendario laboral, digamos que el trabajo activo o productivo era de tres días, astelehena(primer día de la semana), asteartea,(Entre semana) asteazkena(fin de semana) El jueves(Osteguna/Eguena ) día de adoración, meditación, oración a Dios, al universo. Viernes(Ostirala/Bagerikua) devoción, oración a nuestros antepasados. Larunbata(Un cuarto de mes lunar) adoración a la luna como regenta, fecundadora y avivadora de la naturaleza y el domingo(igande) día de paso, descanso.

Claro está, tres días de trabajo productivo y tres días de trabajo intensivo reflexivo-meditativo, o llamémosle de estudio, nuevas iniciativas y distintas actividades lúdico creativas. “Ora et labora”, y el séptimo día descanso semanal. Lo cierto es que viviríamos inmensamente más felices en este nuevo orden de espíritu matriarcal, seríamos más sabios siendo mas conscientes de por qué y para qué estamos. Tendríamos la libertad y la capacidad de una visión más amplia en lo que emprendamos, optaríamos al trabajo como motivo más que como sacrificio y abundaría el empleo.

Slim afirma que el trabajo es una responsabilidad social y una necesidad emocional y que la edad de jubilación se podría alargar. Tampoco importaría tener este modus vivendi permanente hasta que flaqueen las fuerzas. ¿Será que tenemos la clave para un nuevo orden mundial? Interpretar bien los signos nos podría llevar a otra forma de pensamiento y de modelo de actuación para la mejora del bien común.

El tema suena a utópico y mucho es lo que tendría que cambiar, tendríamos que cambiar, pero el capitalismo patriarcal está unido a la ambición, al poder y al dinero como únicos baluartes de la vida. Y la vida es algo más, mucho más. Las crisis son calamitosas pero siempre traen nuevas oportunidades. Nuestro quehacer es seguir las consignas establecidas e impuestas como únicas. Sabemos cómo estamos y lo peor, nada ni nadie nos dice que vayamos a mejor. La pasividad y el “laisser faire” no conduce a nada. El tema es dónde queremos ir y de qué forma.

La realidad es la que es y las propuestas utópicas imperan sólo cuando el agua llega al cuello y no hay otras salidas. No sé si estamos lejos de ello, no soy ni mago no agorero pero el futuro pinta gris y el cambio en nuestra manera de pensar y actuar es tan necesario como evidente. “Roma no se hizo en un día”, pero quizás es hora de mirar más atrás para seguir adelante.

Es evidente la inquietud social existente por el posible derrumbe del nivel de vida y de los logros alcanzados por el progreso. Abogar por un cambio de funcionamiento, ayudaría al capitalismo a resolver uno de los problemas estructurales: las injusticias sociales que derivan en cuotas de miseria. Y en el despiste global de por dónde tirar, estamos en un cambio permanente de nuevas tecnologías, pero lo nuevo se habrá de reforzar con parámetros que nos lleven a la motivación y a la esperanza colectiva más que a la práctica insolidaria del sálvese quien pueda.

Ante el sistema imperante del capitalismo patriarcal, que basa su “status quo” en las finanzas especulativas pero que no encuentra salida a la crisis que él mismo ha creado, el futuro orden mundial debía de acercarse al espíritu matriarcal de avivar la concordia y fomentar oportunidades sociales básicas,    promoviendo la creatividad bajo las bases democráticas de protección matriarcal e impulsando la interculturalidad entre las personas y los pueblos. “De mi madre aprendí el sentido de la justicia, la prudencia y la sensatez” dice Slim. Esperemos que el genio femenino que nos habla el Papa Francisco se integre también de lleno en las decisiones de la iglesia y promueva el cambio necesario.

El relativismo y la pérdida de valores subyace dentro de toda crisis y hoy, los propios medios de comunicación promueven la ridiculización de los valores morales y la desacralización según Mircea Eliade es la plaga psicológica que aqueja a la moderna civilización. Pero, más allá de disquisiciones teórico-filosóficas o teologales, en las decisiones políticas está todo y que el orden mundial, si ha de cambiar, nos lleve a vidas más justas y más dignas y no a lo que nos ofrece la indignidad del modus operandi chino. Para ese cuento, nos quedamos con el que tenemos, que aunque no es bueno, de nosotros depende de que no empeore.

En fin, le diremos al hombre más rico del mundo que tenemos la fórmula que utilizaban nuestros ancestros euskaldunes, los más antiguos habitantes de la vieja Europa ¿Slim prohombre de las finanzas y otros de su corte optarían por este cambio global? ¿Tendrían como principio la equidad? ¿Pondrían el cascabel al gato?. Ya, no me digáis las respuestas, ni me llaméis iluso pero acabo de comprar “Bizitza Amets”, “la vida es sueño” de Calderón de la Barca, magistralmente traducido por Xabi Paya y he pensado que quizás Slim debiera saber que hubo un día muy lejano por estas tierras en el que trabajaban tres intensos días y meditaban otros tres. Todavía recuerdo el recitado: ¿Qué es la vida? Un frenesí, ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

                                                                                                                                   Gontzal Mendibil

LA GRAN ESTAFA

Muchos son los que han caído y están cayendo en desgracia con la crisis, originada por personas concretas apoyadas por un sistema que permite el engaño, el robo y la corrupción a destajo. Y lo penoso es que la mayoría de los culpables de abocarnos a la situación actual salen indemnes.

 

Tengo la impresión de que ante el despotismo actual del poder económico amparado por el poder político que sigue a pies putillas los dictados de las grandes corporaciones y los intereses económicos de las multinacionales, hay un regreso al feudalismo.

El capitalismo financiero con su objetivo de obtener más y más beneficios a costa de lo que sea y como sea, nos lleva inevitablemente a la época feudal. El monstruo financiero da las órdenes y reclama lo que dice ser suyo. Es el emblema alegórico de un ambiente dramático que lo pintó Rubens: “Saturno reclama comida y devora a su hijo”.

Sabemos que en la época feudal se cometían atrocidades y que muchos ladrones acababan en la ahorca. Pero en palabras de Elias Canetti, “en el mundo moderno será más fácil empezar una guerra nuclear que colgar a un hombre de una farola”.

Lo cierto es que la época de la especulación y el puro beneficio económico con el único fin del enriquecimiento de unos pocos,  nos ha traído a estas circunstancias. Se ha instaurado la política económica de que el ser humano sirve al capital y no al revés, y estas están siendo sus dramáticas consecuencias: Mezquindad, ruindad,   podredumbre moral que depara inevitablemente en altas cuotas de pobreza, desempleo y profunda desigualdad social.

Se supone que estamos en época civilizada y que la esclavitud se abolió en tiempos muy remotos. Pues no, hoy en día y cada vez con mas fuerza, la esclavitud y la sumisión hacia los poderes establecidos es la norma. Y somos débiles porque somos esclavos, y somos esclavos por ser débiles.

Y lo triste es que no hay rectificación en la política económica a seguir, cada vez más lejos del significado de la democracia y la justicia social. Las grandes corporaciones financieras, las grandes cadenas controlan la economía productiva, y este capitalismo financiero supone cada vez menos empleo y menos proyectos que puedan salir a flote, porque es evidente que se ayuda al que más tiene y se hace leña del árbol caído. Esta es la decadencia del Occidente: La clase baja malvive de paupérrimas ayudas y la clase media va rumbo a la beneficencia.

La desigualdad aumenta a costa del crecimiento económico de unos pocos y esto no hará que se reactive la economía. Y en esta época de obtención de lucros y ostentación, hablar de ética y humanismo en ciertos ámbitos incomoda.

Hay que proteger a las grandes corporaciones, a los bancos, a las grandes firmas, hay que proteger al sector más pudiente, para que el pequeño esté sumiso de por vida o simplemente desaparezca del mapa. Es obvio que el poder político está sumiso al poder económico.

Los bancos, por mucho que se nos haga ver otra cosa, se cierran en bloque a la hora de conceder créditos a empresas con proyectos en vías de salida pero que por falta de financiación se estancan. Y lo cierto es que si no hay crédito financiero, pocos puestos de trabajo se pueden crear y poco se puede crecer. Esta es la gran contradicción, las grandes corporaciones prescinden de sus empleados y los pymes y emprendedores se ahogan porque se les restringe la financiación.

Los bancos que han sido mimados y muchos de ellos rescatados, tienen como único objeto sanear sus arcas y subir mes a mes, año a año sus beneficios, pero sin que en su atribución puedan facilitar crédito a aquellos emprendedores que harán mover la economía real, la economía productiva de la calle. Y mientras, los desmanes cometidos son muchos, escándalos financieros, sueldos millonarios exorbitantes, banqueros corruptos implicados en la usurpacion de dinero público y en la apropiación indebida del dinero de sus clientes. En definitiva, estafa al ciudadano de a pié.

Y ante la protesta ciudadana de que “poco podemos hacer”, porque “el sistema está corrupto”, no nos puede caber sólo la resignación, porque de nuestra debilidad y atonía se alimenta y se engrandece el corrupto. Conozco a más de uno, y bien cerca de nosotros, que después de robar y estafar a ciudadanos normales, se pasean tranquilamente por la calle, amparados por la ley que les ha permitido el engaño, y que su falta de escrúpulos la utilizan como señal de fortaleza. La corrupción como virtud de sus vilezas.

Esclarecedoras las palabras de Toni Servillo, actor protagonista de la película italiana “La Gran belleza”, “El delito moral se ha convertido en una cosa normal de todos los días. Que forma parte del presupuesto familiar. Las consecuencias son terribles. Se alimenta la falta de esperanza y, sobre todo, la falta de confianza. Hemos dejado de creer. Ya no se cree ni en nada ni en nadie. El resultado es que vivimos en esta absoluta incertidumbre”.

Siempre he creído que estamos obligados a atisbar algún hilo de esperanza para que el futuro nos pueda traer nuevas luces. Pero lo que tenemos día a día es descredito en el género humano que fácilmente se corrompe. El comportamiento humano se ve muy claramente en época de crisis.

Hablemos claro, el sistema está quebrado. ¿De qué democracia y de qué justicia hablamos cuando las decisiones están en manos de unos cuantos poderosos que solo se guían por su beneficio privado peroque ahogan las miles de iniciativas privadas y el dinamismo de la sociedad?.

Lo que no cabe duda es que no sólo con buena voluntad se consiguen las cosas y que son muchos los ciudadanos de a pié y los gremios que viven en la precariedad absoluta, el mudo cultural es uno de ellos.

 

Ante la impotencia, frustración y desprotección que viven muchos ciudadanos de a pie y ante la falta de liderazgo moral y coraje político para enfrentarse a la oligarquía financiera. Ante tal circunstancia, repito, la resignación es mala consejera. Y abandonar “la casa del padre” es aceptar que poco se puede hacer aquí. Una pena, pero es lo que cada día se oye en la calle. ¿Así se acaba la historia…?

 

Gontzal Mendibil

Cuando el agua se convierte en Diluvio

Cuando el agua se convierte en Diluvio

 

“Somos un pueblo, sí somos un pueblo que va rompiendo sus cadenas” cantábamos en los Kantaldis de los años 1975-1976. Lo que vivimos hasta entonces parecía que había llegado a su fin, venían otros aires, el futuro estaba necesitado de nuevas ventanas. Así, muchos poemas los convertimos en canción. La canción llegó a ser la expresión popular del momento.

 

Recuerdo que en aquella época, íbamos a cantar muy a menudo a diferentes ciudades de España. Los vascos teníamos aceptación. Como si fuéramos los precursores de un mañana, nos recibían con entusiasmo y encandilábamos al público con nuestras canciones. Se respiraba solidaridad y cercanía, y cantar en euskera en España no era impedimento alguno. Era época de aperturas y nos adaptamos a ella.

 

Luego, al repartir el mismo café para todos e instaurar y glorificar el pensamiento único, las cosas se taparon con un manto de mentiras y medias verdades. Se abrieron algunas puertas pero se cerraron ventanas. El único problema que tenía España y del que se alimentó fue el discurso de “demócratas y violentos”. Las cosas empezaron a torcerse y a complicarse de una manera violenta. La convivencia se enturbió. Todo se tensó.

De dolor en dolor y de problema en problema todo se nubló. Se cortó la conveniencia de ofrecer la creatividad que distara del pensamiento uniforme. Muchas veces me preguntaba que, si España era de verdad un estado de naciones, por qué no se les daba opciones a artistas euskaldunes para que el público español pudiera ver, entender y escuchar también otra cultura que a buen seguro ignoraba porque jamás se le dio la oportunidad de que llegara a él. Pero aceptar este planteamiento de lo diferente, implicaba cambiar las normas del pensamiento único, por tanto no era ni necesario ni aconsejable. Y no, no era casualidad tal decisión. Desde el punto de vista de la uniformidad imperial del estado tal decisión era un cálculo muy medido. Por otra parte, la permanencia de ETA hacía que la tensión aumentara y posiblemente su actividad violenta fuera un buen pretexto para acallar u ocultar muchas otras cosas.

 

Y ante el estancamiento y la inmovilización, nosotros seguimos cada uno en su quehacer organizándonos en la medida de nuestras posibilidades y de nuestra propia voluntad, abriendo espacios culturales y buscando salidas a nuestras dificultades. Ahora, estamos aquí, en un nuevo ciclo, en un camino que hemos venido construyendo paso a paso, gota a gota, en un río que convirtiéndose en diluvio fluye hacia el mar. El agua ha resquebrajado la tierra y hemos encontrado ranuras y hay una opinión extendida de que estamos en los prolegómenos de una nueva época. En este contexto, florece una ilusión en amplias capas de la sociedad vasca y el pensamiento de que actuando con sentido común estamos más cerca de conseguir nuestra soberanía como pueblo.

 

Así pues, si la política está para el servicio del ciudadano, les pediremos a nuestros políticos que atiendan las peticiones del sentir mayoritario para que no se instaure la frustración, y fomenten a su vez la cultura de lo singular y lo diferente, más allá del pensamiento y la moda de lo uniforme. Obviamente actuando con todo el sentido común, con tiento e inteligencia. Fomentar la ilusión y gestionar el bienestar de los ciudadanos sería su labor y la nuestra pedir que ello se materialice.

 

“Ahora es el momento” me comenta más de uno, rememorando la letra de la canción “Bagare”. Los momentos y las oportunidades van y vienen y el quehacer más valioso y oportuno de la política ha de ser el de crear ilusión. La ilusión lo mueve todo, incluso la economía, hoy tan apática y desangelada. Sin pecar de iluso, la ilusión y la materialización de los sueños nos trae la fuerza y el espíritu para seguir adelante. Y es la que nos dará réditos. Es obvio que se han de respetar los derechos de todos, pensemos como pensemos, pero, que prevalezca la opinión y la decisión mayoritaria de este pueblo. Es evidente que estamos en una nueva época, pero los nuevos ciclos necesitan de nuevas formas de actuación. No podemos movernos en lo de siempre para arreglar los problemas de siempre.

 

Y cuando el agua se convierte en diluvio se le ha de abrir nuevos canales, o si no, encontrará la salida por sus propios medios. El río siempre va hacia el mar. Es su destino. Y así vamos en el riachuelo, y nadamos en él, vamos deshaciéndonos de los rastrojos y de los cercados, y regando a su vez el entorno. Perdiendo terreno y ganando, señal de que estamos vivos. A veces el riachuelo se convierte en río fluvial siendo el júbilo y alegría de sus habitantes porque ven florecer su jardín. Es cierto que quien no ha sembrado en esta tierra y para esta tierra, no obtendrá retoño alguno ni verá florecer tal jardín.

 

Abrámosle pues los canales al agua que va río abajo hacia el mar. Porque ya se sabe que el agua que se estanca se enturbia, al igual que la tierra no labrada. Y quienes prefieran el inmovilismo o el estanque turbio al fluir del agua, quiénes hacen oídos sordos al clamor del pueblo y no quieren dar paso alguno, o quieren retrotraernos a épocas nada gratas, poco o nada tienen que aportar en el devenir de nuestro pueblo.

 

En una solución final de épocas turbias y comienzo de nuevo ciclo donde nos lleve a una plena convivencia, se habrá de estar dispuesto a la escucha y a la apertura de muchas situaciones que parecían imposibles hace un tiempo, donde la venganza nunca puede ser buena consejera. En el nuevo y necesario contexto de que la convivencia sea el pan de cada día, se habrán de aceptar otras formas posibles de ver y entender el presente-futuro de este pueblo que habrá de ser lo que sus habitantes quieran que sea y en la forma que sea.

 

Y si la canción fue en épocas pasadas expresión de lo que acontecía en el pueblo, qué duda cabe que hoy en día el bertsolarismo y los bertsolaris han ocupado por sus propios méritos esa parcela, siendo estos los portavoces de la expresión popular euskaldun, de ese río convertido en diluvio. Nuestros bertsolaris con su habilidad y buen juicio, desde su forma expresiva conectan con el sentir del pueblo, y nos ofrecen esa luz necesaria para seguir adelante. Son capaces de ponerse en situaciones a veces antagónicas y poniéndose en ese lugar dar salida a cada uno de los temas previstos e imprevistos, aun siendo muchos de ellos de no fácil solución.

 

Interpretan acertadamente cualquier coyuntura de la mejor de las maneras posibles. Poniéndose en contextos de toda índole y enfrentándose a múltiples cuestiones, deleitándonos en la forma y fondo del mensaje. Y en la medida en que son capaces de expresar nuestra vieja alma vasca, captan nuestro sentir, y el pueblo les entiende. Enhorabuena a nuestros bertsolaris porque han sabido avivar el fuego de la madre y adaptar y atraer el ser del alma vasca, la esencia de nuestra cultura euskaldún.

 

Bien decía Oteiza que nuestro desafío ha de ser la cultura. Y eso decimos, en este tiempo donde la necesidad de la cultura y la necesidad de los creadores y su empuje, salvo el bertsolarismo ha decrecido notablemente. Y en este esfuerzo de afianzar los deseos de la mayoría de este pueblo, cuando el río se ha convertido en diluvio, hacemos la pregunta: Quousque tandem abutere patientia nostra?  

 

                                                         Gontzal Mendibil

 

 

 

 

Cuando el agua se convierte en Diluvio

Cuando el agua se convierte en Diluvio

 

“Somos un pueblo, sí somos un pueblo que va rompiendo sus cadenas” cantábamos en los Kantaldis de los años 1975-1976. Lo que vivimos hasta entonces parecía que había llegado a su fin, venían otros aires, el futuro estaba necesitado de nuevas ventanas. Así, muchos poemas los convertimos en canción. La canción llegó a ser la expresión popular del momento.

 

Recuerdo que en aquella época, íbamos a cantar muy a menudo a diferentes ciudades de España. Los vascos teníamos aceptación. Como si fuéramos los precursores de un mañana, nos recibían con entusiasmo y encandilábamos al público con nuestras canciones. Se respiraba solidaridad y cercanía, y cantar en euskera en España no era impedimento alguno. Era época de aperturas y nos adaptamos a ella.

 

Luego, al repartir el mismo café para todos e instaurar y glorificar el pensamiento único, las cosas se taparon con un manto de mentiras y medias verdades. Se abrieron algunas puertas pero se cerraron ventanas. El único problema que tenía España y del que se alimentó fue el discurso de “demócratas y violentos”. Las cosas empezaron a torcerse y a complicarse de una manera violenta. La convivencia se enturbió. Todo se tensó.

De dolor en dolor y de problema en problema todo se nubló. Se cortó la conveniencia de ofrecer la creatividad que distara del pensamiento uniforme. Muchas veces me preguntaba que, si España era de verdad un estado de naciones, por qué no se les daba opciones a artistas euskaldunes para que el público español pudiera ver, entender y escuchar también otra cultura que a buen seguro ignoraba porque jamás se le dio la oportunidad de que llegara a él. Pero aceptar este planteamiento de lo diferente, implicaba cambiar las normas del pensamiento único, por tanto no era ni necesario ni aconsejable. Y no, no era casualidad tal decisión. Desde el punto de vista de la uniformidad imperial del estado tal decisión era un cálculo muy medido. Por otra parte, la permanencia de ETA hacía que la tensión aumentara y posiblemente su actividad violenta fuera un buen pretexto para acallar u ocultar muchas otras cosas.

 

Y ante el estancamiento y la inmovilización, nosotros seguimos cada uno en su quehacer organizándonos en la medida de nuestras posibilidades y de nuestra propia voluntad, abriendo espacios culturales y buscando salidas a nuestras dificultades. Ahora, estamos aquí, en un nuevo ciclo, en un camino que hemos venido construyendo paso a paso, gota a gota, en un río que convirtiéndose en diluvio fluye hacia el mar. El agua ha resquebrajado la tierra y hemos encontrado ranuras y hay una opinión extendida de que estamos en los prolegómenos de una nueva época. En este contexto, florece una ilusión en amplias capas de la sociedad vasca y el pensamiento de que actuando con sentido común estamos más cerca de conseguir nuestra soberanía como pueblo.

 

Así pues, si la política está para el servicio del ciudadano, les pediremos a nuestros políticos que atiendan las peticiones del sentir mayoritario para que no se instaure la frustración, y fomenten a su vez la cultura de lo singular y lo diferente, más allá del pensamiento y la moda de lo uniforme. Obviamente actuando con todo el sentido común, con tiento e inteligencia. Fomentar la ilusión y gestionar el bienestar de los ciudadanos sería su labor y la nuestra pedir que ello se materialice.

 

“Ahora es el momento” me comenta más de uno, rememorando la letra de la canción “Bagare”. Los momentos y las oportunidades van y vienen y el quehacer más valioso y oportuno de la política ha de ser el de crear ilusión. La ilusión lo mueve todo, incluso la economía, hoy tan apática y desangelada. Sin pecar de iluso, la ilusión y la materialización de los sueños nos trae la fuerza y el espíritu para seguir adelante. Y es la que nos dará réditos. Es obvio que se han de respetar los derechos de todos, pensemos como pensemos, pero, que prevalezca la opinión y la decisión mayoritaria de este pueblo. Es evidente que estamos en una nueva época, pero los nuevos ciclos necesitan de nuevas formas de actuación. No podemos movernos en lo de siempre para arreglar los problemas de siempre.

 

Y cuando el agua se convierte en diluvio se le ha de abrir nuevos canales, o si no, encontrará la salida por sus propios medios. El río siempre va hacia el mar. Es su destino. Y así vamos en el riachuelo, y nadamos en él, vamos deshaciéndonos de los rastrojos y de los cercados, y regando a su vez el entorno. Perdiendo terreno y ganando, señal de que estamos vivos. A veces el riachuelo se convierte en río fluvial siendo el júbilo y alegría de sus habitantes porque ven florecer su jardín. Es cierto que quien no ha sembrado en esta tierra y para esta tierra, no obtendrá retoño alguno ni verá florecer tal jardín.

 

Abrámosle pues los canales al agua que va río abajo hacia el mar. Porque ya se sabe que el agua que se estanca se enturbia, al igual que la tierra no labrada. Y quienes prefieran el inmovilismo o el estanque turbio al fluir del agua, quiénes hacen oídos sordos al clamor del pueblo y no quieren dar paso alguno, o quieren retrotraernos a épocas nada gratas, poco o nada tienen que aportar en el devenir de nuestro pueblo.

 

En una solución final de épocas turbias y comienzo de nuevo ciclo donde nos lleve a una plena convivencia, se habrá de estar dispuesto a la escucha y a la apertura de muchas situaciones que parecían imposibles hace un tiempo, donde la venganza nunca puede ser buena consejera. En el nuevo y necesario contexto de que la convivencia sea el pan de cada día, se habrán de aceptar otras formas posibles de ver y entender el presente-futuro de este pueblo que habrá de ser lo que sus habitantes quieran que sea y en la forma que sea.

 

Y si la canción fue en épocas pasadas expresión de lo que acontecía en el pueblo, qué duda cabe que hoy en día el bertsolarismo y los bertsolaris han ocupado por sus propios méritos esa parcela, siendo estos los portavoces de la expresión popular euskaldun, de ese río convertido en diluvio. Nuestros bertsolaris con su habilidad y buen juicio, desde su forma expresiva conectan con el sentir del pueblo, y nos ofrecen esa luz necesaria para seguir adelante. Son capaces de ponerse en situaciones a veces antagónicas y poniéndose en ese lugar dar salida a cada uno de los temas previstos e imprevistos, aun siendo muchos de ellos de no fácil solución.

 

Interpretan acertadamente cualquier coyuntura de la mejor de las maneras posibles. Poniéndose en contextos de toda índole y enfrentándose a múltiples cuestiones, deleitándonos en la forma y fondo del mensaje. Y en la medida en que son capaces de expresar nuestra vieja alma vasca, captan nuestro sentir, y el pueblo les entiende. Enhorabuena a nuestros bertsolaris porque han sabido avivar el fuego de la madre y adaptar y atraer el ser del alma vasca, la esencia de nuestra cultura euskaldún.

 

Bien decía Oteiza que nuestro desafío ha de ser la cultura. Y eso decimos, en este tiempo donde la necesidad de la cultura y la necesidad de los creadores y su empuje, salvo el bertsolarismo ha decrecido notablemente. Y en este esfuerzo de afianzar los deseos de la mayoría de este pueblo, cuando el río se ha convertido en diluvio, hacemos la pregunta: Quousque tandem abutere patientia nostra?  

 

                                                         Gontzal Mendibil

 

 

 

 

LA VIDA EN 6 LETRAS

   LA VIDA EN 6 LETRAS

 

Hace tres años que nos dejó el sabio de Otxandio, Bittor Kapanaga. Y amigos euskatzales, lingüistas, académicos de la lengua vasca y herededos de su legado nos hemos reunido estos años con idea de recoger su testigo y extender su patrimonio cultural y su memoria. Bittor nos legó más de 10 carpetas repletas de escritos: ensayos, un amplio temario y correspondencia epistolar, análisis lingüísticos sobre el origen del euskera, poemas etc. pero sobre todo para los que le conocimos, nos dejó la trascripción oral de su saber natural. Y dar a conocer todo ello es nuestra tarea.


En este artículo me valdré de sus afirmaciones. “Para desarrollar nuestro presente hacia el futuro, es necesario examinar el pasado” y ese era su objeto de estudio. “Todas las lenguas contienen un mensaje en su fuero interno, y el euskera tiene mensajes de atemporalidad sorprendentes; entre otros, respecto al pensamiento y la religión. ¿Hasta dónde utilizamos los caminos que nos aporta la lengua? ¿Hasta dónde podemos utilizarla?”.

Bittor aplicaba la lógica como eje central de sus afirmaciones. “Hay demasiados malos hábitos y el sistema imperante nos castra. Ocurre muchas veces que entre otras lenguas antiguas, el moderno latín, lo engulle todo, y son capaces de decir que la nieta ha parido a la abuela… y entonces no hay reflexión que valga”.

“También hay apologetas que afirman que todo proviene del euskera. Los convertidos en el purismo castrante nos han hecho un daño inmenso”. “Se ha de andar entre estos dos pareceres. No se puede decir inventando y tampoco se pueden tomar como verdad las mentiras que otros han inventado. Tenemos materia para redescubrir cosas y para denunciar las mentiras sagradas tomadas como verdad.” (Con sorna) ”Yo, después de las barbaridades que oigo pienso que el euskera es consecuencia de un meteorito que cayó aquí por casualidad y que como los champiñones ha ido creciendo.”

Bittor es dueño de afirmaciones interesantes. ”Respeto los sentimientos religiosos de cada cual, pero se ha de tomar la ciencia como eje y no las creencias o las opiniones. Creer en las cosas es bonito pero lo ha de aceptar nuestro interior” afirmaba. “El euskera nos muestra que el peso de la religión se ha vivido hasta nuestros tiempos. Todas las religiones contienen un mensaje para su pueblo.. ¿Y, nosotros? ¿de dónde venimos? He ahí la cuestión.

En una reciente entrevista le preguntaron al Papa Francisco. Algunos dicen de Ud. que es un revolucionario. “ la gran revolución es ir a las raíces y reconocerlas, afirmaba. Para el Papa actual no hay contradicción entre revolucionario e ir a las raíces y destaca la importancia de la identidad cultural. "Creo que la manera para hacer verdaderos cambios es la identidad. Descubrir la identidad es ir a las fuentes. Nunca se puede dar un paso en la vida si no es desde atrás, sin saber de dónde vengo, qué apellido tengo, qué apellido cultural o religioso tengo.”

Conversaciones entre Oteiza y Kapanaga. Oteiza: “ Tantos siglos y con tanto glorioso sirviente vasco; pienso a veces, dentro del sueño, cómo volver a nuestra Prehistoria, pero me despierto y vuelvo.”

Y Kapanaga escribe a Oteiza “Muy importante lo que me decía sobre el planteamiento del origen de la palabra y de su significado. Hemos de ahondar en la filosofía de la lengua sin afanarnos en tejer musarañas sobre su superficie, haciendo más difícil un estudio en profundidad. Yo admiro mucho más a Uds. que con intuición saben adentrarse en esos mundos y aciertan a ver a través de oscuridades. Por eso pienso en D.José Miguel Barandiarán y en Ud.”

 

Un mes antes de su muerte le pregunté:

-Que Bittor, ¿superaremos este embate?

-Lo estamos sobrellevando.

-Donde estamos Bittor? -Aquí estamos, con sopas en la mano y hablando castellano.

-¿Quien, Cuando y Cómo podemos cambiar esto?

-¿Quien? Nosotros

-¿Cuándo? .-Todos los momentos son provechosos.

-¿Cómo? Con La cabeza caliente y los pies en movimiento.

-Dónde vamos Bittor? –“Si supiéramos, la inteligencia es la madre de la paciencia y hay tan poca. Se ha de cambiar el sentido. No darse cuenta dónde estamos es grave. Pero no saber qué queremos es aun más grave.”

¿Quienes somos Bittor? -Una isla de una antigua civilización, una herencia tomada de ellos.

¿Qué tenemos? -Una raíz que tiene muchas ramas y muchos mensajes. Un fenómeno de valor universal. Estudiar e interpretar esos mensajes es lo que nos compete.

 

A nuestras preguntas, Bittor contestaba con respuestas concisas. “analizar el sentido morfológico de las palabras nos puede dar muchas respuestas aún no explicadas. “Kapanaga es para nosotros como el arquetipo del indio yaqui Juan, que tan bien nos describiera el antropólogo Carlos Castañeda. Es un referente del pensamiento ancestral euskaldun que, partiendo del origen y significado morfológico de las palabras, examinaba nuestro pasado y llegaba a conclusiones sorprendentes que aportan mucha luz a nuestro presente y futuro.

“En el euskera, siendo una lengua de trasmisión oral, hemos de adentrarnos más allá de los escritos que nos podrían dar referencias.” En opinión de Kapanaga, los primeros textos en euskera estaban en manos de sacerdotes y nos podrían llevar a limitaciones o a orientaciones predeterminadas que no traslucen siempre el verdadero sentir de las palabras.”

“ La biblia se escribió en un tiempo lejano. Cuando Abrahan sale de la ciudad de UR. De niños nos decían que la escribió Dios, ¿que era una historia de los hebreos? La mayor parte sí. El génesis se supone que lo cogieron de algún sitio. El caldeo, sumerio… tomemos lo que dice la biblia, pero entonces hemos de analizar la biblia. Porque, ¿para qué estamos?, para creérnoslo todo o para analizarlo?. En el génesis aparece Noe, que llevó su arca al monte Ararat, y se habla de sus hijos Sem, Can y Jafet, y los hijos de Sem: Ardaxat, Lud, Aram…” Para Bittor, estamos en los restos que quedaron del paso de una sociedad matriarcal a una sociedad patriarcal. UR(Hembra. AR(Macho)). El imperio de los urartios se fue extendiendo y muchas palabras sufrieron un arrastre. Bittor no paraba de reflexionar sobre todo ello. Pero en su opinión una casualidad detrás de otra hacen una causalidad, aunque medir en profundidad llevará tiempo y nos puede dar miedo.

Al sabio y/ o brujo de Otxandio muchos también le definíamos como Sócrates. Pocos filósofos habrá en el mundo que hayan sido capaces de resumir la vida en seis letras.

Bittor Kapanaga así lo resumió. Iz: ser. In: hacer, Il: Morir.

La lengua es la piedra que rueda y nos hace rodar.

Gontzal Mendibil

LA REPRESENTACIÓN DE UNA TRAGEDIA

LA REPRESENTACIÓN DE UNA TRAGEDIA

 

El impacto de la muerte violenta de Kepa Mailea y las graves heridas producidas a otras personas en el acto criminal en Santutxu ha sido brutal. “Bizitzak heriotza du zor/la vida está en deuda con la muerte” reza un refrán en euskera. Y así es, un hilo muy fino pende entre la vida y la muerte. Toda muerte inesperada es dolorosa, pero la muerte provocada es la que te deja sin palabras, sin explicación alguna. “A cualquiera pudo haberle tocado” nos decía la cuñada de Kepa Mailea en el tanatorio donde fuimos a despedirle. ¿Por qué a él? No hay explicación. Un hombre de diálogo, educador comprometido con su pueblo, con la cultura, con el euskera. Un hombre entregado, maestro afable y querido por sus alumnos y por quienes le conocieron en sus múltiples facetas.

 

Estoy seguro que Kepa quiso ejercer de mediador ante la locura asesina de Bijan, quiso interceder con la palabra, con el afecto. Pero la locura no entiende de palabras, no entiende de mediaciones, su punto de mira es provocar y hacer el mayor daño posible, enfrentándose a quien se opusiera en su objetivo criminal.

 

La muerte no repara en las bondades de la vida y en el buen hacer de quien intermedia. La muerte no repara en quien busca un diálogo desde el puro raciocinio. La vena asesina mata porque de algo se quiere librar. Resentimiento, rabia, odio, venganza… son tantas las sinrazones, pero el hecho es que el instinto asesino se despertó en alguien que aparentemente era normal; Callado, reservado y sin ningún atisbo de instinto de asesino.

 

Conocí a Kepa. Vivía y sentía la cultura vasca y acudía a muchos de los actos culturales. Kepa impulsaba y participaba activamente en muchos de ellos. Acudió al concierto de la presentación de mi último trabajo musical el Teatro Campos, justo un mes antes de que le asesinaran. Una auténtica pena que una locura inexplicable haya quebrado una vida tan viva y tan activa, tan solidaria y comprometida.

 

Y conocí a Bijan Alizadeh, el iraní que mató ese día a Kepa. Recuerdo a un hombre vergonzoso, solitario, prudente y aparentemente sereno con cara y actitud bondadosa, dispuesto a participar amablemente con todos. Nunca despertó ninguna sospecha ni en mí, ni en todos aquellos que estuvimos días ensayando y representando la vida del Padre Arrupe.

 

Siempre es difícil evaluar el comportamiento de alguien que no conoces a fondo, por eso digo que tan solo le conozco de los múltiples ensayos y las dos representaciones(Palacio Euskalduna y Loyola) que participó, haciendo de actor-figurante jesuita. Se prestó a llevar el hábito y organizar los preparativos del evento teatral, a quien iba ser proclamado general de los Jesuitas, el bilbaíno Padre Arrupe. El padre Arrupe que entre sus múltiples virtudes creó los JRS(Servicio Refugiado Jesuitas).

 

Es allí donde le conocí y donde el recién llegado a Bilbao Bijan Alizadeh se prestó gratamente a participar en el musical en honor al Padre Arrupe. Bijan, hoy es un asesino y también una víctima. Ha destrozado una vida, ha dañado varias vidas y ha truncado la suya propia. ¿Por qué? Supongo que su comportamiento asesino entrará dentro del estudio psiquiátrico de la patología esquizoide. Bjan estuvo un tiempo en la facultad de Bellas Artes de Bilbao, artista, así se le definió en la prensa.

 

Me topé en la entrada del tanatorio con el escultor Jose Angel Lasa quien fue profesor de Bijan, me comentó que era un chico ensimismado aunque enrabietado con un mundo que pudo parecerle hostil y que quizás desde su punto de vista tildaba de racista. El sociólogo Víctor Urrutia departía también con nosotros y nadie pudo sacar alguna conclusión de la posible causa de la tragedia. La crisis económica actual puede derivar en serios problemas sociales, pero el instinto asesino, es una causa psicopatológica que se escapa de toda fenomenología social. Es algo inconcebible que tiene que ver más con la psique humana.

 

No son las impresiones o los pareceres los que definen radicalmente al genero humano, sino son los hechos lo que le prueban, y en este caso parece que estamos ante un hombre fantasma, de mente enferma, donde al parecer la sociedad, toda sociedad se viste de enemiga y sale a combatirla, a matar desde la rabia incontenida, desde el odio feroz, sale en busca de muerte. Tristemente, demasiadas veces la realidad supera a la ficción. Bijan ha representado esta vez a un fantasma atrapado en su actitud asesina que distorsiona la realidad saliendo a degollar con un cuchillo de grandes dimensiones a quien encontrara en su camino.

 

La tragedia se consuma en la representación más rabiosa, vengativa y luctuosa que uno pudiera imaginar. El teatro de la vida se consume en tragedia mefistofélica. ¿Por qué ? Es algo que jamás sabremos. Ni qué desencanto en su vida pudo llevarle a ello. ¿Por qué ese ensañamiento con la gente indefensa? Lo que sí sabemos es que los hechos y la desgracia, en este caso real, como la vida misma que invita a la muerte y cuya representación ha sido salvaje e irracional nos lleva al abismo. El asesino y la víctima Bijan han representado un personaje real atrapado en una mente enferma y vengativa donde la muerte acaba con la vida, en un hecho  “inhumano” de degradación moral inexplicable.

 

Este desenlace no ha sido un simulacro, sino la propia vida que nos muestra su lado oscuro en su representación más dramática. Un hecho cruel que daña toda conciencia humana. Y ahora desde nuestra conciencia, llevaremos en nuestra memoria a Kepa. Y Bijan se habrá de topar con su demonio como alma en pena y luchar contra su propio enemigo el resto de su vida. En su agrio camino habrá de encontrar su propia transformación. Quienes les conocimos sentimos desconsuelo. ¡Qué pena!

 

Gontzal Mendibil

 

Euskal Kantagintza

EUSKAL KANTAGINTZA
Harrabotsa eta lotsa bizi du egunotan euskal kulturak eta bereziki euskal musikak. Harrabotsa hedabideetan, Eusko Jaurlaritzako kultur eragileen erabakien hanka sartzeen, erantzun kaskarren eta bestetikoen aurrean. 
Lotsa, azalpen desitxurosoak entzutean. Lotsa, jenderaren ulertezintasunaren aurrean, kultura kudeatzaileei pena hartu beharko bagenie bezala jardutean. Pena emango baligu bezala dirutza kobratu ostean, kritiken aurrean bere mintasuna agertzen duenak. Gertakizunek eta ikamikek, euskal kantagintzak oinak mindurik dituela adierazten dute eta bere izana indarge dagoela. Baina harritu gaituena zera da, Jaurlaritzako kultur kudeaketan ari direnek nola sinestarazi nahi diguten beren egindakoaren egokitasuna.
Nork du bere errealitate gordina bizi duenak baino ikuspegi argiagorik? Nork daki honen guztiaren berri?. Errealitate zorrotz hau bizi duenari ez zaio galdetzen eta horixe da, izan ere, benetako akatsa. Ez da hutsegite handiagorik entzun nahi ez izatea baino, eta entzuten ez dakienak ezer gutxi daki.
Kantagintzari dagokionez, gure ezbeharra adierazi beharrean aurkitzen gara. Nola irentsi lotsatu beharko luketenek bere betikoan jarraitzeko asmoa dutela?.Niri eta ni bezalako beste askori ere, ez digu Jaurlaritzako Kultura Saileko inork inoiz ezer galdetu gure egoeraz, gure nahiaz, gure proiektuez, gure kexaz. Kultura ideia bat dute, bide hori markatuta dute eta nola makurtuko dira ba sortzaileen iritzien bila, kritiko akritikoengana, hauengandik ezer iksateko modurik ez dute eta.
Kultura Sailburuak zera dio, ekintzak direla kontuan hartu beharrekoak. Pozik agertzeko motiboak ditu antza Azkarate andereak, baina hemen egia dena zera da, apenas dutela laguntzarik ez onespenik bertako artistek, eta musikari gehientsuek bizi nahi luketen moduan bizi ezin direnez, ahal duten moduan beharko dutela bizi. Kontura bitez, beraz, hamaika kezkatarako arrazoiak direla eta “arbolak ez duela orro egiten zentzunik gabe eta zergatik egiten duen itaundu beharko zaio”.
Dena den, oraingo hau guztia doministiku bat besterik ez ote den nago hainbesteko domestikazioaren aurrean. Zeren hemen, Euskal musikak katarro sarkorra du aspaldidanik, isilegian daramagun gaixoaldia. Eta kritika eta autokritika aspaldi batean isildua bada ere, hausnarketa serioetarako garaiak dira. Artista askoren egonezina nabaria da, ez da proiektu puntual baten gaia, harago doan gaia baita gertatzen ari dena. Esan dezagun behingoz, hitz ponpoxoak, ezer gutxirako balio izan dutenak darabiltzatela hemen. Eta antzerki hutsezko lotsarian gaude sartuak.
Kultura, herri baten bizkarrezurra dugu, arboladia naturaren arnasa den bezalaxe. Arbola bakoitza berean ari da hemen, bere ahaleginetan, ze zuztar burutuko, zein fruitu emango, zein adar zabalduko, ze gerizpe sortuko, baina arbola batzuk penaz bizi dira, eta arbola bati egindako kasu gehiegiak eta era berean arboladia ez zaintzeak ekarri digu arboladiaren orroa eta arboladi osoaren ikuste-inguruaren argitzea. Beraz, arbola baten bizia baino basoaren bizigaitza da aztertu beharko dena hemen.
Artista gehienak minez eta dolorez bizi diren bitartean, baloratzen ez dena baloratu behar denaren aldarrikapenetan bizi gara. Artista euskaldunak hutsaren hurrengo baitira eta Kanpokoak dakarzkigute gure kulturaren paseialdi polita eskeintzeko. Jaurlaritzatik dioskuen Interkulturalitatea, testuinguru honetan hitz hutsala da. Eusko Jaurlaritzako Kultura Sailak gure kantagintzarekiko aspaldidanik daukan deskonexia eta ezadostasuna adierazi nahi dut, ez besterik, eta hau dela eta, elkarrenganako mesfidantza larritu besterik ez da egin. Zertan datza orain lau urte hain ozen aideratu zen euskal kultura plana?. Bete ote du aipatutako helburu minimorik? Benetan izan ote du konexiorik sortze lanetan ari direnekin? Egia esan, ez da ezer berririk nabari, ez du ezer onik ekarri. Bada denbora beherapenetan sartua dagoena gure musika, arrazoi osoz aipatzen du Joseba Tapiak txikitua dagoela dioenean.
Musika industriaren panorama itogarria dela esateak ez du ezer berririk ekarriko gehienontzat. Euskal musika suspertzeko egiten ote deen ahalegin nahiko, hori da gakoa, zeren beste guztia, eskaparate hutsa litzateke, une bateko gardendasuna eta ekimen hanpatua, baina luzarora ezer gutxirako balioko duena. Egia zera da, aingeru guardakoak aspaldi abandonatu duela Euskal kantagintza.
Zer falta zaion euskal musikari galdetu diote oraintsu euskal musikari bati. Eta honen erantzuna: publikoa. Eta halaxe da, euskal musikak berpizteko bere presentzia nonahi areagotu beharko du, bestela jai dauka. Eta presentzia areagotzeko erakundeen laguntza behar du. Euskal musikak bao te du gure erakundeen babesik?, adibidez, har dezagun ETBren jarrera gure kantari eta musikariekiko. Minimon minimorun. Hutsaren hurrengo, lotsagarria!. Euskal musikari laguntzea ez da lagunok Gabonetako programazioan egiten den antzerkiam sukaldariak, pelotariak, futbolariak eta bestetikoak bertan halamoduz kantatzen ikustea. Pentsa bestela, kantari eta musikariok pelotan edoa sukaldean jardungo bagenu.
Gurea defenditu behar dela dioen esaldia bezalakoak hain suelto aideratzen direnean, kontura bitez zer ote den gurea eta geureak defenditze hori. Kontura gaitezen Gerona, orain egiten dugunaren seinale dela. Eta gauzak doazen eran, ez dakigu benetan gure seinalea aspaldian distortsionaturik ez ote dagoen.
Normaltzat hartu da, herri anormala den honetan, kultur programazioetan bertakoak gutxiengoa izatea, normaltzat hartu da jaietako programazioetan gure musika herri eta hiri gehinetan %10era ere ez heltzea. Normaltzat hartu da gure telebistak geure musika suspertzeko ezelako programaziorik ez izatea. Normaltzat hartu da inolako motibazio kanpainarik ez egitea. Normaltzat hartu da irratietan ere inongo kuotarik ez izatea eta gutxiengo batzuk izatea euskal musika aideratzen dutenak. Normaltzat hartzen den honetan guztian, nongo herrian bizi ote garen galdetu beharrean gaude, zein kultura mota babesten den. 

Inbidia diet beren kantua babesten eta goraltzen duten herrialdeei. Inbidia diot Andaluziari, Eskoziari, Canadari berea babesteko kuotak jarri dituzten herriei. Inbidia diet haiei, besteak beste, inongo konplexurik gabe berea goraipatzen dutelako. Inbidia diet norbere musika defenditzen dakiten herriei. Inbidia diet etxea zainduz, etxekoak zainduz mundura fruituak zabaltzen dituztenei. Inbidia diet usotegia zainduz lehioak zabaltzen dituzten horiei, usoak hegaletara bidaltzen dituztenei. Ez da ezergatik baina, euskal kantagintza gure ondarea da eta “galdu dugun kantua, pitin bat bada ere eskuratuko bada geure ahaleginez egingo da. Ez da ezergatik baina isiltzen dugun kantua, hiltzen dugun kantua da”.
Gontzal Mendibil

Gazte gera gazte

Gazte gera gazte

Gaztea nintzen, nerabea, eta Lourdes Iriondo Xabierrekin batera, Benito eta Mikel ere han zirelakoan nago. Igande eguerdi bat zen eta Arratiako Areatzan zegoen zinema aretoan zen kantaldia. Jendez gainezka, giroa ezin hobea, ilusioa bor-bor. Nik uste, huraxe izan zela zuzenean entzuteko aukera izan nuen lehen kantaldia. Amets egiteko aukera ederra eman zidan kantaldia eskaini ziguten Lourdesek eta hiru kideek. Gerora, noiz edo noiz elkarrekin izan ginen kantaldiren batean edo bestean. Ni sasoiko gaztea nintzen eta nire aurreko horiek gure maisu.
Gero, isildu egin zen Lourdes, bihotzeko gaixotasuna zuela eta; bere bihotzak ez zuen pasio gehiegirik behar, handiegia zuen bihotza eta bere adierazpide modua grinatsua zen, «hala egiterik ez badut hobe ez egin».
Kantatzea ez zitzaiola komeni eta, isiltasunean izan dugu urte luzeetan Lourdes. Euskal kantarien aitzindarietako bat zen, euskal kantagintzako garai bateko lorarik goxo eta preziatuena. Baina mututu zen halabeharrez, bizitzak behartu zuen hartara. Isildu zitzaigun Lourdes, eta isilagotu dugu guk.
Atzo bertan Jose Mari Iriondok zerau zihoen: «Ez da justiziarik egin Lourdesekin, inork gutxi omendu izan du. Ez Euskal Herriko Unibertsitateak, ez Urnieta bere herriak ere». Kexaka zebilen Jose Mari Iriondo. Ez dakit omenaldirik nahi izango zuen, edo haizea bezala bizitzea erabaki ote zuen. Guk haize horri galdetuko diogu, haizeak eramango ditu gure galderak eta ez digu erantzunik ekarriko.
Guretzat Lourdes, beti izan da gazte, eta «gazte garelako ez gaude konforme, mundu hobeago bat egin nahi genduke».
Zenbat aldiz irakurri ote dugu eta entzun ote dizuegu zeuri eta Xabierri: «Handia zarenean ikusiko duzu, ixilik egoteak zenbat balio dun. Jarrai zure bidetik, hobe da horrela. Gauza denen gainetik haizea bezala». Agur Lourdes.
GontzaL MENDIBIL

Paraboletan hitz egiten eban gizona

Paraboletan hitz egiten eban gizona


Gogoan daukat noiz eta zelan ezagutu neban euskal literaturak emon dauan poetarik handienetarikoa, aspaldi ni neu kantagintzan hasi barri nintzelarik, Durangoko azokan egin izan jakon omenaldian hainbat kantarik eta olerkarik omenaldi bero bat eskaini geuntzan gure poeta liriko handiari, 1977.urtea zan. 

Handik gerora, urte mordo batzuk igaro behar izan ziren bion arteko harremana sendoagotzeko eta biziagotzeko. Arantzazun izan zan, haraxe hurbildu nintzan, beragaz berbalditxo bat euki ahal izateko asmoz, ordurako irakurriak eta sentituak nituen berak idatzitako olerki gehientxoak, egia esan literaturari lotuta dabilenak eta nire kasuan kantagintzari, poesiarekin bat egitea ez da batere gatxa, noiz edo noiz hitzen goxotasunaz, beren esanguraz, hitzen estetikaz bat egiten dogu eta kantuan eta kanturako erabiltzen ditugu hitzak, kanturako hitzak bilatzen dabil kantaria eta; Gandiagaren kasuan halaxe izan da hainbat kantarirekin, baina horrez gainera, nire kasuan behintzat sorte handiagoa izan dut, Gandiaga bera dan bezalaxe ezagutzeko aukera izan dot, beren senean, izaeran, beren gizatazunean, eta egunerokotasunean sartzeko aukeratxo bat izan dot, hainbat alditan joana izan naz Arantzazura bera bisitatzera, nahi neban baino gitxiago dana dan, hainbat alditan bertan egunak pasatu izan dodaz, hango ixiltasunean murgildu asmoz eta gure poetak sentituko ebana deskubritu asmoz. Anakoreta dirudizu esaten eustan, han goiko seminarioan, kantuak sortze asmoz joan izan nintzenetan.
Gogoan daukat nire beraganako lehen bisita: egun ederra eta epela egoan, eta han ingurumaritik pasealditxo bat hartzera joan ginen biok, ¡goazen ba!, goiko terrazara, pena da seminario hau dagoen moduan ikustea, handi eta itxura barik geratu da jada ezertarako ez dalarik, seminario barruko hainbat artisten lanak: margoak, eskulturak eta abar erakutsi eustazan eta han artistek egin izandako urteetako lana. ¡begira! Nire lagun Egañarenak dira honeik, eta hau Eulaterena, hementxe pasatu ebazan bere lan egunak Jorge Oteizak, eta honaxe etorten nintzan agurtzera.
Eta terrazarantz gindoazen, goiko gela zabalean ebilen Pello Zabala, ordurako ba eukan eguraldiaren barriak iragartzeko tresneria, beste logelak utsik eta terraza handian paseatzen genbiltzen inguruaren edertasuna ikusiz. “¡Hauxe da nik daukadana, berau da nire bizia eta poza!, gazte gaztetan hona etorri eta bertaratu nintzan”.
Nik, berak zioena entzun eta entzun adi adi egonik, hitz bakotxa bere lekuan zelan jartzen eban sentituz eta deskubrituz. Entzuten ikasi naikean Gandiagarekin. Eta hantxe genbiltzan batera eta bestera, terraza luze haretatik inguruko paisaia ederra eta misteriotsua kontenplatzen, eta ordu laurdenetik ordulaurdenera Arantzazuko dorreko kanpai hotsa: RE, Sib, DO, FA, FA,DO, RE SIb….tan tan tan(SOL…) hamabiak, eta gu berbetan.
Berbetan jarraitzen gendun luzaroan, neke neke egin arte, hitzak present, natura aurrez aurre eta, halako baten orritxo bat jausi zan nonbaitetik haizeak erakarrita gure tartera. ¡Beitu! Orritxo hau, zelan jausi dan, zelan bizi izan jakon bizitzari, zelan eutsi izan jakon arbolari, naturari bizitasuna emonez, zelan lurretik sortu eta zelan berea egin eta barriro datorren lurrera, halakoxea da gizakion ibilera, lurretik sortu, biziari dangilixka aldi baten egon eta, barriro lurrera, lur sakonera.
Lurra eta orriari buruzko metafora nik diodan baino luzeago, ederrago eta goxoagoa zan, egia esan ni neu zur eta lur nengoan berau entzuten, hantxe eta holaxe deskubritu neban poeta, ha bai zela gozamena, sentimendu bizia, orritxo bati eskainia, gehienontzako ezereza dan orritxoari eta Gandiagarentzat bizia eta lilluragarria zana. Samin gozo bat daroat, orixkea ta xamurra/Samin gozo bat daroat edo, ostro laztanen agurra. Halan ba, berak zioen: loreak ez dira zabaltzen zentzunik gabe..Zergaitik diran..itaundu egin behar jake.
Gandiagaren begirada ez zen azalekoa, hala zioen berak: begiok zeiñen itxu direan bagenki, ez geunke begituko begiokaz beti./ Bihotzaren begiekin begiratzen eban, barruko sentiberatasuna agerian ageriz, eta sentitzeko jaioa danari ezer kendu ezin jako, zor diogu dana, sentiarazteko aukera eder hau izateagatik bakarrik.
Eta… Mundu hau askok eder ikusi daroe. Ai! baiña askok ikusi ainbat eder ete?
Gandiagak naturari berba egiten eutsan, lurrean lurra dan moduan lurrari sustraitua egoan. Beti berpizkundea zan, gartsuki maite eban bizia eta. Naturari lotutako poeta zan baina, ez zuen herriarengandik alde egin, gure herriaren zoriak kezkatzen eban eta, herri honen heldu nahiaren alde idazten eban adorez eta gogoz. Kemena eta ausardia jarri eutson askoan asko baina eta, edertasuna jartzen eban guztion gain. Panteismoa dakar fededunak,eta fedebakoak ere betetzen ditu poetak.

Barrua sendo, izatea goxo, berbetan xume eta egintzetan apal eta sakon. Berak esana da hitzik ederrenak paraboletan idatziak dirala, hitz gitxitan esandakoak balio handiagoa dauala, zenbat eta zenbatetan erabiltzen dogun alperretan hitza, zioan.
Eskultoreak harria zizelkatzen dauan modu beretsuan zaintzen ebazan hitzak eta honen esangura eta ondorena, ez eban hitz ponpoxorik bilatzen, neurriko eta eraberekoa baino ez, geroan irakurleari gorputza astinduko dautsan hitza, hitz neurtua eta gihartua. Kafkak ere horixe esan ei eban, gorputza astintzen dauana bakarrik irakurri behar litekeela. 

Ezer ez da berezkorik eta hitz bakoitzaren balioak emoten eutsan min eta ahalegin. Hitzaren arakatzea eta hitzaren portea barrutik etorri beharreko gauza zan, gorputza astindu behar zan horretarako, hitz bakoitzak bere esanahi berezia eukan eta. Berarentzat hitzik eta bertsorik ederrenak gorputz sakon-sakonetik datoz, ukabila bekokian jarri, begiak itxi eta hara, berebiziko hitzaren bila, berdin zan bi minutu edota hamar, baina trantzean jartzen zan une horretan gure poeta, hitz zentzundunagoa eta egokiagoa zein izan zitekeen bilatu asmoz eta era horretantxe josten eta janzten ebazan hitzak eta esaldi parebakoak. Hizkuntza eguneroko gozamena zan eta hantxe aurkituko zuen bere donaria.
“Arantza ganean jarri zindun norbaitek, Jarri gura zeinkedaz
Pago gizenean, orririk inoiz jausten ez jakon pago ezin, garbi ta gaztean. Elorrian zagoz irribarrezko triste irribarrezko elorrian.
Arkaitz gaineko elorrian”. Elorri berak lore ta arantzak…pozak miñen ume. Elorria gizakia zan, elorria herria da eta “bizitza sasi bat da/ larrosa eta arantza/, norbaitek arantzatik/ oratuten deutsa”.
Ingurua begietsiz eukan zoriona eta poza. Sentimendu biziz ikusmena zuen atsegin eta egunsenti hunkigarriak argia dakarkio, sentsazioak barneratuz eta hitzetan agertuz hobetuko eta edertuko ditu. Egunerokotasuna olerkia bihurtzen gutxik daki berak bezain garden eta berak bestean ondo, horrexegatik dakigu mendi bete gozamen eta bular bete maitasun eukala eskeintzeko. Nork zerk estaltzen du eguzkia? Ala eguzkiak berak hartu du/ argia gordetzen dion estalkia?/ Ala begietan dugu gaitzen bat argia ikusten uzten ez diguna.
Gizakia bera ezeren gainetik maite izango eban; kontatzera noatsue pasadizotxo bat honetaz: Arkazi bat egoan trakesturik Arantzazuko dorre eta haitzaren bitarteko pasealekuan eta hara non diñoan gure Gandik, arkazi hori kendu beharrekoa zala, Milikuaneko bere lagun Angel Marik ez eban sinesten Bitorianok egin behar zueneko hori, baina ez eban moztuko trakets egotegatik, ez itxuragatik, gizakiaren bati hak, min egin zaikealako baizik.
Holakoxea zan Bitoriano, minbera, leuna eta leuntzailea, ihardueraz lillurakor, sasian lore eta harkaitzean elorri, emonkorra eta adierazkorra, eta honelaxe argudiatzen ebazan bizitzan euki gaikeguzan ezbeharrak. Begietan igarten jakon argitasunaz, irribartsu esaten ebazan iritziak, baina irmotasun osoz, bere egintzetan ere tematia zan. Honeixek ziran ezaguera handiko olerkari bitxiaren ezaugarriak.
Atsegin izango dau Arantzazu, hantxe aurkituko dau poza, uda beroan zein negu hotzean. “Neguan besarkatu zindudanean-ai! Elorri ikaratu…/ Eta Udabarrian, arnas zuri bat legez zeu baiño gorago loratu zarenean, neure bihotza zara, pozak argitutako bion arkaitzean”. Egunsentiko paisaiaren argitasunak txunditu egingo dau, eta ilunabarrak malenkolia dakarkio irudimenaren oroimenean murgilduz. Aldi bakoitzari atarako dio haria, baina ardurak ere baeukazan konbentuko obedientzian eta han ebilen beti ernega eta urduri nork zaindu beharko dauan etxea eta etxe ingurua itaunduz. Konbentuko horma barruko lan-betebeharrak kezkatzen eutson. Eta etxeko lanak egin ostean dator hizkuntzarekiko lan-jolasa, hitzaren balioa eta hitzarekiko hausnarketa.

Bitorianok ez eukan inoiz askatasunaren ausentziarik, ernegua bai, tristezia eta mina ere aldian aldiz. Pozaldiak, zorion egunak gehiagoak ziran, atsekabe egunak baino. Denbora galtzen ikasi ez bazuen ere egonari eta oroimenari lotuko jakon gozamena, eta halaxe joian, bidea egiten eta bidean uzten guk geroan hartzeko eta eusteko berak itxitakoa. Poematxoak ba-doaz,/ zer nahi daben jakin gabe,/ neure arima hau bidez doan lez/, arantz eta lore.
Bizitzako xehetasuntxoak egingo eutson zorion. “Eguzki haundiaren ispillu txiki diran gauzak aituko dira”. Eta bizitza misterioa zan bezalaxe, Arantzazu misteriotsu da fededun gizonarentzat eta sortzaile sutsuarentzat. Arantzazuk harrapatzen bazaitu zaila da berarengandik alde egitea; eta horixe egin eutson Arantzazuk Gandiagari, baina bete betean, sinkronia berean mugitzen ziren biok Gandiaga eta Arantzazu, Arantzazu eta Gandiaga. Leku bizia fededunentzat, leku egokia artea eta edertasun sortzailearentzat. Ixiltasuna eta bakardadea dira eta sorkuntzan parte hartzen dutenen partaide, geroan izango diran bezalaxe, irakurle zein entzule. Beti zaroataz/ neugaz Arantzazu/ itzi-samin bakar/ gomuta argi gozo.

Zeru eta lur barrietarantz hartu dau abiadura, orain ez dau gehiago ernegatuko, bere negarrak eta zinkuriak gelditu dira behingoz, bere barruko minak plaust egin dau, baina eta hain gatx egiten jat berataz iraganean jardutea, hain mindu jaku bihotza. Nik badakit bera barik Arantzazu ere ez dala bardin, Arantzazuko bere hurko lagunak hutsik geratu dirala, Nik badakit Arantzazura hurbiltzean Gandiaga ez egotean mindura sortzen jakula, Nik badakit Arantzazun urratu egin dala lurra, urratu dala haitza bera ere eta, ixiltasuna handiagotu dala Arantzazun eta mendietarainoko ingurune guztian, eta hutsuneari darion ixiltasuna nabarmendu dala Orbelaunen. Baina Euskal lurraren hodeietan dabil gure Bitoriano, Arantzazun eta inguruetan guri so, gure aiduru.
GontzalMendibil

Menos es más

Trabajar 11 horas durante tres días es lo que propone Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. Slim afirma que el trabajo es una responsabilidad social y una necesidad emocional y que la edad de jubilación se podría atrasar. Según Slim su propuesta mejoraría la calidad de vida de las personas, crearía una fuerza laboral más productiva, y daría pie a nuevas actividades de entretenimiento y otras formas de estar ocupado.
Esta propuesta puede sonar extraña, pero hubo una antigua civilización cuyos vestigios se recogen en el euskera en la que el calendario laboral se organizaba de una manera que recuerda a la propuesta por Slim. Por una parte el trabajo activo o productivo se realizaba en tres días: astelehena ( primer día de la semana), asteartea ( entre semana) y asteazkena (fin de semana). Por otra parte, el trabajo instructivo, reflexivo-meditativo o de estudio y de descanso estaría repartido entre el jueves (Osteguna/Eguena) día de adoración, meditación, oración a Dios, al universo, el viernes (Ostirala/ Bagerikua) día de oración a nuestros antepasados, el sábado o larunbata/laurenbat (un cuarto de mes lunar) día de adoración a la Luna como regenta, fecundadora y avivadora de la naturaleza y, por último, el domingo (igande) se destinaría al descanso.

Si seguimos el consejo del sabio de Otxandio Bittor Kapanaga y nos lanzamos a desarrollar este presente hacia el futuro examinando nuestro pasado, a través de innumerables mensajes atemporales de nuestra lengua, podemos afirmar que en el orden matriarcal del que se hace eco el euskera se podría esconder la clave para un nuevo modelo de organización económica. Como el mismo Kapanaga proponía, interpretar bien los signos nos podría llevar a otra forma de pensamiento y de actuación para la mejora del bien común.

Pocos filósofos habrá en el mundo en el que hayan sido capaces de resumir la vida en seis letras. Bittor Kapanaga así lo resumió. Iz: ser. In: hacer, Il: Morir. El devenir humano según Kapanaga se sustenta bajo la composición de los fonemas AR/UR y sus derivados(apegados al ser, a la tierra y a sus frutos), y GO(Espíritu, cielo, Dios, deseo, fuerza interna…) como alimento de fuente energética.
En Julio del 2011, un mes antes de su muerte le pregunté:
-¿Quién, cuándo y cómo podemos cambiar esto?
-¿Quién? Nosotros.
-¿Cuándo? .-Todos los momentos son provechosos.
-¿Cómo? Con La cabeza caliente y los pies en movimiento.
-¿A dónde vamos Bittor? –“Si supiéramos, la inteligencia es la madre de la paciencia y hay tan poca. Se ha de cambiar el sentido. No darse cuenta dónde estamos es grave. Pero no saber qué queremos es aun más grave.”

Es evidente que algo se está moviendo. En una reciente entrevista el Papa Francisco afirmaba. “ la gran revolución es ir a las raíces y reconocerlas. Nunca se puede dar un paso en la vida si no es desde atrás, sin saber de dónde vengo, qué apellido tengo, qué apellido cultural o religioso tengo.”
“Primum vivere deinde philosophari.  Pero, más allá de disquisiciones teórico-filosóficas, antropológicas, lingüísticas o teologales, en las decisiones políticas y en las relaciones y acuerdos que se establezcan entre la sociedad y el poder está todo. El orden mundial, si ha de cambiar, nos ha de llevar a vidas más justas y más dignas y no a lo que nos ofrece la indignidad del capitalismo especulativo. Y las nuevas fórmulas han de estar basadas no en variantes más dictatoriales sino en la recuperación de un equilibrio perdido.
En este nuevo ordenamiento que propone Slim, se establecería un orden general donde el tiempo fuera un elemento fundamental para acumular mayor conocimiento y mayor disfrute. Por otra parte, siendo la productividad y el consumo los dos parámetros que rigen el funcionamiento del Capitalismo, está claro que a menor desempleo, mayor capacidad de compra, por tanto, mayor productividad y mayor consumo.

En estos tiempos regidos por un cambio permanente de nuevas tecnologías, lo nuevo se habrá de reforzar con parámetros que nos lleven a la motivación y a la esperanza colectiva más que a la práctica insolidaria del sálvese quien pueda. Y, ante el sistema imperante del capitalismo patriarcal, que basa su “status quo” en las finanzas especulativas pero que no encuentra salida a la crisis que él mismo ha creado, el futuro orden mundial debería acercarse a un espíritu matriarcal que avive la concordia y fomente oportunidades sociales básicas, promoviendo la creatividad bajo las bases democráticas de protección matriarcal e impulsando la interculturalidad entre las personas y los pueblos. 
Son las relaciones sociales las que dan sentido al funcionamiento de la sociedad y el nuevo cambio necesitaría de un proceso de construcción colectiva.  Fomentar el empleo e ir al rescate de los valores y a la búsqueda de nuevas formas de entendimiento y de unas relaciones sociales más equitativas debería ser el cometido.
La realidad es la que es y las propuestas utópicas imperan sólo cuando el agua llega al cuello y no hay otras salidas. No sé si estamos lejos de ello, pero el cambio en nuestra manera de pensar y actuar es tan necesario como urgente. Los hechos son eternos y el tiempo vuelve y “Roma no se hizo en un día”, pero quizás es hora de mirar más atrás de la época de la Roma imperial para seguir adelante.

Euskera eta arbola

EUSKERA ETA ARBOLA

En el artículo de Mikel Etxebarria Dobaran publicado el 7 de octubre en Deia titulado “Borges y los vascos” reseña en varios de sus apartados la palabra “arbola”. No es la primera vez que autores literatos y políticos reconocidos hacen mención de ella.

“Qué raro ese idioma tan antiguo y con tan pocas palabras. Para decir árbol dicen arbola” afirmaba el escritor Jorge Luis Borges. Y es que la gran valía literaria del autor argentino no quita para que desde su desconocimiento sobre nuestra lengua nos lanzara al igual que otros autores “perlas “de este tipo.

Hay quien dijo que había que embalsamar el euskera como objeto de reliquia por poco útil para el presente y en el futuro. Y fue el presidente Adolfo Suárez quien lanzara aquella sentencia, según la cual no se podría impartir Física Nuclear en euskera. "Para hablar de física nuclear en euskera sólo hay que saber dos cosas: física nuclear y euskera", contestaron tanto Pedro Miguel Etxenike científico euskaldun consagrado de renombre internacional y Jose Ramon Etxebarria doctor en física.

Pero me remito a la palabra arbola y a su significado. El euskera nos lleva al conocimiento de una cultura ancestral donde su origen y construcción y relación con la naturaleza es básica y primordial. Un idioma y una cultura nacida de la relación con la naturaleza y de los frutos derivados de ella.

Recuerdo las horas que pasaba con Bittor Kapanaga hablando de cómo sería la vida del tiempo de los árboles, la vida de hace dos mil, tres mil, cuatro mil años, donde el árbol era el elemento básico de subsistencia como hoy puede ser el petróleo o cualquier elemento tecnológico. Y quedaba maravillado cuando en algún paseo por la naturaleza o yendo hacia los bosques de Orisol me iba nombrando uno a uno decenas de árboles y plantas que yo desconocía.
“Recorrí las voces vascongadas y vi en ellas puntualmente observadas todas aquellas reglas que nos dejó vinculadas la naturaleza […] Nuestras raíces todas ellas tienen un propio y peculiar significado: pero un significado no arbitrario, no forjado por el ser humano a su antojo, sino un significado prescrito y delineado por la propia naturaleza” son palabras del lingüista y estudioso del euskera, el durangués, Pedro de Astarloa (1752-1802).

El árbol daba calor, alimentaba, daba cobijo y su madera avivaba la luz en la oscuridad, se construían con ella el hábitat y todo tipo de útiles y enseres, era por tanto un congénere sagrado en la subsistencia de las personas. Y no existía un árbol sino cientos, miles de árboles diferenciados, según para qué fin. En esto sí que se puede afirmar la consabida metáfora de que “El árbol no nos deja ver el bosque”, porque centrarnos en un solo árbol es olvidarse de los miles de árboles, en la impronta de cada una de ellos y en sus distintas utilidades y significados. La sabiduría se constriñe cuando la personalizamos solo en la exclusividad de un sujeto o de un objeto.

Lo que para nosotros hoy en día apenas tiene ningún valor diferencial, un árbol de otro árbol, para el hombre antiguo era de vital importancia. No me imagino hace dos mil años, y ni siquiera en la actualidad a un padre baserritarra decirle a su hijo, mira hijo allí hay un árbol, o en esa rama hay un pájaro, sino que especificaría la clase de árbol y la clase de pájaro. Y posiblemente en ese ser uno con la naturaleza, desde su agudo sentido y sabia intuición discernían mejor que nosotros a una persona de otra.

Llamar árbol al fresno o al manzano es como nombrar a todas las mujeres María. He aquí la riqueza de nuestra lengua. Pero demasiadas veces la fútil modernidad nos lleva a análisis parciales incorrectos y nos deriva al rechazo de lo antiguo por principio. Haciendo un símil, es como si sólo al joven hay que atenderle y dejar morir al anciano. Afortunadamente el viejo euskera está joven y activo, tiene dotes modernas y avanzadas, nos sigue aportando claves en el conocimiento y funcionamiento de las cosas, y sus raíces van echando retoños y sus ramas extienden frutos.

Ha habido árboles sagrados cuyo significado y simbología ha trascendido hasta nuestros días. En el panteísmo originario existía la veneración de los robles como protectores vivos de los vascos. Y se hacía la oración ritual de pedir perdón al árbol cortado: “Guk botako zaitugu eta barkatu eiguzu” (Te derribaremos y nos perdonarás). En la cosmovisión panteísta existe el politeísmo y no el monoteísmo.

Por nombrar la simbología de algunos árboles:
*Haritza: roble, símbolo de justicia y libertad.
*Lizarra: fresno: símbolo de fuerza, árbol sagrado de anuncio de verano.
*Urkia: Abedul: árbol de la iniciación, actúa como protección.
*Árbol malato, árbol que delimita los lindes, defensa de un territorio.
*Artea: Encina: árbol de la paciencia y sosiego.
*Hagina: Tejo: árbol de la muerte… La naturaleza aglutinaba todo y era en aquél tiempo la señal que revelaba la inmortalidad.
*Pero lo que posiblemente desconocía Borges es que la palabra árbol según todos los indicios tiene raíz etimológica vasca. Para el término arbola, tenemos la raíz ar- presente en una amplia familia de palabras relacionadas con los árboles y la madera: artea, aritza, arburu (cabeza de viga o tocón), arba (puntal, leña cortada) arbutz-adar: rama de árbol, arotza (la persona que trabaja la madera, carpintero.
Indagar en la ordenación de la raíz/raíces de nuestro idioma y profundizar seriamente en ello es el camino que les toca a los filólogos y estudiosos de la lengua. Ya lo decía Kapanaga “Hay demasiados malos hábitos y el sistema imperante nos castra. Ocurre muchas veces que entre otras lenguas antiguas, el moderno latín, lo engulle todo, y son capaces de decir que la nieta ha parido a la abuela… y entonces no hay reflexión que valga”.
Y del tiempo de los árboles al tiempo de la tecnología. Recuerdo aquella frase de Steve Jobs: “Si pudiera, cambiaría toda mi tecnología por una tarde con Sócrates”. Sabemos que la influencia de Sócrates modificó con profundidad el pensamiento filosófico occidental. Y sabemos que la influencia de Steve Jobs ha cambiado nuestra manera de vivir, donde la tecnología es el alimento vital de subsistencia. Pero al igual que Steve Jobs no olvidó la sabiduría ancestral sino que supo atraer a su mundo esa sabiduría. Tenemos en nuestras manos afortunadamente un punto de referencia primordial para analizar y entender el pasado y obtener respuestas para el futuro.

Gontzal Mendibil

 

Crisis; arte y retribución

“A mí me van a decir lo que es estar en crisis”, me decía un amigo músico. Llevamos años en penuria, y ahora, descubren que nuestro continuo constipado es un catarro o gripe general.

Muchos son los músicos, autores, grandes creadores que están pasándolo mal en estos tiempos de la precariedad y de la galopante crisis que les ha cogido como patos en el estanque. ¿Quién les protege?. Muchas editoras, sellos discográficos, estudios de grabación… han echado la persiana ante la imposibilidad de subsistir. Ahora, a muchos les queda el arte de sobrevivir. Muchos músicos, actores, directores, autores de toda condición, sufrimos en consecuencia. Y nos auguran años duros. Esa es la predicción.

Es verdad que el creador, artista, se crece ante la adversidad y que posiblemente en estos malos tiempos se escriban las mejores obras. Pero esto no consuela al creador, que ante la imposibilidad de editar, interpretar, representar… le queda el estigma del arte puro como terapia holística que le ayude en su agrio caminar , “el carácter radicalmente irreductible de la sensibilidad” en palabras de Kant.

En contraposición a esta precariedad tenemos el caso de algunos exdirectivos de entidades bancarias que se van con sueldos vitalicios millonarios. O en lo que nos toca más de cerca a los  músicos, compositores, autores en definitiva: la escandalosa petición de demanda del Expresidente de la SGAE Eduardo Bautista a la Sociedad que él mismo dirigía durante años.

Y aunque la trama está en proceso judicial, hoy, que sufrimos todos los embates de nuestra precaria economía, hay quienes siguen siendo autistas.Y autista parece estar Tedy Bautista antiguo músico de los Canarios, hoy metido, no sé si pervertido, en otros menesteres más oscuros y muy lejos de lo que debiera ser el ejercicio y la dimensión de la gestión del arte.

No sé si todos hemos contribuido en alguna medida al desmoronamiento actual, pero hay quienes son más osados en la desvergüenza y contribuyen con su hacer a que reneguemos del género humano. Y lo terrible es que todo se hace bajo el signo de la normalidad y de la legalidad. En esta perversión, donde tanto los derechos de autor como lo derechos del individuo están en permanente jaque, o hacemos derrumbar la injusticia y la ignominia, o estas nos derrumbarán a nosotros.

Supongo que también es corresponsabilidad de La SGAE cortar el hábito de obtener gratis la música, descargar películas, cuya práctica viene siendo el pan de cada día. En el Estado Español, el 80% de las descargas son gratuitas y no pasa nada, nunca ha pasado nada. Es el país de la picaresca y no ha habido ni hay voluntad de atajar el tema. Creía, iluso de mí, que era función de la SGAE preservar nuestra autoría, aupar el reconocimiento del autor, y sobre todo, castigar la infracciones que a todas luces debieran ser ilegales y tipificadas como fraude. Pero no, su proceder ante las descargas ha sido la complacencia o la equidistancia entre el infractor y autor... Es por ello que con su “laissez faire” también han sido esquilmados los derechos de nosotros los autores.

Y ante la penuria de muchos, unos aprovechan la ocasión y, además de exprimir al Estado y al contribuyente, obtienen sueldos vitalicios de millones de euros, todo avalado por la ley.

La palabra honestidad dejó de ser un valor primordial. Todo vale con tal de obtener réditos y más réditos, con tal de obtener la seguridad de unos pocos a cuenta de la inseguridad de muchos. No sé si el despido del expresidente de la SGAE ha sido procedente o improcedente, no sé si es culpable o inocente de los hechos pasados. Pero mi indignación es por el presente-futuro. Mi indignación es por la desfachatez, por la deshonestidad de la obtención de un sueldo vitalicio de por vida de 24.000 € mensuales como es el caso, en un país donde apremia la necesidad. No satisfecho con ello, el expresidente de la SGAE demanda a la Sociedad y reclama además más de 800.000 € por considerar su despido improcedente. A muchos nos hierve la sangre ante tamaña desfachatez. ¿No os parece indigno tal salario y tal reclamo? ¿Y si verdaderamente ha contribuido en la degradación de la Sociedad engañando a la masa del “corpus autoral”, quedará impune su proceder? No os parece indigno tamaña travesura de alguien que fue músico-autor y que ahora se apropie tan desmesuradamente de nuestra caja autoral global?

Es indignante, por tanto, ver que nuestros gestores, en este caso autorales, no nos han representado en nada y no han cumplido con el mínimo requisito de la honradez y la honestidad que les debiéramos de exigir. Mal vamos. Porque si esto ha sido y sigue siendo la práctica habitual, diremos que no solo han envilecido al Estado sino a cada uno de nosotros, máximos contribuyentes, y está claro que personajes corruptos hacen países corruptos.

Hay muchas injusticias que aun pululan por doquier, y ante tan flagrantes despropósitos hemos de lanzar nuestra voz, nuestra música, nuestra escritura, nuestro arte. Puede que Eduardo Bautista se acoja al sueldo vitalicio que firmara en su época presidencial. Pero, o incorporamos otras formas, otros procedimientos, otros sueldos, más acordes a los tiempos y a las exigencias del estado actual de las cosas, o estaremos a merced de hombres picaros, sin escrúpulos cuyo valor principal es la apropiación del dinero a cualquier coste. Habremos de extirpar inevitablemente muchas incorrecciones que habitan entre nosotros. Y el Estado por el bien público, habrá de promover y recomponer leyes que nos amparen al colectivo, leyes que estén sujetas a la realidad del país y no al dogma de lo suscrito.

Pero mientras, los indignos aprovechan el solaz de nuestro silencio y la permisibilidad de la ley, todo les es lícito, todo con tal de llenar los bolsillos, y es allí, aprovechándose de las leyes donde se acogen a las bondades de la sociedad. Indigno a todas luces, pero tristemente real.

 

Crisis, Arte y Retribución

“A mí me van a decir lo que es estar en crisis”, me decía un amigo músico. Llevamos años en penuria, y ahora, descubren que nuestro continuo constipado es un catarro o gripe general.

Muchos son los músicos, autores, grandes creadores que están pasándolo mal en estos tiempos de la precariedad y de la galopante crisis que les ha cogido como patos en el estanque. ¿Quién les protege?. Muchas editoras, sellos discográficos, estudios de grabación… han echado la persiana ante la imposibilidad de subsistir. Ahora, a muchos les queda el arte de sobrevivir. Muchos músicos, actores, directores, autores de toda condición, sufrimos en consecuencia. Y nos auguran años duros. Esa es la predicción.

Es verdad que el creador, artista, se crece ante la adversidad y que posiblemente en estos malos tiempos se escriban las mejores obras. Pero esto no consuela al creador, que ante la imposibilidad de editar, interpretar, representar… le queda el estigma del arte puro como terapia holística que le ayude en su agrio caminar , “el carácter radicalmente irreductible de la sensibilidad” en palabras de Kant.

En contraposición a esta precariedad tenemos el caso de algunos exdirectivos de entidades bancarias que se van con sueldos vitalicios millonarios. O en lo que nos toca más de cerca a los  músicos, compositores, autores en definitiva: la escandalosa petición de demanda del Expresidente de la SGAE Eduardo Bautista a la Sociedad que él mismo dirigía durante años.

Y aunque la trama está en proceso judicial, hoy, que sufrimos todos los embates de nuestra precaria economía, hay quienes siguen siendo autistas.Y autista parece estar Tedy Bautista antiguo músico de los Canarios, hoy metido, no sé si pervertido, en otros menesteres más oscuros y muy lejos de lo que debiera ser el ejercicio y la dimensión de la gestión del arte.

No sé si todos hemos contribuido en alguna medida al desmoronamiento actual, pero hay quienes son más osados en la desvergüenza y contribuyen con su hacer a que reneguemos del género humano. Y lo terrible es que todo se hace bajo el signo de la normalidad y de la legalidad. En esta perversión, donde tanto los derechos de autor como lo derechos del individuo están en permanente jaque, o hacemos derrumbar la injusticia y la ignominia, o estas nos derrumbarán a nosotros.

Supongo que también es corresponsabilidad de La SGAE cortar el hábito de obtener gratis la música, descargar películas, cuya práctica viene siendo el pan de cada día. En el Estado Español, el 80% de las descargas son gratuitas y no pasa nada, nunca ha pasado nada. Es el país de la picaresca y no ha habido ni hay voluntad de atajar el tema. Creía, iluso de mí, que era función de la SGAE preservar nuestra autoría, aupar el reconocimiento del autor, y sobre todo, castigar la infracciones que a todas luces debieran ser ilegales y tipificadas como fraude. Pero no, su proceder ante las descargas ha sido la complacencia o la equidistancia entre el infractor y autor... Es por ello que con su “laissez faire” también han sido esquilmados los derechos de nosotros los autores.

Y ante la penuria de muchos, unos aprovechan la ocasión y, además de exprimir al Estado y al contribuyente, obtienen sueldos vitalicios de millones de euros, todo avalado por la ley.

La palabra honestidad dejó de ser un valor primordial. Todo vale con tal de obtener réditos y más réditos, con tal de obtener la seguridad de unos pocos a cuenta de la inseguridad de muchos. No sé si el despido del expresidente de la SGAE ha sido procedente o improcedente, no sé si es culpable o inocente de los hechos pasados. Pero mi indignación es por el presente-futuro. Mi indignación es por la desfachatez, por la deshonestidad de la obtención de un sueldo vitalicio de por vida de 24.000 € mensuales como es el caso, en un país donde apremia la necesidad. No satisfecho con ello, el expresidente de la SGAE demanda a la Sociedad y reclama además más de 800.000 € por considerar su despido improcedente. A muchos nos hierve la sangre ante tamaña desfachatez. ¿No os parece indigno tal salario y tal reclamo? ¿Y si verdaderamente ha contribuido en la degradación de la Sociedad engañando a la masa del “corpus autoral”, quedará impune su proceder? No os parece indigno tamaña travesura de alguien que fue músico-autor y que ahora se apropie tan desmesuradamente de nuestra caja autoral global?

Es indignante, por tanto, ver que nuestros gestores, en este caso autorales, no nos han representado en nada y no han cumplido con el mínimo requisito de la honradez y la honestidad que les debiéramos de exigir. Mal vamos. Porque si esto ha sido y sigue siendo la práctica habitual, diremos que no solo han envilecido al Estado sino a cada uno de nosotros, máximos contribuyentes, y está claro que personajes corruptos hacen países corruptos.

Hay muchas injusticias que aun pululan por doquier, y ante tan flagrantes despropósitos hemos de lanzar nuestra voz, nuestra música, nuestra escritura, nuestro arte. Puede que Eduardo Bautista se acoja al sueldo vitalicio que firmara en su época presidencial. Pero, o incorporamos otras formas, otros procedimientos, otros sueldos, más acordes a los tiempos y a las exigencias del estado actual de las cosas, o estaremos a merced de hombres picaros, sin escrúpulos cuyo valor principal es la apropiación del dinero a cualquier coste. Habremos de extirpar inevitablemente muchas incorrecciones que habitan entre nosotros. Y el Estado por el bien público, habrá de promover y recomponer leyes que nos amparen al colectivo, leyes que estén sujetas a la realidad del país y no al dogma de lo suscrito.

Pero mientras, los indignos aprovechan el solaz de nuestro silencio y la permisibilidad de la ley, todo les es lícito, todo con tal de llenar los bolsillos, y es allí, aprovechándose de las leyes donde se acogen a las bondades de la sociedad. Indigno a todas luces, pero tristemente real.

 

Mikel, Non zaude ?

Agur Caparros, ongi etorri Bielsa

Las cosas que salen del corazón siempre son verdad y atienden y explican mejor cualquier razón. Joaquin Caparros ha demostrado en su despedida elegancia y nobleza de corazón. Ha imprimido carácter a su Athletic y se ha impregnado de carácter y nobleza vasca. Su hacer y su comportamiento han dejado huella y se le recordará como uno de los grandes. Caparros: “Sabía que el Athetic era grande, pero no tanto”. Una actitud encomiable la suya.
En tiempos de materialismo exacerbado y de vanaglorias unidas a lo excesivamente crematístico y con el único fin de obtener resultados, sea como sea, este club envidiable demuestra que es posible seguir siendo auténtico. Un ejemplo a seguir.
Hoy rigen otras normas muy diferentes de este espíritu tan nuestro, tan de toda la vida. “Athletic geuria”. Hoy se pondera el dinero como artífice de todo sueño, y ganar y obtener resultados y beneficios a cualquier coste, es el lema que prima en el mercado.
Por ello es único el Athletic, un ejemplo que se debería imitar y comprender en cualquier otra actividad más allá del propio fútbol. Un equipo con hombres de aquí compitiendo con lo más granado del mundo mundial.
En tiempos donde rigen proclamas vacías sobre la conveniencia de difuminar identidades y pareceres y no profunizar en estilos propios siguiendo las modas imperantes, la afición del Athletic muestra tener unas bases sólidas y sabe que el árbol que tiene más raiz, tiene mejor empaque y ofrece mejores frutos. El estilo del Athletic, su identidad, es la que le hace diferente.
Tengo un amigo socio del Atletic, para quien este club es más que cualquier otra cosa, profesa más devoción que un autentico deboto a la su religión. “Para mí el Athletic es una forma de entender a este pueblo y a la propia vida” me decía. Es el fuego de la madre que nos arropa, nos da vida y nos moviliza.
Entorno a él nos juntamos, lloramos, reimos, nos cabreamos y disfrutamos. Es el fuego que cada tarde de encuentro aviva el corazón y la mente. Y esto es vital para el aporte y reconforte de nuestras neuronas. “Es el fuego anímico que necesito para la buena marcha de la semana” dice mi amigo Jabi.
Siempre se ha dicho que el seguidor del Atletic entiende de fútbol. Es respetuoso hasta con el contrario cuando este es merecedor de la victoria. Alaba por tanto el buen juego, tanto propio como el del oponente.
Es curioso esta forma de entender el fútbol. Es único. No se conforma con ganar y obtener buenos resultados, quiere más, quiere que su corazón vibre con el juego. Entiende que el futbol es puro espectáculo, y es mejor convencer que vencer. Es la razón del sentimiento, no entendible para quienes programan su mente en función de otros razonamientos siempre más impuros.
Imaginaros este comportamiento, esta filosofía, en cualquier otra actividad cultural, productiva, empresarial. Unidos por el mismo objetivo. Disfrutando del trabajo cual si fuera espectáculo, como si el placer que acompaña al trabajo olvidara cualquier pena o fatiga. 
“Si quereis pelear por vuestra nobleza no podéis pelear entre vosotros” este era el sentir de La Iliada de Homero. “Unidos somos fuertes dijo Josu Urrutia”.
Mantener viva la llama es el gran objetivo de la catedral del fútbol. 
Caparrós afirma: “me metí en las tripas del club”. Eskerrik asko Caparrós por avivar la llama. Eskerrik asko por tu buen hacer, tu empuje y por tu respetuoso agur. Que San Mamés y la Amatxo de Begoña te protejan. Esta es tu casa y gracias por querer ser nuestro embajador en el mundo. Ez adiorik Jokin, son tiempos de cambio. Nahi duzun arte. Es hora de gladiadores. Sigamos rugiendo. Ongi etorri Bielsa! Aúpa Athletic!.

 

Bittor Kapanaga



Cada final es un nuevo comienzo

Hace unos días acudí a una conferencia en la nueva sala GOAZ Museum de Bilbao organizada por la Fundación Sabino Arana, cuyo título me pareció sugerente, “La Crisis desde tres perspectivas diferentes en países emergentes: Brasil, México y Chile”.

He visitado dos de estos tres países, y podemos decir que después de una larga historia contemporánea convulsa y en permanente crisis, hoy son países emergentes en vías de desarrollo global y con una animosidad que no se da por estos lares de la vieja Europa en vía muerta. Quien iba decir que hoy los países menos desarrollados o en vías de desarrollo nos pueden dar claros ejemplos prácticos de lo que debiéramos hacer y no hacer para afrontar la crisis y salir de ella en las mejores condiciones. ¿Por qué? Porque ellos han vivido situaciones extremas que en Europa desconocíamos desde hacia muchísimos años.

El representante de México, Rolando García Alonso, plasmó la realidad actual y sus posibles salidas. “La nuestra es una crisis con raíces profundas que va a la raíz del propio sistema”. Por tanto, la crisis nos permite plantearnos otras disyuntivas teniendo disposición al desacuerdo de proyecciones ya caducas.

Cómo mirar al futuro es fundamental para salir de la crisis. Y decía Rolando que hay tres formas de mirar el futuro:
1.- Rigiéndonos por la emoción de la Humillación ( donde se aparta y se les desestima una y otra vez a los emprendedores, no facilitando ningún tipo de ayuda ni creyendo en proyectos, aun pudiendo ser estos muy sugerentes y rentables; esto origina intranquilidad y desasosiego) 2.- Con la emoción del Miedo donde nos encontramos agazapados, no sabiendo qué hacer y que a la postre, lo único que nos trae, es la autocomplacencia de que ya nada se puede.
3.- Utilizando el patrón emocional de la Esperanza, la única que nos permitirá salir de donde estamos.

Pero ante la disyuntiva actual, ¿cómo creer en la esperanza? That ´s the question!. Modificando nuestra mente, cambiando las actitudes derrotistas y creyendo que podemos salir, porque el futuro dependerá no de cómo estemos sino de lo que planteemos en el presente. El presente no cabe duda de que se presenta agobiante, pero nos deberá servir para algo. Habremos de aprender de nuestros errores. Lo primero, autoconfianza, es la única guía en momentos de derrotismo como el actual.

Los chinos definen la crisis como “Riesgo y Oportunidad”. ¡Y pensar que en mis años de adolescencia pedíamos para los chinitos! Ya lo decía en los años 70 el sabio Gabriel Manterola: “Llegará un día en que los chinitos pidan por nosotros.” Efectos y defectos de la Globalización.”

Nuestro santo vasco más universal San Ignacio de Loiola, predicó que la vida nos presenta momentos de Consolación y momentos de Desolación. La clave a usar en el primero decía él, “Prudencia y Vigía”. Y en momentos de desolación, “Paciencia y Confianza”. Así, creyendo, creó lo que creó. Y los Jesuitas crearon la multinacional de Dios o la red de franquicias más importante en tiempo. Más de 200 universidades en los cinco continentes y cientos de instituciones de todo tipo.

Crearon el Software, es decir los valores esenciales de la cultura, la educación, el respeto, la solidaridad, las ayudas humanitarias… Pero el mundo actual se mueve en la validez del desarrollo del hardware, buscando solamente ganancias materiales en construcciones inmobiliarias y otro tipo de trabajos que han fomentado la especulación sin escrúpulos, la falta de ética y la cultura del pelotazo. Así pues, hemos descuidado los valores esenciales y estamos donde estamos, sumidos en una profunda crisis material y espiritual.

Creíamos que la Sociedad del bienestar era la bienhechora y el paraguas donde nos amparábamos y donde todos podíamos generar más bienes y más riqueza. Y así, hemos vivido en un tiempo el sobre-dimensionamiento, es decir, vivir por encima de nuestra posibilidades.
Y ahora, nos hemos despertado del sueño y vemos que todo ello nos lleva a una sociedad cada vez más precaria, más injusta y menos solidaria, con más desequilibrio social y menos operativa en su funcionamiento.

Rolando García habló de los revolucionarios franceses que conquistaron un nuevo lenguaje que a la postre construyó una nueva realidad, porque lo evidente es que Papá Estado no nos va a solucionar el tema de la crisis, sino que la solución a la crisis vendrá por la creación que aporte valor. Para salir de la crisis no podemos utilizar los conceptos ya conocidos.

Lo cierto es que nos encontramos en esta amarga situación de ver que las cosas ya no son como pintaban. A todos nos está pasando factura y lo peor es que los datos son cada vez más alarmantes: Cierre de empresas, de comercios, despidos y como consecuencia, más y más paro, y a apuntarse al carro del INEM.

Pero las ayudas de las prestaciones sociales tienen un recorrido y el barco navega sin rumbo fijo y el combustible se acaba. Y si esto ocurre, la depresión será la primera enfermedad de los países desarrollados.

Este es el guión preestablecido de esta película que nos es ficción sino la cruda realidad. Digamos que estamos en el quinto acto y que un país de funcionarios va a durar hasta que dure la función. Ahí está el ejemplo de Grecia. Este es el peligro, estamos en el 5º acto y pronto se bajará el telón.

Un amigo mío, experto en guiones y producciones cinematográficas, hoy profundamente en crisis, me comentaba que lo que aquí pasa es que hay mucha oficialidad y que los cartuchos no llegan a la trinchera. Así cayó el frente y se perdió la guerra del 36. Necesitamos desarrollar nuevas maneras de decidir, de actuar, de relacionarnos.

El gran poeta portugués Fernando Pessoa escribió un estupendo y renombrado libro de poemas con el título “El desasosiego” donde en su presentación nos dice . “Cuando nació la generación a la que pertenezco, encontró al mundo desprovisto de apoyos para quien tuviera cerebro, y al mismo tiempo corazón.” De todo, quedaron tres cosas: la certeza de que estaba siempre comenzando, la certeza de que había que seguir y la certeza de que sería interrumpido antes de terminar.” …“Se ha de hacer de la interrupción un camino nuevo, hacer de la caída un paso de danza, del miedo una escalera, del sueño un puente, de la búsqueda...un encuentro.”

Recordemos que todo lo mueve la emoción y sólo podremos salir de esta crisis con un diálogo distinto. Cambiemos el chip del desánimo. Como decía el gran filósofo Lao-Tze: “Cada final es un nuevo comienzo”.

 

Erroak astinduz

Ura uhoñde bihurtzen denean

Gizatasuna

Iruzurra edota “la gran estafa”

La Naturaleza humana

La Naturaleza humana

Está claro que la crisis sistémica de valores es el desencadenante de la crisis económica actual. Crisis social: vidas frustradas, desilusiones calladas y corruptela instalada en las entrañas de la sociedad. Y la crisis actúa en la psicología del género humano y en la sociología del sistema, siendo una desgracia para quien sufre y poco tiene y una excusa para nada aportar quien más tiene.

Y como un ejemplo práctico es mejor que todas las teorías, os cuento dos maneras de actuar del género humano, de una realidad vivida en un pueblo. Un pueblo donde sus habitantes sufrían una enorme depresión debido a los lindes de sus terrenos, y donde no estaban dispuestos a ceder nada “de lo suyo”. Por ley de derecho foral, tomada en un tiempo como “ley natural”, hoy en desuso, a un baserritarra le tocó la gloria terrenal, no satisfecho con ello cada día en su avaricia movía el mojón para obtener mas de lo que le correspondía.

La usura no entiende la necesidad y la fragilidad del otro. Y en su hacer, prefería no llegar a ningún acuerdo para no favorecer a su vecino, amigo o familiar, hoy reconvertido en enemigo contrincante. Tampoco se pudo hacer la pista que se iba a construir en beneficio de los dos, puesto que aunque a él beneficiaba, también a su vecino. Así pues, la razón de uno jamás atendió a la razón del otro.

La cooperación, la solidaridad y la generosidad, en la mente de quien así actúa, impúdico y amoral, son palabras que ni siente ni padece.

En este hecho, no muy lejano en el tiempo, sea rural o urbano, no hay nada nuevo bajo el sol. Y es así mismo que la perversidad de los mercados financieros no tienen un ápice de improvisación. El proceder de la macroeconomía y de las grandes finanzas que sólo piensan en su propio beneficio ahogando cada vez más y más al ciudadano de a pie, en el fondo, es lo mismo.

Esta es la perversión a la que hemos llegado el género humano, esta es la depravación que se ha instaurado en este sistema, origen de la verdadera crisis. La macroeconomía engulle a la microeconomía. Y en este diario discurso de la macroeconomía, el pobre y el necesitado interesa como número objeto, no como sujeto.

Aunque la base está creer en las personas, es una ley básica que la naturaleza humana es egoísta y que gracias a la educación puede mejorar, pero nuestro carácter es inalterable. Somos frágiles. Tomemos el ejemplo del niño que todo lo quiere para él en su instinto natural egoísta.

Es muy ilustrativo la fábula de “la rana y el escorpión”.

En contraposición a esta actuación “humana” está la terminología de los Oillolurrek( tierras comunales) donde las utilizaban todos, todos se favorecían de estas tierras y todo cuanto allí se producía era en beneficio de todos. Relaciones recíprocas de costumbres cotidianas. Y existía el término de Auzolana(Trabajo vecinal) donde en tiempos de necesidad si algún vecino quedaba en desgracia, acudían en su ayuda. Un ejemplo de cómo habríamos de funcionar para salir de esta crisis de valores que pone de manifiesto la perversión del género humano y la corrupción de su naturaleza.

Echar la vista atrás, mirar al pasado y aprender de las enseñanzas de ayer será fundamental para desde esa reflexión tomar impulso. Los hechos son eternos y el tiempo vuelve. Los griegos se olvidaron de su gran pasado, y de las enseñanzas de sus grandes maestros, y están pagando las consecuencias.

Apuntaba nuestro ilustre Oteiza “Quien avanza creando algo nuevo, lo hace como un remero, avanzando hacia adelante, pero remando de espaldas, mirando atrás, hacia el pasado, hacia lo existente para poder reinventar sus claves.”

Pero nosotros cometimos el error del exceso de confianza en los nuevos yuppies, “banqueros y gerentes-chicos listos, masters del universo”. Y si en ellos hemos confiado, unos por acción y otros por omisión, y lo hemos permitido, ahora sin ellos y con nuestro esfuerzo y tesón toca arreglarlo.

El hecho es que hemos entrado en la fase alarmante del “Sálvese quien pueda”. La preocupación es evidente. La desmotivación es real y la cooperación y solidaridad, inexistentes. Buen razonamiento del Sr. Juan Luis Ibarra, presidente del tribunal Superior de Justicia del País Vasco, cuando afirma que “si se rescatan los bancos, con más razón a familias que pierden su piso”. Aunque la evidencia de los hechos dista mucho de este dictamen, y los indignos aprovechan nuestro silencio y la permisibilidad de la ley.

En estas circunstancias, imprimir dosis de confianza y motivación no es fácil, aunque esperemos que no se eternice el pesimismo y que la angustia no nos invade. André Malraux en las páginas de su libro –La Condición humana- apunta: “¿durará mucho tiempo?... No lo se pero en estos momentos la confianza ha de ser mayor cuando menos razón de ser tiene”.

Gontzal Mendibil

Basque style

“Euskadi en familia”, “con denominación de origen”, “con estilo propio”, “en versión original”, “Euskadi con gusto”, son algunos de los sloganes de la presentación del video "Euskadi Basque Country" con idea de atraer el turismo. Experiencias turísticas "top Euskadi" impulsada por El Gobierno Vasco.

Se sobreentiende que cuando se quieren ofrecer detalles pintorescos de un país con intención de seducir al público de otras localidades, se ofrecen las peculiaridades de ese país, pues, está claro que la música vasca no es nada peculiar ni es capaz de llamar la atención a nadie. Y por supuesto que el euskera como patrimonio del idioma más antiguo de Europa tampoco tiene ningún atractivo. Lamentable, pero cierto.

Algo similar ocurre con la música de la presentación del video oficial de “Donostia-San Sebastián a Capital Europea de la Cultura 2016”.  Suponiendo que se quiere dar una imagen de Euskadi la más completa posible, es evidente que la música vasca no atrae y que el interés en su difusión ha decrecido de manera alarmante.

El valor foráneo universal siempre es más consistente que el valor local. Hay que seguir las modas y las modas están en el ofrecimiento cultural uniforme y no en las singularidades, que al parecer ya no importa ni a los propios.

En este mundo de la globalización-uniformización, es más ventajoso copiar que ofrecer la impronta propia. Es así al menos cómo lo entienden los prohombres del marketing. Debe ser mas atractivo, y más llamativo atraer la música anglosajona de moda y hacernos parte de ella que ofrecer al mundo la peculiaridad local.

Esto me recuerda a ese hacer histórico imperialista patriarcal de conquista de la tierra y cambio de nombre o adaptación de lo viejo a lo nuevo. Me explico, un conquistador llega a tierras extrañas y se hace con un solar, un vasto territorio o todo un país, e impone su cultura, su nombre y sus pensamientos al pueblo conquistado.   El sistema imperial patriarcal impone. Su lugar conquistado, comprado o terreno a edificar se llamaba, pongamos por ejemplo, Ixclan, ahora se llamará Hernan Cortés.

Mientras, que un sistema no impositor, se adapta a las peculiaridades del lugar o país encontrado, y la nueva edificación tomará el nombre que tenía. Plaza Ixclan o Ixclan enea.

Pues, ese es el tema, nos estamos dejando invadir con la total sutileza que requieren los tiempos modernos. Es la asunción de la conquista en términos muy simpáticos y benevolentes. Y es que, cada vez estamos más imbuidos de conceptos universales que los tomamos como nuestros y hacemos dejación de lo que intrínsecamente es nuestro.

Volviendo al caso expuesto, la música vasca no tiene ningún valor ni influencia alguna. Y recalco, no lo tiene en nuestra propia casa, y para qué ofrecer nuestras canciones de ayer y de hoy, tradicionales o modernas.   Para qué ofrecer nuestra cultura al mundo si es más ventajoso y atractivo que se nos ofrezca la cultura imperante y nos dejemos seducir por ella.

Cierto es que de vez en cuando, quizás para salvar los muebles, a modo caritativo se ofrece también algo de lo nuestro, pero con cuotas irrisorias de implantación.

Hace ahora una semana, uno de los mejores técnicos de sonido de Euskadi, con una amplia trayectoria en músicos punteros de este país, me comentaba, ante el desinterés y la situación tan calamitosa que vive la música euskaldun, ¿por qué no denunciáis esta situación? Y la repuesta, era obvia, para qué, si nadie te hará el mínimo caso.

Hay países que tienen leyes de protección hacia su cultura y su música, como son Brasil, Canadá o el mismo Francia por poner un ejemplo. Y hay países en que se condenan las descargas de la música.En Francia se impone un límite para difusión de música extranjera por las radios, exigiendo un mínimo 40 por ciento de música francesa. En Canadá llega hasta el 60% y Brasil 70%. En Euskadi, no supera el 5 %.

Está claro que por mucho que nos pronunciemos en contra de lo existente,   mientras no haya una iniciativa que regule la difusión de la música local y ampare su protección, mientras no haya una legislación para ello, seguiremos no dándole ningún valor a lo nuestro.

Se habrá de formalizar una ley proteccionista, obedeciendo a una situación "de urgencia", para fomentar la música propia y favorecer la creatividad y la economía del sector cultural.  

Podrás vivir como protagonista la cultura, la naturaleza o la gastronomía al más puro estilo “basque style”, con una variada oferta tanto si vas solo, en pareja, con amigos o en familia”. Esta es la proclama del anuncio.

Si el “basque style” nos ha de llevar fosilizar lo propio y expandir lo foráneo, no creo que estemos aportando ni un grano de arena en el conocimiento de nuestras canciones o sintonías musicales que pudieran también cautivar al escuchante. Y ya se sabe que lo que no se deja ver no trasciende.

Está claro que hemos de tener un espíritu universal, pero internacionalizar nuestra cultura y en concreto nuestra música no es hacer omisión de ella, sino hacer de ella lo que aquél bardo proclamara hace más de 150 años en el idioma que le era propio:” Eman ta zabal zazu munduan fruitua “ Esparce tu fruto por el mundo”.

 

La vida en 6 letras

Hace tres años que nos dejó el sabio de Otxandio, Bittor Kapanaga. Y amigos euskatzales, lingüistas, académicos de la lengua vasca y herededos de su legado nos hemos reunido estos años con idea de recoger su testigo y extender su patrimonio cultural y su memoria. Bittor nos legó más de 10 carpetas repletas de klikadmin_content: ensayos, un amplio temario y correspondencia epistolar, análisis lingüísticos sobre el origen del euskera, poemas etc. pero sobre todo para los que le conocimos, nos dejó la trascripción oral de su saber natural. Y dar a conocer todo ello es nuestra tarea.


En este artículo me valdré de sus afirmaciones. “Para desarrollar nuestro presente hacia el futuro, es necesario examinar el pasado” y ese era su objeto de estudio. “Todas las lenguas contienen un mensaje en su fuero interno, y el euskera tiene mensajes de atemporalidad sorprendentes; entre otros, respecto al pensamiento y la religión. ¿Hasta dónde utilizamos los caminos que nos aporta la lengua? ¿Hasta dónde podemos utilizarla?”.

Bittor aplicaba la lógica como eje central de sus afirmaciones. “Hay demasiados malos hábitos y el sistema imperante nos castra. Ocurre muchas veces que entre otras lenguas antiguas, el moderno latín, lo engulle todo, y son capaces de decir que la nieta ha parido a la abuela… y entonces no hay reflexión que valga”.

“También hay apologetas que afirman que todo proviene del euskera. Los convertidos en el purismo castrante nos han hecho un daño inmenso”. “Se ha de andar entre estos dos pareceres. No se puede decir inventando y tampoco se pueden tomar como verdad las mentiras que otros han inventado. Tenemos materia para redescubrir cosas y para denunciar las mentiras sagradas tomadas como verdad.” (Con sorna) ”Yo, después de las barbaridades que oigo pienso que el euskera es consecuencia de un meteorito que cayó aquí por casualidad y que como los champiñones ha ido creciendo.”

Bittor es dueño de afirmaciones interesantes. ”Respeto los sentimientos religiosos de cada cual, pero se ha de tomar la ciencia como eje y no las creencias o las opiniones. Creer en las cosas es bonito pero lo ha de aceptar nuestro interior” afirmaba. “El euskera nos muestra que el peso de la religión se ha vivido hasta nuestros tiempos. Todas las religiones contienen un mensaje para su pueblo.. ¿Y, nosotros? ¿de dónde venimos? He ahí la cuestión.

En una reciente entrevista le preguntaron al Papa Francisco. Algunos dicen de Ud. que es un revolucionario. “ la gran revolución es ir a las raíces y reconocerlas, afirmaba. Para el Papa actual no hay contradicción entre revolucionario e ir a las raíces y destaca la importancia de la identidad cultural. "Creo que la manera para hacer verdaderos cambios es la identidad. Descubrir la identidad es ir a las fuentes. Nunca se puede dar un paso en la vida si no es desde atrás, sin saber de dónde vengo, qué apellido tengo, qué apellido cultural o religioso tengo.”

Conversaciones entre Oteiza y Kapanaga. Oteiza: “ Tantos siglos y con tanto glorioso sirviente vasco; pienso a veces, dentro del sueño, cómo volver a nuestra Prehistoria, pero me despierto y vuelvo.”

Y Kapanaga escribe a Oteiza “Muy importante lo que me decía sobre el planteamiento del origen de la palabra y de su significado. Hemos de ahondar en la filosofía de la lengua sin afanarnos en tejer musarañas sobre su superficie, haciendo más difícil un estudio en profundidad. Yo admiro mucho más a Uds. que con intuición saben adentrarse en esos mundos y aciertan a ver a través de oscuridades. Por eso pienso en D.José Miguel Barandiarán y en Ud.”

 

Un mes antes de su muerte le pregunté:

-Que Bittor, ¿superaremos este embate?

-Lo estamos sobrellevando.

-Donde estamos Bittor? -Aquí estamos, con sopas en la mano y hablando castellano.

-¿Quien, Cuando y Cómo podemos cambiar esto?

-¿Quien? Nosotros

-¿Cuándo? .-Todos los momentos son provechosos.

-¿Cómo? Con La cabeza caliente y los pies en movimiento.

-Dónde vamos Bittor? –“Si supiéramos, la inteligencia es la madre de la paciencia y hay tan poca. Se ha de cambiar el sentido. No darse cuenta dónde estamos es grave. Pero no saber qué queremos es aun más grave.”

¿Quienes somos Bittor? -Una isla de una antigua civilización, una herencia tomada de ellos.

¿Qué tenemos? -Una raíz que tiene muchas ramas y muchos mensajes. Un fenómeno de valor universal. Estudiar e interpretar esos mensajes es lo que nos compete.

 

A nuestras preguntas, Bittor contestaba con respuestas concisas. “analizar el sentido morfológico de las palabras nos puede dar muchas respuestas aún no explicadas. “Kapanaga es para nosotros como el arquetipo del indio yaqui Juan, que tan bien nos describiera el antropólogo Carlos Castañeda. Es un referente del pensamiento ancestral euskaldun que, partiendo del origen y significado morfológico de las palabras, examinaba nuestro pasado y llegaba a conclusiones sorprendentes que aportan mucha luz a nuestro presente y futuro.

“En el euskera, siendo una lengua de trasmisión oral, hemos de adentrarnos más allá de los klikadmin_content que nos podrían dar referencias.” En opinión de Kapanaga, los primeros textos en euskera estaban en manos de sacerdotes y nos podrían llevar a limitaciones o a orientaciones predeterminadas que no traslucen siempre el verdadero sentir de las palabras.”

“ La biblia se escribió en un tiempo lejano. Cuando Abrahan sale de la ciudad de UR. De niños nos decían que la escribió Dios, ¿que era una historia de los hebreos? La mayor parte sí. El génesis se supone que lo cogieron de algún sitio. El caldeo, sumerio… tomemos lo que dice la biblia, pero entonces hemos de analizar la biblia. Porque, ¿para qué estamos?, para creérnoslo todo o para analizarlo?. En el génesis aparece Noe, que llevó su arca al monte Ararat, y se habla de sus hijos Sem, Can y Jafet, y los hijos de Sem: Ardaxat, Lud, Aram…” Para Bittor, estamos en los restos que quedaron del paso de una sociedad matriarcal a una sociedad patriarcal. UR(Hembra. AR(Macho)). El imperio de los urartios se fue extendiendo y muchas palabras sufrieron un arrastre. Bittor no paraba de reflexionar sobre todo ello. Pero en su opinión una casualidad detrás de otra hacen una causalidad, aunque medir en profundidad llevará tiempo y nos puede dar miedo.

Al sabio y/ o brujo de Otxandio muchos también le definíamos como Sócrates. Pocos filósofos habrá en el mundo que hayan sido capaces de resumir la vida en seis letras.

Bittor Kapanaga así lo resumió. Iz: ser. In: hacer, Il: Morir.

La lengua es la piedra que rueda y nos hace rodar.

 

Euskara eta arbola

En el artículo de Mikel Etxebarria Dobaran publicado el 7 de octubre en Deia titulado “Borges y los vascos” reseña en varios de sus apartados la palabra “arbola”. No es la primera vez que autores literatos y políticos reconocidos hacen mención de ella.

"Qué raro ese idioma tan antiguo y con tan pocas palabras. Para decir árbol dicen arbola" afirmaba el escritor Jorge Luis Borges. Y es que la gran valía literaria del autor argentino no quita para que desde su desconocimiento sobre nuestra lengua nos lanzara al igual que otros autores "perlas" de este tipo.

Hay quien dijo que había que embalsamar el euskera como objeto de reliquia por poco útil para el presente y en el futuro. Y fue el presidente Adolfo Suárez quien lanzara aquella sentencia, según la cual no se podría impartir Física Nuclear en euskera. "Para hablar de física nuclear en euskera sólo hay que saber dos cosas: física nuclear y euskera", contestaron tanto Pedro Miguel Etxenike científico euskaldun consagrado de renombre internacional y Jose Ramon Etxebarria doctor en física.

Pero me remito a la palabra arbola y a su significado. El euskera nos lleva al conocimiento de una cultura ancestral donde su origen y construcción y relación con la naturaleza es básica y primordial. Un idioma y una cultura nacida de la relación con la naturaleza y de los frutos derivados de ella.

Recuerdo las horas que pasaba con Bittor Kapanaga hablando de cómo sería la vida del tiempo de los árboles, la vida de hace dos mil, tres mil, cuatro mil años, donde el árbol era el elemento básico de subsistencia como hoy puede ser el petróleo o cualquier elemento tecnológico. Y quedaba maravillado cuando en algún paseo por la naturaleza o yendo hacia los bosques de Orisol me iba nombrando uno a uno decenas de árboles y plantas que yo desconocía.

“Recorrí las voces vascongadas y vi en ellas puntualmente observadas todas aquellas reglas que nos dejó vinculadas la naturaleza […] Nuestras raíces todas ellas tienen un propio y peculiar significado: pero un significado no arbitrario, no forjado por el ser humano a su antojo, sino un significado prescrito y delineado por la propia naturaleza” son palabras del lingüista y estudioso del euskera, el durangués, Pedro de Astarloa (1752-1802).

El árbol daba calor, alimentaba, daba cobijo y su madera avivaba la luz en la oscuridad, se construían con ella el hábitat y todo tipo de útiles y enseres, era por tanto un congénere sagrado en la subsistencia de las personas. Y no existía un árbol sino cientos, miles de árboles diferenciados, según para qué fin. En esto sí que se puede afirmar la consabida metáfora de que "El árbol no nos deja ver el bosque", porque centrarnos en un solo árbol es olvidarse de los miles de árboles, en la impronta de cada una de ellos y en sus distintas utilidades y significados. La sabiduría se constriñe cuando la personalizamos solo en la exclusividad de un sujeto o de un objeto.

Lo que para nosotros hoy en día apenas tiene ningún valor diferencial, un árbol de otro árbol, para el hombre antiguo era de vital importancia. No me imagino hace dos mil años, y ni siquiera en la actualidad a un padre baserritarra decirle a su hijo, mira hijo allí hay un árbol, o en esa rama hay un pájaro, sino que especificaría la clase de árbol y la clase de pájaro. Y posiblemente en ese ser uno con la naturaleza, desde su agudo sentido y sabia intuición discernían mejor que nosotros a una persona de otra.

Llamar árbol al fresno o al manzano es como nombrar a todas las mujeres María. He aquí la riqueza de nuestra lengua. Pero demasiadas veces la fútil modernidad nos lleva a análisis parciales incorrectos y nos deriva al rechazo de lo antiguo por principio. Haciendo un símil, es como si sólo al joven hay que atenderle y dejar morir al anciano. Afortunadamente el viejo euskera está joven y activo, tiene dotes modernas y avanzadas, nos sigue aportando claves en el conocimiento y funcionamiento de las cosas, y sus raíces van echando retoños y sus ramas extienden frutos.

Ha habido árboles sagrados cuyo significado y simbología ha trascendido hasta nuestros días. En el panteísmo originario existía la veneración de los robles como protectores vivos de los vascos. Y se hacía la oración ritual de pedir perdón al árbol cortado: "Guk botako zaitugu eta barkatu eiguzu" (Te derribaremos y nos perdonarás). En la cosmovisión panteísta existe el politeísmo y no el monoteísmo.

Por nombrar la simbología de algunos árboles:
*Haritza: roble, símbolo de justicia y libertad.
*Lizarra: fresno: símbolo de fuerza, árbol sagrado de anuncio de verano.
*Urkia: Abedul: árbol de la iniciación, actúa como protección.
*Árbol malato, árbol que delimita los lindes, defensa de un territorio.
*Artea: Encina: árbol de la paciencia y sosiego.
*Hagina: Tejo: árbol de la muerte… La naturaleza aglutinaba todo y era en aquél tiempo la señal que revelaba la inmortalidad.
*Pero lo que posiblemente desconocía Borges es que la palabra árbol según todos los indicios tiene raíz etimológica vasca. Para el término arbola, tenemos la raíz ar- presente en una amplia familia de palabras relacionadas con los árboles y la madera: artea, aritza, arburu (cabeza de viga o tocón), arba (puntal, leña cortada) arbutz-adar: rama de árbol, arotza (la persona que trabaja la madera, carpintero.

Indagar en la ordenación de la raíz/raíces de nuestro idioma y profundizar seriamente en ello es el camino que les toca a los filólogos y estudiosos de la lengua. Ya lo decía Kapanaga "Hay demasiados malos hábitos y el sistema imperante nos castra. Ocurre muchas veces que entre otras lenguas antiguas, el moderno latín, lo engulle todo, y son capaces de decir que la nieta ha parido a la abuela… y entonces no hay reflexión que valga".

Y del tiempo de los árboles al tiempo de la tecnología. Recuerdo aquella frase de Steve Jobs: "Si pudiera, cambiaría toda mi tecnología por una tarde con Sócrates". Sabemos que la influencia de Sócrates modificó con profundidad el pensamiento filosófico occidental. Y sabemos que la influencia de Steve Jobs ha cambiado nuestra manera de vivir, donde la tecnología es el alimento vital de subsistencia. Pero al igual que Steve Jobs no olvidó la sabiduría ancestral sino que supo atraer a su mundo esa sabiduría. Tenemos en nuestras manos afortunadamente un punto de referencia primordial para analizar y entender el pasado y obtener respuestas para el futuro.

 

Menos es mas

Trabajar 11 horas durante tres días es lo que propone Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. Slim afirma que el trabajo es una responsabilidad social y una necesidad emocional y que la edad de jubilación se podría atrasar. Según Slim su propuesta mejoraría la calidad de vida de las personas, crearía una fuerza laboral más productiva, y daría pie a nuevas actividades de entretenimiento y otras formas de estar ocupado.

Esta propuesta puede sonar extraña, pero hubo una antigua civilización cuyos vestigios se recogen en el euskera en la que el calendario laboral se organizaba de una manera que recuerda a la propuesta por Slim. Por una parte el trabajo activo o productivo se realizaba en tres días: astelehena ( primer día de la semana), asteartea ( entre semana) y asteazkena (fin de semana). Por otra parte, el trabajo instructivo, reflexivo-meditativo o de estudio y de descanso estaría repartido entre el jueves (Osteguna/Eguena) día de adoración, meditación, oración a Dios, al universo, el viernes (Ostirala/ Bagerikua) día de oración a nuestros antepasados, el sábado o larunbata/laurenbat (un cuarto de mes lunar) día de adoración a la Luna como regenta, fecundadora y avivadora de la naturaleza y, por último, el domingo (igande) se destinaría al descanso.

 

Si seguimos el consejo del sabio de Otxandio Bittor Kapanaga y nos lanzamos a desarrollar este presente hacia el futuro examinando nuestro pasado, a través de innumerables mensajes atemporales de nuestra lengua, podemos afirmar que en el orden matriarcal del que se hace eco el euskera se podría esconder la clave para un nuevo modelo de organización económica. Como el mismo Kapanaga proponía, interpretar bien los signos nos podría llevar a otra forma de pensamiento y de actuación para la mejora del bien común.

 

Pocos filósofos habrá en el mundo en el que hayan sido capaces de resumir la vida en seis letras. Bittor Kapanaga así lo resumió. Iz: ser. In: hacer, Il: Morir. El devenir humano según Kapanaga se sustenta bajo la composición de los fonemas AR/UR y sus derivados(apegados al ser, a la tierra y a sus frutos), y GO(Espíritu, cielo, Dios, deseo, fuerza interna…) como alimento de fuente energética.

En Julio del 2011, un mes antes de su muerte le pregunté:

-¿Quién, cuándo y cómo podemos cambiar esto?

-¿Quién? Nosotros.

-¿Cuándo? .-Todos los momentos son provechosos.

-¿Cómo? Con La cabeza caliente y los pies en movimiento.

-¿A dónde vamos Bittor? –“Si supiéramos, la inteligencia es la madre de la paciencia y hay tan poca. Se ha de cambiar el sentido. No darse cuenta dónde estamos es grave. Pero no saber qué queremos es aun más grave.”

 

Es evidente que algo se está moviendo. En una reciente entrevista el Papa Francisco afirmaba. “ la gran revolución es ir a las raíces y reconocerlas. Nunca se puede dar un paso en la vida si no es desde atrás, sin saber de dónde vengo, qué apellido tengo, qué apellido cultural o religioso tengo.”

“Primum vivere deinde philosophari.  Pero, más allá de disquisiciones teórico-filosóficas, antropológicas, lingüísticas o teologales, en las decisiones políticas y en las relaciones y acuerdos que se establezcan entre la sociedad y el poder está todo. El orden mundial, si ha de cambiar, nos ha de llevar a vidas más justas y más dignas y no a lo que nos ofrece la indignidad del capitalismo especulativo. Y las nuevas fórmulas han de estar basadas no en variantes más dictatoriales sino en la recuperación de un equilibrio perdido.

En este nuevo ordenamiento que propone Slim, se establecería un orden general donde el tiempo fuera un elemento fundamental para acumular mayor conocimiento y mayor disfrute. Por otra parte, siendo la productividad y el consumo los dos parámetros que rigen el   funcionamiento del Capitalismo, está claro que a menor desempleo, mayor capacidad de compra, por tanto, mayor productividad y mayor consumo.

 

En estos tiempos regidos por un cambio permanente de nuevas tecnologías, lo nuevo se habrá de reforzar con parámetros que nos lleven a la motivación y a la esperanza colectiva más que a la práctica insolidaria del sálvese quien pueda. Y, ante el sistema imperante del capitalismo patriarcal, que basa su “status quo” en las finanzas especulativas pero que no encuentra salida a la crisis que él mismo ha creado, el futuro orden mundial debería acercarse a un espíritu matriarcal que avive la concordia y fomente oportunidades sociales básicas, promoviendo la creatividad bajo las bases democráticas de protección matriarcal e impulsando la interculturalidad entre las personas y los pueblos. 

Son las relaciones sociales las que dan sentido al funcionamiento de la sociedad y el nuevo cambio necesitaría de un proceso de construcción colectiva.  Fomentar el empleo e ir al rescate de los valores y a la búsqueda de nuevas formas de entendimiento y de unas relaciones sociales más equitativas debería ser el cometido.

La realidad es la que es y las propuestas utópicas imperan sólo cuando el agua llega al cuello y no hay otras salidas. No sé si estamos lejos de ello, pero el cambio en nuestra manera de pensar y actuar es tan necesario como urgente. Los hechos son eternos y el tiempo vuelve y “Roma no se hizo en un día”, pero quizás es hora de mirar más atrás de la época de la Roma imperial para seguir adelante.

Humor rima con amor

El sorprendente éxito de Ocho apellidos vascos ha roto todas las previsiones que más allá de análisis cinematográficos nos lleva a pensar en causas relacionadas con aspectos psicológicos y sociológicos.

Está claro que además del guión muy suelto y ocurrente y la buena dirección de Emilio Martinez Lázaro, los dos protagonistas masculinos, tanto Dani Rovira cono Karra Elejalde sin sobreactuar ni forzar la situación, bordan su interpretación.

En esta historia tan sencilla como simpática, la risa y la ternura se entremezclan como los dos aspectos fundamentales del éxito. Humor y amor es el argumento y es la tónica.

Estamos desenterrando muchas cosas en estos tiempos, y lo bueno es la capacidad de asimilación de la sociedad que necesita de historias que le cautiven. Ocho apellidos vascos ha cautivado y de, una u otra manera, ha tocado la fibra sensible.

Siempre he pensado que a pesar de nuestra rudeza en muchos aspectos y de la seriedad y crudeza argumental de la política, nuestro pueblo ha tenido y tiene una sana ironía y que esto es algo intrínseco a muestra manera de ser, quizás demasiado frenado y limitado durante muchos años, y que sólo se hacía ver una parte del iceberg.  Felices los que saben reírse de sí mismos, y un pueblo que sabe reírse de sí mismo, es un pueblo sabio.

Yo, que soy amante del cine de Pasolini, viendo historias como  “Cuentos de Canterbury”, me preguntaba: ¿No habrá un cineasta que entresaque estos temas de nuestra Euskalerria profunda, tan real y tan sarcástica como la vida misma? Pues, Zorionak a todos los componentes de Ocho apellidos vascos, porque han sabido conjugar el humor con amor, y han abierto una veda para contar historias de otra manera a la que estábamos acostumbrados.

Seguro que hemos encontrado muchos personajes parecidos a “Koldo” en nuestro paisanaje.  A mí, que soy de las faldas del Gorbea, el personaje de “Koldo” me recuerda a hombres similares en mi entorno, rudos pero tiernos. De hecho, cuenta Karra que se inspiró para la representación en parte de su familia paterna.

Dani Rovira, “Antxón” brilla como actor cómico, chico sevillano engominado que para la conquista del amor a una vasca se hace pasar por euskaldun. Clara Lago “Amaia,” escenifica a la mujer vasca, dura, seca y cortante. Y aquí salen las opiniones variopintas de nuestro carácter y espíritu matriarcal.

Opino que el carácter es genética y es invariable en el devenir de los tiempos, donde el entorno nos influye y nos coarta. He aquí la singularidad y la diferencia de culturas y de comportamientos. Evidentemente hay de todo como en botica pero el sentido colectivo-grupal y de pertenencia más allá de lo personal e individual es un hecho distintivo en el mundo vasco. A modo jocoso se dice: ¿Cuando se casa un vasco? cuando se casa la cuadrilla.

El éxito ha sido “Superar los tópicos” afirma Karra, puede, pero yo creo que el verdadero éxito es adentrarse en aspectos que hasta ahora se tocaban muy seriamente y siempre con un tamiz ideológico y que no nos dejaba ver los pareceres de una sociedad que de una forma innata necesita y sabe reír y emocionarse de aquello y con aquello que parecía intocable.

La escena del reencuentro de Koldo con su hija Amaia después de años de no verse, me lleva al recuerdo de mi regreso de un viaje de nueve meses, queal bajar del autobús, 60 mts. frente a la casa de mis padres. Mi padre me mira, arranca su DKW de repartidor y se va sin esperar a decirme un hola siquiera. La relación con mi padre era muy buena, pero el único abrazo que yo recuerdo haberle dado en 30 años, fue en el Musical de Iparagirre donde él hacía de músico callejero.

Oímos una y otra vez que los vascos somos parcos expresando nuestros sentimientos. Se nos dice que somos fríos, sobrios y rudos e incapaces de poner palabras a nuestros sentimientos. Así somos, poco besucones, poco expresivos en nuestras formas, pero con sentimientos a flor de piel.  “Dame un besito ahora que nadie nos ve”: con estas palabras despidió una madre a su hija de diez años, a la que no iba a ver en un año. “Lo nuestro es tremendo”, me dijo aquella niña, ya adulta, y me contó de nuevo lo que sintió entonces cuando su madre le dijo aquella frase que se le quedó grabada.

También me contó una paisana que el día de su boda le pidió un beso a su novio y éste le respondió: “Luego, luego, que ahora nos ven”. ¡Cuántos hay que jamás se hayan besado ni abrazado, ni siquiera rozado con sus familiares!, ¡cuántos!.

Este filme en muchos aspectos relata un compendio de lo que somos. No se trata de un defecto ni de una virtud. Se trata de que hay una base real de ese carácter nuestro y una exposición de que "somos así". A un vasco, nos cuesta decir Maite zaitut-Te quiero, pero si nos preguntan decimos, “pero Amaia, si te quiero más que la hostia”.

Esta comedia romántica, salvando las distancias, tiene un trasfondo parecido a las películas de Cantinflas o de Charles Chaplin que conjuntaban amor y humor caricaturizando la situación cultural y socio-política. En este caso, metiéndose dentro de ella con toque irónico o sarcástico.

Aparte de reírnos, ha tocado  el corazón. Y esto, además de tremendamente positivo, es la base del éxito. Humor rima con amor.

 

Ekine baragarrie da

Ekonomiaren gorabeherak direla eta, arduratsu dabil ingurua. Ez du inork asmatzen eta, gauzak okerrera egingo dutelakoan oraindik, zalantza eta beldurraren pean gaude guztiok. Nahinon entzuten da gauza bera. Egoera latza eta irtenbide eskasa. Gainditzeko, arazoen oinarrietara joatea dagokigu. Eta hantxe, geure baloreetan aurkitu behar erantzuna. Ez dugu prebisio onik izan, eta akatsak zuzentzea erraza ez bada izango ere, geure irudimena areagotuz lanari ekitea dugu irtenbiderik egokiena. Lanari diot, ahal duenak eta gai denak. Baina bada holakoetarako esaldi esanguratsu bat Arratian, “ekine baragarrie dok!”

Eta halaxe da, bizitza bera ere ez ote ba baragarria, edo barregarria?, “ Gosea eta gaixoa baragarriek dozak” dino esaerak, beraz, bereari ekiten dionak etorkizun sendoa du, ekiten duen gizakiak eta ekiten duen herriak, etorkizuna bere gain du. Ekiten-ekiten ibili izan gara eta gaur, gurean, arlo askotan eta ikuspegi askotatik, atzo baino hobetoxeago gaude, zertan esanik ez. Herri esamoldeari kasu eginez, argi dago, edozein akatsei aurre egiteko, sinestean eta ekitean dagoela gakoa.  

Begibistakoa da ekonomiaren gaietan ez dela haize freskorik arnasten aspaldion bazterretan. Argi da guztiok pairatzen ari garen une ekonomiko gogor honek bere zamak dakarzkigula. Baina, gogoan dut Arratiar ezagun batek behin esan zidana: “Beitiok, hemen bereari gogor ekiten dautsanak burutzen jauk! Hau halaxe izan dok eta halaxe izango dok ”. Beraz, egonak balio ez duenez, ekinak ezina du burutuko.

Herri esaerak izatazuna eta egonkortasuna du eta garai zailetan ekonomilari adituek   Krisi honen irtenbide argirik ikusten ez dutenean, atzera begiratzea derigorrezkoa dugu.   Zeren, Krisi hau, ekonomikoaz gain balore krisia dugu. Eta guztioi tokatuko zaigu bertatik ikastea. Holakoetan, esperientzia duen jendearengan gehiago sinestu behar,   lorepontzitik erreskan atera berri diren guru berriekin baino. Beti ere, herri senetik datozkigun iritziak baliagarriagoak ditugu. Eta, errezetak izatekotan, gehiago ditu esperientzia duen gizakiak letradun gizaki juppi berriak baino. Erremediorik hartzekotan,   labe gorian eta lapiko barruan lanean ari direnengandik hobe, lapiko gainean bor-bor dabiltzanengandik baino.

Atzerantz bagoaz eta historiara begiratuz, garai guztiak dira antzerakoak, goraldiak eta beheraldiak ditugu tarteka. Baikor guneak eta ezkor guneak. Eta bizitzaren joanean, dena dugu ikasgai, dena dugu berri eta dana baliogarri. Garai honetan, zinez, egoera hausnartuz, gogoeta egitea dagokigu. Eta bakoitzaren joanean   norekin joan gaitezen eta eta norekin ez, kontuan hartu beharko dugu! Hauxe, baliorik ederrena geure ikasbidean. Ez dira denak berdinak, ez gara denok berdinak. Bidean, bultzatzen zaituztenak daude eta beheratzen edota oztopatzen gaituztenak.

Egoera latzetan,   norberarengan sinestu beharko dugu eta bilatzekotan, bidean lagun izan dakigukeen hori bilatzea derrigorrezkoa dugu. Badira bidaide onak, badira era berean ezbeharrekoak ere. Baina gauden garai honetan, baikor den jendea behar dugu inguruan. Bizitza laburregia dugu erneguz eta penetan bizi izateko, eta esperantzari lotu behar gatzaizkio nahitanahiez.   Izan dira garai okerragoak, izan dira baita urte eta sasoi latzak, gure aurrekoak ondotxo dakite hori. Eta bestalde, gure herrian, aspaldiko partez itxaroten genuen argi berri bat agertu zaigu.

Agertu zaigu edo guztion artean ekarri dugu. Eta ilusio berri honek bide erakargarrietara eraman behar gaitu. Badugu pozik egoteko motiborik. Badugu zeri ekin.

Eta joan goazen honetan, bizitza, Bittor Kapanagak ziozkun legez, ibilbidea dugu: IZ(Izan) /IN(egin) eta IL, horixe dugu guztiok. Hasieratik amaierarako tartean, geure izatea eta geure egitea dugu eta ingurarekiko elkarkidetza.   Ez beti ona, ez beti gustokoa. Baina beti ere, merezi duena. Batzutan geuk aukeratzen duguna da, besteetan, bizitzak berak, aukerak -onak zein txarrak-, ematen dizkiguna.

Bizitza, Ilusioz eta desilusioz beterikoa dugu, garaipenez eta itomenez hornitutakoa, une pozgarriak zein mingarriak dituena. Gizakia eta herri baten ibilbidea guztiz dugu antzerakoa.   Herriak, bitzitzaren joanean joanengo gizakiok egiten ditugu, eta izan ere, gizaki borrokalariak eta tentelak daude, herri tematiak eta nagiak. Jaio egiten gara, baina egin ere geuk egiten dugu, geure aburuz eta inguruaren eta egoeraren zirkustantziaz. Helburu argia duten gizaki eta herriak daude eta helburu argi bakoak, ergelak. Ekiten dutenak daude eta ekimena bertan behera uzten dutenak. “Ekilarie dok hori, eta burutuko jauk, hori alperrik ez dok galduko!” Halako esamoldeak barra-barra daude gurean.

Beraz, Joan goaz eta, Juantxo Astondoa Gorbeiako artzain xelebreak esango ligukeen legez, nora joazak ba horreik?, horreik, doazen lekutik etorri be egingo dozak! Bazen, neure herrian, oraintsu joandako beste gizaki xelebre bat ere. “Ai onak zauzie zuok, ze uste duzue ba, sopa boba jaten, Estaduen konture bizitea beti ala! Bai, majo jauk!”.

Ba horixe, hemen argi jagok. “Sopa boba” jan edo ez jan, “egurginaren lapikotxetik abadearen lapikotera” pasatu izan garela.   Eta orain, gauzak urritzen-urritzen hasi diren honetan, bakoitzak bererari ekin behar. Arratiarron arabera, orain arte be ekin jeutsaguk eta hemendik aurrera be ekin beharko jeutsaguk! Badakik, ekine baragarrie dok eta burua argi dabilenak eta gogoa daukanak, burutuko jauk!. Ingoetxoaguk ba!. Horixe baietz!.

 

Topografía sentimental

Pero, ¿qué es lo que queréis los vascos? me decía hace poco un amigo madrileño, si tenéis plenos poderes, tenéis una amplia autonomía, un parlamento, poderes fiscales, control sobre la mayoría de los asuntos de salud, educación, cultura, incluso tenéis una policía propia”.

Me temo que lo que queremos los vascos es ser no diferentes a ti como ciudadano español que eres, sino ser como tú, es decir un ciudadano vasco que piensa, decide y actúa como vasco. Un ciudadano de la aldea pequeña que se abre como tal a la aldea global.

Si a mí me quisieran, le replicaba yo, deberían querer y aupar mi cultura ya que España en teoría es “un país plurinacional y pluricultural” pero no es así, no ejerce como tal, y la realidad es que de mi cultura apenas se sabe nada, ni interesa saber. Y yo siempre opino que a quien no te quiere le dejas de querer. Esto pasa en las dos direcciones, así pues inevitablemente la opción única y válida y no hay otra, es que el sistema patriarcal imperante le deje decidir al vasco lo que quiera ser. Eso y no otra cosa es la grandeza de la democracia, que siempre debe guiarse por la equidad, por el sentir mayoritario de los ciudadanos y el respeto a las minorías en su actuar. Pero está claro que el nacionalismo dominante tiene un escaso sentir democrático y que no admite las exigencias del nacionalismo subyugado por él.

Ayer mismo vimos un claro ejemplo de despropósito de esa “España, una, grande y …menos libre”, cuando el seleccionador nacional de la sub-19 le despoja la enseña asturiana al jugador asturiano Juan Muñiz. Ya lo dice el refrán: “Cómo quieres que te quiera si a mí no me quieres”.

España tiene un problema de Estado en un Estado lleno de problemas.

La economía española está en periodo de desánimo, pero la política está estancada y necesita un cambio de percepción porque el agua que no fluye se pudre. Es inevitable que abra resortes, compuertas y canales para que el agua discurra en beneficio de todos.

Imaginémonos por un momento una Euskadi independiente de España. -Lo veo inviable me contesta mi amigo. Ya ya, pero nada es eterno e intocable; imaginémonos que por un deseo, necesidad o convicción de cambio constitucional se refleja esa posibilidad, ¿que pasaría?. No pasaría nada, absolutamente nada. Evidentemente seguiríamos manteniendo relaciones en todos y en cada uno de los aspectos. Los unos cooperaríamos con los otros, en la cultura, en el deporte… y por supuesto en la economía que habría de fluir y confluir. En la Europa multicultural y descentralizada habrán de circular todo tipo de transacciones. Habría exenciones fiscales, es decir, estaríamos libres de pagar impuestos a España. Obviamente tampoco obtendríamos ayudas o beneficios de ella. Nos deberíamos a Europa como Estado propio e independiente. Eso sí, todo esto no sería por un privilegio sino por derecho propio.

Llegado el caso en el que El País Vasco fuera un Estado independiente, Euskadi dejaría de ser nacionalista, para ser y proclamarse sólo como vasco. Sinceramente sería lo más conveniente para ti como para mí. Pero para eso han de cambiar muchas cosas, primero el prisma ideológico de mirar y analizar las cosas, desquitarnos de los dogmas, superar los miedos y movernos de acuerdo a la realidad. La realidad es tozuda y la decepción de unos es la satisfacción de otros. Le dije a mi amigo que el sentir mayoritario de los vascos es cual es, y esto en democracia se ha de respetar.

Le transmití que el nacionalismo en su configuración y planteamiento es pura topografía sentimental. Somos lo que sentimos, y es lo que nos mueve. No es un invento como nos quieren hacer creer, sino que se construye sobre lo que existe. Cuando Iparragirre acuñó a mediados del S. XIX su Gernikako Arbola es porque dio nombre y sentido a algo que estaba en el corazón de las personas, cuando Sabino Arana teorizó y dio forma y contenido al nacionalismo, no lo inventó, sino era reflejo de lo que vivía. Cuando Picasso pintó el Guernica, no lo inventó sino reflejó la angustia que allí se vivió.

“La invención del nacionalismo” afirman “ilustres historiadores y politólogos”. Pero, a decir verdad, casi nada se inventa, todo viene por un sentir, por un vivir y por una necesidad de plasmar lo que se vive: Es la razón del sentimiento. Y “El sentimiento es sagrado y mueve montañas”. Muchas son las poesías, canciones que hacen referencia a la tierra, al sentir topográfico. Canciones que perduran y que almacenamos en nuestra memoria y en nuestro corazón. Por citar algunas: Oi Lur, Oi Ama Euskalerri, Agur Zuberoa, Hara nun diran, Agur Euskalerria, Gernikako Arbola, Ikusi mendizaleak, Araban Bagare…

Y mi amigo me comentó, pero has leído que van a prohibir pasar la Vuelta Ciclista a España? y ¿lo que ha dicho la concejal de cultura de San Sebastian con respecto a la venida de las estrellas de cine? . Yo le contesté que no me muevo por un prisma ideológico sino sentimental y le comenté que soy partidario de que vengan todas las estrellas del mundo y que troten todas las bicicletas sean de donde sean, porque eso no hace más que engrandecer nuestra tierra y nuestra forma de ser. Pienso que si un pueblo tiene clara conciencia de lo que es no tiene por qué preocuparse, y por tanto por qué oponerse a este tipo de eventos.

Valga mi definición de considerarme euskaltzale y abertzale en el sentido más profundo y amplio de miras y horizontes. Es decir, me reafirmo y aplico aquello que hace ya mucho plasmara nuestro bardo Iparragirre "Eman ta zabal zazu munduan fruitua". No se trata de imponer banderas ni fronteras, se trata de plasmar cada cual lo suyo y proclamar desde allí la interculturalidad.Y es por ello, que me parecería una falta de sana identidad y de perspectiva que cortáramos el camino a las estrellas y el camino a las bicicletas. Me reafirmo en afianzar y expandir nuestra cultura, lo mismo que en atraer otras culturas y otros eventos que dan, no cabe duda, más empaque a lo nuestro. Por ello, lo uno no quita lo otro. En cuanto al futuro de mi pueblo, le dije a mi amigo que soy optimista, pero que en estos tiempos de crisis y de cambio a todos nos va a tocar reflexionar y mucho.

Hay una inscripción que aparece en uno de los salones, junto al fuego bajo del Castillo de Urtubi. “BILTZEN, BEROTZEN, B(P)OZTEN”. Juntándonos, calentándonos, alegrándonos. Es quizás, el momento en el que debiéramos de aplicar este nuevo discurso de avivar el Fuego de la madre, que nos de refugio a todos, e ir desterrando las proclamas y discursos patriarcales de resistencia e imposiciones.

Quizás y a pesar del exacerbado individualismo y materialismo de hoy en día, sean tiempos de volver a nuestro origen matriarcal de arrope y de recogimiento, de promover la confianza y la convivencia, de afianzar e impulsar el naturalismo que surgió como una derivación del realismo. Son tiempos de cuidar la casa desde dentro y desde fuera y para dentro y para fuera. A todos nos va tocar aplicar el sentir topográfico con inteligencia y sentido común. Son tiempos de aceptar la realidad y de convencer mas que de vencer. Son tiempos de nuevos procedimientos.

A quienes nos dedicamos al arte, se nos acusa de pecar de demasiado ingenuos, pero, contamos lo que sentimos. Y digo que el ensueño y la determinación son indispensables para cualquier logro en la vida.

Para acabar, algunas anécdotas que me han sucedido en estos días. Me topé con un analista periodista, y me dijo, Gontzal, eres un iluso y un ingenuo. Pero sigue así, remarcó en su despedida.Otro Sr. me para y me dice, Gontzal sigue escribiendo sobre lo que somos y sobre nuestra identidad. Y continuó diciendo “…yo soy nacionalista porque me sale de los cojones, porque me gusta más la merluza a la vasca que los chanquetes”. Todo ello lo dijo con convicción pero con sorna. ¡me reí claro está!.

Y me decía un simpático ecuatoriano empleado en una panadería: “aquí con la crisis la cosa se está poniendo fea y he decidido marcharme a mi tierra. Lo que me da pena es que mi hijo quiere a esta tierra, sabe euskera y es del Athetic. “Me da pena por él porque se siente de aquí” remarcó.

Este pueblo es muy persistente en sus sentimientos, debe ser cuestión de carácter. Aquí, la evolución topográfica se inscribe con la fuerza energética del sentimiento que es capaz de abrir canales para que el río llegue al mar. En fin, no se si mi amigo captó todo lo que dije o lo que le quise decir. Pero es la evidencia de nuestra topografía sentimental.

 

Biltzen berotzen bozten

Inork ez du dudarik garai berrietan gaudela, garai zahar-berrietan esango nuke nik. Eta garai berriak eredu eta etekin berriak behar ditu hartu eta eraiki. Garai berriak gurean, aintzinakoen balioaz, ezagupenaz eta jakituriaz atondu beharko dira. Aurrera ekiteko osagai esanguratsuez baliatuz, belaunaldi eta garai bakoitzaren ezagutzaren eta ikasgai horien batuketa beharrezkoa dugu. Zeren, esana da, historia ondo ikasten ez duena, bizi izan duena errepikatzera behartuta dago.

Gogoeta sakonetako garai berrietan gaude, pitxar bat apurtzen eta hustutzen doakigu eta guztiok hondoratu gaituen krisi sakonak ekar diezazkiguken aukera berrien bila ari gara etengabe. Garai berri honek etxearen izaera landuz, etxeko landareak ureztatuz, etxekoen arteko euskaldunon egunoroko bizitza, lana eta konbibentzia areagotu beharko du. Hitz egiteko modua ere biziagoatu eta geureagoatu beharko du. Beraz, etxea, etxekoak eta janariak berotzeko balio zuen sua, bizitzaren sinbolotzat dugun sua, abegi oneko sua zentzunez berpiztu beharrean gaude.

Gaur ordenagailu, tfno mugikorrak, telebista eta abar dira biltzen gaituen esparruak. Beraien baliopidean eta erabileraren menpe gaude eta beraien esklabu gara. Inoiz baino askatasun gehiago dago eta inoiz baino lotuago eta kontrolatuago gaude. Informazio eta desinformazioa, egiak eta gezurrak ere halaxe datozkigu, eta marionetak baitginan, geure egiten ditugu gehienetan, hausnarketa askorik egin gabe. Garai moderno honetan, sentipenaren arrazoietatik urrundu nahi gaituzte. Baina joanean-joanean, zerbaitek huts egin die.

Eta gu, bide berri honetan, bide zaharren jakintza beharrean aurkitzen gara, etxeari eutsiz helburu argira begiratuz. Bizitzeko, bizi irauteko gauzak argi edukitzea beharrezkoa dugu,   nahiz eta gure solairuan gauzak argituz doazen. Oraingoz orokorrean gauzak ez daude argi. Indarra, poterea, agintea eta edukina nagusitu izan dira bizitzaren arrazoi gisa. Hauxe, modernitatearen paradigma. Erabilera eta praktikotasun guztiak teoria eta pentsakera bati lotuak daude orain eta hemen. Euskal Herri honen etorkizunak modu berriak, edo berri zaharrak eraiki behar ditu nahitanahiez.

Beti esan izan da euskaldunok aurrehistoria dugula historia bera baino handiagoa eta zabalagoa, sarkorragoa. Beti aipatu izan da gure kultura amatasun edo matriarkalismoari lotua dagoela. Biztu dezagun beraz, izan garena eta jar dezagun garai honetako gizarte aurrerakoienean. Aitaren indarra erabili dugu euskaldunok urteotan, amaren sua barik, halaxe izan da, halaxe behar zuen izan, eta horrelaxe iraun dugu. Baina gaur eta hemen, konzeptu berri-zaharrak bizten doazkigu. Amaren izatea, afera, egitasmoa, abegia, begirunea… abagune berri honetan guzti hori berpizteko garaia delakoan nago.

Aspaldi da Jon Sarasuak ete bestek plazaratutako gogoeta, “amaren sua” ikuspegi kulturala erabiliaz, kultura politiko berri baten beharra aldarrikatzen zutena. Gabriel Arestik ezagun egin zuen “Nire aitaren etxea defendituko dut” poemaren balioaz jarraitu izan dugu urteotan eta akaso, orain eta hemen aspaldiago bateko“Amaren sua berpiztuko dut” aireratu beharko genuke. Etxea (familia biltzen eta bizi den espazioa) aitak zainduko bazuen ere, amak gobernatu izan zuen gurean aintzinako garaietan.  

Eta gure historiara joanik, aspaldi batekoa da baita, Lapurdin, Urruña udalerriko Urtubiako gaztelu barruan eta bertako behe-suaren goikaldean dagoen inskrizpzioa, “BILTZEN, BEROTZEN, BOZTEN” . Hantxe biltzen ziren suaren inguruan, hantxe berotzen eta (b)pozten. Suaren ondoan pozaren pozez hizketan igaroko zituzten seguruenik orduak, egunak, urteak. Zertan esanik ez, BILDUren emaitzak ideia eta gogo honen saria direla, gogo eta eritzi anitzen bilduketaren sorkuntza premiaren saria.

Dirudienez, Urtubiako gazteluan agertzen diren hitzak, XIX. mendean Henri Larraldek bertako jabea zenean idatziak dira. Ez dira nolanahiko hitzak, urte eta mendeetan zehar bertan egon izan direnak eta gaurko garai ilusiogarri hauetan oso esanguratsu eta aipagarri direnak. Historia luzea bezain interesgarria du bere horma eta inguruetan Urtubiako gazteluak. Pio Baroja idazleak ere “La dama de Urtubia” izeneko errelatoa idatzia zuen. Maitasun istorioa, akelarreak eta sorginak tarteko.

Behe suaren goikaldean agertzen diren hitzak esanguratsuak badira ere, gaur eta hemen badakigu jakin euskal pentsakera patriarkalaz bizi garela eta honen gainean arautu dugula egitekoa, eta hau aldatzea ez dela egun batetik besterako gauza. Ez da ahuntzaren gauerdiko eztula. Euskaldunon izatea besteei sinetsaraztea, besteei irabaztea baino hobe dela zioskun oraintsu utzi digun eta luzaroan gogoratuko dugun Bittor Kapanagak.

Beraz, aukera ederra eta ezin hobea dugu aurrean euskaldunok eta “hanketan burua, edo burua hanketan” zeri indarra eman, hori da kontua. Besteen buruek zer pertsatzen duten jakin badakigu, eta geure burua ikertu eta mamitu beharko dugu halabeharrez, zer nahi dugun, zelan eta nora joan nahi dugun argi edukiz!. Geure ahalegin honetan, beharrezkoa dugu, non gauden konturatzea eta nor izan behar dugun bidaide.

Esanguratsua Xabier Letek idatzi eta berak eta Mikel Laboak ere abesturiko kanta:

Izarren hautsa egun batean bilakatu zen bizigai,

hauts hartatikan uste gabean noizpait giñaden gu ernai.

Eta horrela bizitzen gera sortuz ta sortuz gure aukera

atsedenik hartu gabe: lana egiñaz goaz aurrera

kate horretan denok batera gogorki loturik gaude

Bittor berriro hona ekarriz, bere hitzetan “bizitza ez da gatxa, geuk egiten dugu gatx”. Bilgune garaietan gaude, batuketa beti da kenketa baino aberasgarriagoa, zirraragarriagoa eta onuragarriagoa. Etxea eta etxekoak zainduz, itxurakeriaren gain, barru barrutik eraldatuz, zentzu aldaketaren premian gaude. “Biltzen, berotzen, bozten”, badugu herri legez zeri ekin, “amaren suaren transmisioa” etorkizunerako ibilbidean gure etxea arautzeko erreferentzia eta akuilua izan dadila. Ez da jarrera txarra, ez eta helburu txarra ere, adarrak, adaskak eta oskolak bota ditzagun sutara. Saminak eta desatseginak ere amaren suaren beroaz hobe zaintzen dira, eta amaren suak eman diezagula geroko bidean beharko dugun abegia, abaroa, adimena eta besteenganako begirunea. Biltzen bagara indartsuagoa izango da gure nahia eta egitekoa, biltzen bagara, amaren sua handitu eta areagotuko da: euskaldun egin, egiten eta egingo gaituen amaren sua.

 

Oteitza, Gandiaga eta Kapanaga

Oteiza eta Gandiagaren arteko harremanaz, elkarkidetzaz, eta hark honegan izan zuen eraginaz asko eta asko hitzegin da. Bi izakera desberdin, bi sortzaile lan sorkuntza estetikoan, eta garai baten, biak elkarren ondoan.

Barrurantz begiratuz, barrunbea irauliz ateratzen zituen Gandiagak bere poemak. Ixo, zaude! Begiak hertzi, ukondoak mahaian jarri eta hausnarketa sakonean, extasian baitlegoan, halaxe zetozkion olerkiak gure poetari. Barrurik hara, Behetik gorako ibileran.

Oteizaren izakera, bestelakoa zen, guztiok dugu gogoan, leherkorra, barealdian ere trumoiaren burrunba. Oteizaren extasia, hutsari eta kosmosari lotuago zegoen eta hustasun hori dela eta, goitik beheratzen eta bereganatzen zituen gauzak.

Gogoan dut Gandiagari egin nion azken bisitan, agurtzean, esan zidana: “Kontu izan paraboletan idatzi izan direla gauzarik baliotsuenak eta sakratuenak”, geuk ondo deszifratzea da gakoa.

Ezezagunagoak dira eta ezkutuago daude Kapanagaren esanak eta lanak. Otxandioarraren ustetan, euskerak bere aztarnetan dakarkiguna, aintzinako bizikera baten adierazpena da.   Iz, In eta Il fonema bikoitzen zentzuetan gure oinarria.   izatasuna, egintza eta getasuna, bizibideko konzeptu legez gorpuzten joan zitzaizkigun. “Iz zan eta hil zan”. Oteizaren ikuspegian ere (h)asiera amaia dugu.

Oteizak: “ (Tantos siglos y con tanto glorioso sirviente vasco, sin haberlo reparado; pienso a veces, dentro del sueño, digo, si hubiera olvidado cómo volver de nuestra Prehistoria, pero me despierto y vuelvo).

Eta Kapanagak Oteizari idatzia: “Era importante lo que me decía sobre el planteamiento de constelaciones etimológicas y sobre la relación etimología-ontología.” …“Por mi parte tengo la impresión de que los “gramáticos” son incapaces de ahondar en la filosofía de la lengua y se afanan en tejer musarañas sobre su superficie, haciendo más difícil un estudio en profundidad. Yo admiro mucho más a Uds. Que con intuición saben adentrarse en esos mundos y aciertan a ver a través de oscuridades. Por eso pienso en D.José Miguel y en Ud.”

Garai baten Bittor, kooperatibak sortu eta holako lanetan aritu zen. Barandiarenek esan omen zion orduan Kapanagari: “Bittor, Koperatiba lanetan iharduteko gai izan daitekeen jende ugari dago gurean, baina euskeraren ikertze lanetan aritzeko zeu zara egokiena eta zeuri dagokizu”. Eta halaxe, euskeraren jatorrian eta idorokuntzan ibili zen bizitza osoan.

Argia eta argitasuna eta Iluna eta ilunbearen kontraposizioa, gure euskeraren “jin-jan” hori, inork ez bezain ondo aztertzen zekien Otxandioarrrak. Kapanagaren ustetan hizkuntza da abegirik onena, eta hitzen jatorria eta esanahia aztertzeari ekin zion.

Hirurok izan zioten begirunea eta onespena gure aintzinakotasunaren lekuko eta lemazain izan genuen Aita Jose Miguel Barandiarani. Ataundarren esanetan “aurkitutako aztarnak, gure barruti sakratuak ziren, lehenagoko euskaldunak biltzen ziren abegiak” . Laurok ari zaizkigu bogan orain gure subkonszientean eta euskal zeruetan.

Kapanagaren adiskidea izan den Xabier Kintana euskaltzainak   “Rara avis” dio Kapanagaren zehaztapena egikeran, eta izate desberdinak baziren ere, Oteizarekin konparatzen digu gure Bittor. Oteiza eta Kapanaga aldi baten elkartu ere egin ziren. Oteizak bere euskeranganako teoriak sakontzeko Otxandiora egin zuen bisita eta pare bat egunez han ibili omen ziren biak, barra-barra gure hizkuntza araketan, mamia eta zukua atera nahian.

Hutsa, el vacio…. Ezereza, la nada… Imaginatu nahi nituzke biak, airea eta hutsa batak eta Lurra, zuraitza eta garoa besteak.

Hala ba, Bittorrek, “Hutsa es la falta de algo, vacío, error. Pero algunos filólogos y periodistas actuales en su despiste congénito van cada domingo departiéndonos como si tal cosa… Bi ta huts… y eso no es así. Por tanto Bat y su contraposición Bapez o bat bere ez, o su contracción bapez.   Bapezna amaitu dute..Han acabado a cero.

Bittor, euskeraren auzian zebilen, bizitza osoan berekautan lanean. Buruartean zeuzkan gaiak, urteak igaro ondoren, geroago eta tinkoago finkatzen ziren bere ustean. Kapanagak ere, Gandiagaren antzera zioen: “Lehenari buruzko dokumentu ikaragarria dugu, hizkuntza, baina ez dakigu dokumentu hori irakurtzen”.

Bittorrek bi maitale zituen, berarengan, “Euskera eta bere baratza”, eta sarritan Otxandioko eta inguruko ohian barrenetan sartzen zen zeozer aurkitu nahian. Naturak berak emandako zurezko enborrak eta erramak ekartzen zituen etxera, gero bere ikututxu batzuk eman eta han zeuzkan etxeko geletan, eskulturak bailiran.

Eta Oteiza, ikaratu egin omen zen naturak emandako eskultura hain dotoreak ikusi zituenean. Eta hara non diotson Bittorri. “Bittor, tienes que poner aquí debajo, OTEIZA. ¡Seguro que los vendes, y caros.!”

Kapanagaren adiskideen artean, gazterik joan zitzaigun Andolin Eguzkitzak zera zioskun, Bittorrek, baserritar on baten letxe, indukzioz ateratzen ditu bere teoriak. Hala ba, Xabier Kintanak kontatutakoa, adierazgarria. Hara non diotson Bittorrek, “Baserri horretan andrazkoak agintzen du!”   handik lasterrera eta aurreratxoagoan, “Beste baserri hori frakadunpean dago!” Xabier ikaratuta, baserrian nor bizi zenik jakin gabe zelan demontre zekien Bittorrek han nork gobernatzen ote zuen. Bittor, bata eta bestearen atonduraz jabetzen zen, “Begira ortuaria, lehenengoa, guztiz antolatua, ez da ez landare ez lore ziztrinik bertan. Begitu beste hura, han beste kolore desberdinetako landare eta lore ugari bazterretan”.

Hil berri dugun Steve Jobs-ek esana da,”nire teknologia guztia aldatuko nuke arratsalde bat Socratesekin egoteagatik “. Bittor Otxandioko jakintsuarekin solasaldi ederretan murgiltzeko zoria izan dugunok , bere pentsamendua agerian uzteko eta bere lan gordea aireratzeko gogozko arduran gabiltza. Baliagarri izango zaigun materiala dugu eskutartean. Ea Bittorrek landutako euskeraren misterioak argia egiten digun etorkizunean!

 

Esperantza

Garai berria, garai ilusiogarria, guztion ahotan da berria. Zorionekoak gu!. Orain bai jakin izango dute normalidadean bizi izan nahi dugun herri bat garela, gure benetako nahiak, gure antsiak, gure garen hori aldarriaren nahiaz gabiltzan herria.

“Euskaldun batek zer gura dauan gatx jakin leike” zioen aspaldi Bitoriano Gandiaga poetak. Euskaldun izan nahi duen herria ez ote?. Bere hitzak dira baita aspaldi baten kantatu genituenak “Esperantzari lehio bat zabaldu omen diote”. Zabaltzen ari zaigun egoera berri honetan, asko dira gogoratu beharreko izen eta gertaerak. Pako Aristik esango zigukeen legez “Hitza eta Memoria dira gizaki eta herri baten baliorik haundienak” Hala bedi, zeren, memorian izango ditugu joandako guztiak, hangoak zein hemengoak, hurkoak zein urrunekoak, memorian geratuko dira ustekabe guztiak. Gure nahiak eta ezinak, gure ametsak eta gure porrotak, geure izana.

Eta motxila bete historia polit, anker, eta garratz eramango dugu aldean. Motxila bete gai, motxila bete asmo, motxila bete desilusio. Baina gure etorkizunerako ibilbidean bidea erraztuko zaigu, seguru baietz! Zama bat kendu izango bagenu bezala gaude euskaldun gehienok. Guztiok irabazi dugulakoan. Oraindik bada egitekorik eta ez gutxi, bada zer konpondu, bada zer egin, bada zeri ekin.

Barru-barrutik sortzen zaizkidan gogorapenak datozkit, izen asko datozkit burura, egun hau amestu izan zutenen aurpegiak, orain gure artean ez direnak, baina pozez blai izango liratekeenak.   Eta barruko mina ere sortzen zait haiek egun hau ikusi ez izana. Beraien minak gureak dira. Berri pozgarri hau, euskal zeruetan geratu diren guzti horiek, sentitu izango dutelakoan nago; seguru baietz! eta hemen eta orain, gogoan dut besteak beste, Sabin Intxaurraga lehengusua. Gorazarrea eta esker ona Sabin, egun hau heldu zedin inor ez bezain tinko eta kementsu ibili izan zinelako, Gorazarrea eta esker ona bidean bultza eginez egun hau behar genuela sinestarazi zenigulako, gozarrea eta esker ona gure herriaren historian gorengo mailan izango zaitugun Sabin! Gure malkoak euri balitzozak Sabin, argituko balleuskuezak gainbeherako egunak, gure pozezko malkoetan, bizi izandako oinazetan, heu haugu gogotan!

Josean Artzeren hitzetan: “Galdu dutenekin elkartuko naiz bainan, ez sekulan ez, jokatu ez duenarekin”. Joxeanek iragarri zigun baita, “Udaberriak baino goizago loratzen du zuhaitza xoriak bere kantuz ” Eta halaxe da, udaberria ez da heldu, baina udazken honetan, txorien kantua gozoago eta ozenago entzuteko aukera dugu, txorien hegada aireago eta alaiagoa dugu, eta inoizko baten udaberritu dezakeen esperantza dugu berreskuratu.

Halako egun ilusiogarrian, aurrera begiratzeko desirarik sakonenean, nora joan nahi dugun horretan, nondik gatozen jakiteko besterik ez bada ere, atzera begiratzeko gogoa ere izango dugu. Nik neuk atzera begiratuz, esperantza hitza jarriko nuke beste guztien gainetik, gaurtik aurrera, esanguratsu bihur dezakegun hitza.

Bizitzaren kasualitateak edo kausalitateak, Hegoamerikan dagoen ESPERANZA izeneko herriska batera eraman ninduen 1984 urte mikatz hartan. Giro nahasia zegoen gurean orduan, egoera latza, suntsigarria, argi gabea, egoskorra. Aldi baterako alde egitea erabaki nuen, eta gogoan dut patuak eraman ninduen ESPERANZA herriska hura, Otavalotik gora, Ecuadorreko leku maldanberatsuan kokatua. Berezia zen lekua, mundutik kanpo bailegokeen legez. Euskal parajea zirudien leku menditsu hark.

Gogoan dut hango eskolan Quitxua ikasten zutela bertako umeek. Neure umearoko gogorapenak zetozkidan, nahiz eta nire umearon, Frankoren diktadura kontu, espainolez ikasi beharra geneukan. Baina indigena haiek nire txikitako Gorbeiapeko indigenen trazak zituzten. Hamar bat egunez izan nintzan Ecuadorreko Esperantza herriskan pozean, baina urrunetik neure herriaren aiduru eta bihotz minez nengoen. Ia urtebeteko bidaia haretan, hemendik alde egindako euskaldun asko ezagutzeko aukera izan nuen Ameriketako hainbat herrialdeetan. Gehienak etortzeko desiran zeudenak.

Pasadizo pozgarri bat ere badut kontatu beharrekoa, Quitoko kiosko baten indigena bati erosi nion egunkaria eta, nongoa nintzan erantzun ostean, hala non dinostan: euskera badakizu? Ni zur eta lur hura entzutean, gero jakin izan nuen, hemendik joandako misiolari batek erakutsi zizkiola hainbat hitz euskeraz.

Amerikatik Euskalerriratu eta lasterrera, Santi Brouardekin izan nintzan bazkari batean bere ondoan, etorri berri izan nintzaneko   Arrasateko bazkari gogoangarri haretan, Ameriketako istorioak kontu kontari ari nintzaion berari. Ameriketan bizi izandako kontuak idazteko esaten zidan Santik. Handik bi egunera erail zuten bere kontsultan bake bidea ireki eta eratu nahi izan zigun Santi Brouard. Guztiok dugu gogoan nola eta nork egin zuen.

Geroagoan, patuak edo halabeharrak, hala, denadalakoak, Bilbon dagoen ESPERANTZA kalera eraman ninduen bizitzera, bertan izan nintzan hamar bat urtez. Eta kale eta bizileku haretan berreskuratu nuen neure eguneroko joanean aurerra irauteko behar nuen nolabaiteko Esperantza. Eta han irakurri nituen eta orain ere irakurtzen ditut Gabriel Arestik idatzi zituen hitzak, “Askaotik Sendejara Bilbaon Esperantza oso mehar ilun eta laburra da”. Parkatu iezadazu Gabriel poeta haundi hori, “Nire aitaren etxea defenditu nahi ” horren asmoz, esperantzaren iragarri mehar horretan, erratu zaitezela sinetsi nahi dut. Udaberria gauzatuko den esperantzan, ZORIONAK EUSKAL HERRIA!

Gontzal Mendibil

Arrupe y el futuro de la iglesia

Hoy hace 104 años nació en Bilbao el Padre Arrupe, una de las mentes más preclaras del siglo pasado. Decía el Padre Arrupe que “el mundo es de aquellos que sepan ofrecer y contagiar horizontes y síntesis de sentido, y su tarea más urgente era conseguir estar a la par con el mundo en que vivimos, en sintonía con el hombre de hoy, afrontando con inteligencia y amor el mundo del mañana”. Su huella es indeleble. Su indiscutible virtud es que proyectó luz sobre cómo debería regirse la Iglesia en un futuro.

Arrupe, que vivió en su propia carne las tribulaciones de la vida, nos hablaba de “la situación inestable del creyente”. Vivimos un tiempo de claro distanciamiento entre la feligresía y la Iglesia. La Iglesia oficial ha perdido la hegemonía de años y siglos atrás. Los buenos cristianos, fieles a la obra de Jesús, se han de arropar en la íntima protección espiritual y en la necesaria interiorización de su creencia.

No sabemos hacia dónde va la Iglesia, aunque todo hace pensar que habrá de adaptarse a los tiempos e iniciará un proceso de secularización. Sería en definitiva volver a sus raíces. La mayoría social de la Iglesia es y fue laica. No olvidemos que Jesús fue laico. Aunque Arrupe obediente a los designios de la Iglesia preconizó que “no podemos ni debemos secularizar o sociologizar el misterio de Dios”.

Arrupe tenía impregnada su mística de la obediencia, pero su compromiso por la justicia se convierte en un lema e ingrediente de la evangelización y anuncio de la fe, y su propósito le llevó por los caminos de la tensión política interna. “No pretendemos defender nuestros errores, pero tampoco pretendemos caer en un error aún mayor: el de cruzarnos de brazos y no hacer nada por temor a equivocarnos”.

Frente a la ambigüedad, Arrupe proclama la liberación integral del hombre, y la solidaridad y la fe en acción. No hay fe sin acción ni acción sin fe. Incidió en la liberación de actitudes y esquemas mentales que nos esclavizan. “Esperanza y liberación con el compromiso efectivo para transformar el mundo y ponerlo al servicio del hombre”.

Reflexionó sobre las relaciones humanas, y para este tiempo de fuerte crisis económica y crisis sistémica de valores, nos decía: “Tenemos que liberar la función política –que debería ser una función eminentemente de servicio- de las ambigüedades que la comprometen y que la debilitan, de los intereses que la esclavizan… liberar todo el potencial que hay en ella para instaurar una sociedad más solidaria y más justa”.

Para Arrupe “ la actual situción mundial no se basa en la justicia ni en la caridad, sino casi siempre en el interés personal o emocional, “cuantas veces al hablar con personas de excelentes deseos sobre estos problemas económico-sociales, he oído estas expresiones: Sí, Padre tiene razón… quisiera hacer algo, pero tengo millares de accionistas que desean pingües dividendos”.

Ya en 1966 Arrupe predijo que en el mundo moderno vivimos una deliberada “arreligiosidad” donde el tiempo de la esperanza se ha transformado en el tiempo de la ambición. Para Arrupe la situación interna de la Iglesia está hoy caracterizada por una profunda dificultad y crisis de fe. “La fe es la luz de nuestros ojos”, oí esta hermosa expresión a un sacerdote en un acto religioso.

¿”Hacia dónde camina la Iglesia?” - le pregunté hace poco a un religioso. La respuesta fue que los tiempos actuales, con el pueblo cada vez más lejos de la Iglesia y la Iglesia lejos del pueblo, llevan al cierre sin horizonte claro o a un elitismo cada vez más gradual.

Pero la ortodoxia es un problema más que una solución y la fe necesita de una espiritualidad viva y activa más allá del dogma. Las directrices del Concilio Vaticano II creadas por Juan XXIII fueron paralizadas. ¿No será tiempo de retomarlas?

Qué difícil mantener durante tiempo ese desencuentro entre el capitán y la tripulación. Son pocos los que se alistan, es decir, no hay vocaciones. Pero es evidente que el capitán de la nave no va a admitir ninguna rebelión a bordo. Consciente de las tensiones y fricciones dentro de la Iglesia, Arrupe abogaba por el diálogo mutuo y abierto en sus diversas estructuras. Las grandes crisis, según Arrupe, han sido resueltas no por la aclaración teórica sino por la fuerza de un testimomio carismático. “El futuro de las órdenes religiosas dependerá de si aciertan o no en explicar el carisma recibido en su fundación; no para una Iglesia y un mundo de ayer, sino para la Iglesia y el mundo de hoy y de mañana”.

“Distingue tempora et concordabis juda”/“Distingue el tiempo y conciliarás las leyes”. Los teólogos, desde su condición, deberán aclararnos cual es el destino de la Iglesia.  Muchos son los que se confiesan católicos, pero pocos los que ejercen de cristianos. La Iglesia necesita extender su compromiso social e interiorizar nuevos modos de comportamiento más acorde a las necesidades espirituales del ciudadano de a pie. “Renovación espiritual y apostólica”, divulgaba Arrupe.

Para Arrupe el abismo entre los principios y la práctica siempre existirá en algun grado, pero la Iglesia nunca debe perder su función crítica de la sociedad y de la historia. “Ello nos obliga a un constante esfuerzo de purificación y renovación: éstas deben ser algunas de nuestras exigencies fundamentales”

No cabe duda de que la Iglesia ha contribuido en innumerables buenas acciones solidarias. Ha dado consuelo y ha ejercido y ejerce la virtud de propagar la fe ofreciendo cobijo y divulgando el encuentro. Tienen mucho mérito quienes, a pesar del desencuentro con los superiores eclesiásticos, trabajan en labores humanitarias y en la propagación de la fe y la justicia. Le debemos a Arrupe la creación de los JRS(Servicio Jesuita a refugiados).

Recuerdo hace unos años cómo un pastor de Gorbea se encontró con el cura de mi pueblo al que no conocía. Entablaron una amena conversación y, en la despedida del sacerdote, un compañero le dice al pastor: ¿”sabes quién es este señor.”? -No, no sé quién es. Pues ¿cómo vas a ir tú al Cielo, si no conoces al cura del pueblo? El pastor agudamente le contestó: mira, soy pastor de ovejas y siempre me toca ir a donde ellas, cuidar de ellas, llevarles a las mejores zonas de pastos, así que habrán de aprender que ellos se han de acercar a las ovejas y no al revés.

Es lo que Arrupe nos extrapoló en sus teología viva y acorde a los tiempos, maravillosas proclamas evangélicas que a todos nos deberían hacer pensar: “Yo abogo por la necesidad de que la Iglesia vaya a los hombres sin esperar que ellos acudan a ella” son palabras pronunciadas por un precursor que se adelantó a los tiempos y proclamó el mensaje de esperanza y liberación.

 

Georgia eta Euskal Herria

Georgian izan gara aste betez, sei musikari gehi azpian sinatzen dugunok, bidaiaren arrazoia: hiru kantaldi eskeintzea, euskal selekzioa bultzatu asmoz eta euskaldunon eta georgiarren artean aspaldidanik izandako harremana sendotu eta areagotu asmoz, eta orain eta hemen, hango bizipenaren oroimenetan gaude, gure bihotzak hunkitu eta barruak murgilerazi dituzte Georgiarrek.
Georgiak 70.000km2 dauzka, Euskalherria hiru bider; lurralde berdea, menditsua, antzinateko historiaz betea, baina lurralde zaila gertarera gogorrek suntsitua eta sakabanatua, isolatua; goian Sobietarrek, Txetxenia eskumatara mendiz bestalde, behean Turkoen arerio eta Armeniarrekin ere ez lagun.
Bidaia luzea eta ankerra izan baitzen, gorabeheraz betea, Lehen hegaldia bi orduz berandu, bigarrena Istambuletik Trabsonera (Itsaz beltzaren zeharkatzea) korapilatsua baina, benetako arazoa Turkia eta Georgirren mugan, Pasaporte-Bisadu eta gainekoak direla kontu, hiru orduz inora gabe, Turko polizien begiradape ankerrean, probokazio portaera desitxurosoan. Hain da zaila gure mundua!, eta hain bizimodu desberdinak! Gaua zen eta azkenik, bagindoazen Sakartuelon herrialde ederretarantz, egunsentiz hurbildu ginen Batumi hirira, Adjaria herrialdera, kontrastez beteriko hiria, lehen inpresioan, Hegoamerikako lurraldeak ziruditen, edota India bera, nola da posible lurralde hain aberatzean horrelako eskasia, jendea patxadan bazterretan, behiak pilatuz bideetan eta autoak jira-biran behiei errespetoa gordez. Hori bai, esan beharra dago, gidatzea abenturosoa dela benetan, bakoitzak nahi duen eran eta nahi duen lekutik, eskumatik zein ezkerretik. Semaforoak errespetatzea ez da beharrezko eta behin baino gehiagotan libratu izan gara estualdiren batetik.
Euskalherrian bizi diren bi lagun georgiar zetozen gurekin, eta beraiek ziren gure gida eta itzultzaileak, eta beraiei esker jende asko ezagutzeko aukera ere izan genuen, horrexek, bertako jendeak liluratu gintuen gehien. Hitza betetzen zekitenak ziruditen, tabernetan, hoteletan edo jatetxetan bertako langileek ez zizuten propinarik onartuko, eta zerbaiten beharrean aurkiturik, beti laguntzeko prest.
Dena den, erreferentzi gehiegirik ezin hartu astebeteko bisitan baina, ba da gure artean haiengan parekotasuna dugula diotenik, hizkuntza egitura berdintsua dela, hitzetan ere mordoska dira antzeko, izaera ere parekoa dugula eta jateari eta janarekiko diogun miresmen hori ere berdintsua dela. Jan edan eta kantatu hori bait da Georgiar batek egin beharreko betebeharrik derrigorrezkoenak, eta nola ez, otorduan brindisak, topa eta topa, orain gure herriaren etorkizunarengatik eta bi minututako diskurtso bat, gero gure emakumeen zoriontasunarengatik, geroago gure umeen ondasunagatik eta horrela jatordu osoan zutik jarri eta tragoa barrura, eta gero gerokoak. Egia esan gaur artio eta hainbat lekutan izan ondoren uste genuen Euskalerrian bestean inongo lekutan ez zela jaten; zoazte lagunok Georgiara, eta gero atera kontuak. 
Bi gauzak salbatu izan digu Georgiarren etorkizuna, bata Hizkuntza(hizkuntza zaindu eta landu behar den lehen balorea baita) eta bestea, kantua, eta bi hauexengandik gaude bizirik georgiarrok,hori ziozkun bertako lagun batek eta, ba omen da gertatu zen eta leyenda bihurtu den gertaera entzutetsu bat ere, deigarri gertatu zaiguna. Georgiarrek mendizaleak baitira, kontu izan Kaukaso iparrean 6 mila metrotatiko gorako mendigainak daudela eta oraintsu gertaera triste bat bizi izan dute Georgiarrek, honek ere gure herriarekiko parekotasuna duelarik. Ba omem zihoazten lau georgiar gazte bertako mendi mitiko bat eskalatzera eta zorigaitzez lauetariko bat kordadan labanka egin eta zintzilika geratu omen zen beste hiruren pentzu eta hauen indarren menpe. Gauza gutxi egin zezaketen hiru lagun hauek, indarrak ere denbora pasaz ahultzen zihoazen eta zintzilik zegoen laugarren honek kordela mozteko ohiukatzen baitzien, baina nola moztu, nola utzi laguna hiltzen, eta laurak arriskuan eta indarge. Zintzilika zegoen hura kantatzen hasi baitzen ozen eta tinko, hauxe bait da hiltzeko prest dagoenaren seinale, georgiarrek kantatzen hiltzen baitdira eta kantua ohiartzun bihurtzen baita belaunaldi luzeetan. Horrelaxe hiltzen ziren georgiar lagunik onenak eta kantu hoiekin salbatu omen zen Georgia.
Euskaldunok ere berdintsu egiten omen duzue, kantatu eta zuen hizkuntza zaindu, zihoen kontalariak. Badakigu euskaldunok aspaldidanik ari zaretela zeuenari eusten, nortasuna gordetzen, eta erroak mantentzen. Georgiarrentzat lurrari maitasuna eskeintzea eta bizitzari errespetoa gurtzea dira izaterik preziatuenak. Guk betidanik apreziatu dugu bakea, gure maitasunez utziko diegu gure hurrengoei, pasa diezaiegun gure semeei gure ohiturak, gure izatea eta gure baloreak, beraiek ere zintzo eta leial defendi ditzaten. 
Musika batez ere, gorde beharreko altxorra dute eta egia esan guk emandako kantaldiek ondo antolaturik, jendea gainezka eta harrera ezin hobea izan dute. Bertako antzerki-guneak dotoreak izan baitziren aspaldi baten, orain ekonomia guztiz aztoratuta dago, azpiegitura minimorik ez, urte luzeetan Sobietarren menpe eta Turkoekin ere gerra bizian, eta txarrena Sobietarren inperio maltzurrak utzitako ondare triste eta nekagarria. Eta hau gutxi balitz aurreko sistemak utzitako motibazio eza, aurrerapenik ez denaren uztea eta hala izan behar denaren iritzi hedatua.
Gure ikuspegitik ikusita eskasian dira gehientsuak, benetako georgian, egunero ekin beharra ez da erreza, dena dago egiteko, ez dago inongo inbertsiorik, ez da aukerarik ere, dirurik eza nabari nabaria da, eta bertan bera utzita etxe, hotel eta eraikuntza gehintsuak. Herri baten oparotasuna sarri askotan eta lehen itxura batean etxegintza izaten omen da. Eraikuntza gutxi ageri dira han. Bestetik, gazteen gehiengoa kanpoan bizi da eta hauei esker bizi dira bertako asko eta asko.
Ziur, haibeste borrokatu eta gerrak ere izan ondoren, lurraldetasuna lortuz, aske izanik, gehitxoago itxoiten zutela Kartulitarrek, baina Sobietarren inperio handiak hirurogei urtetan utzitakoa garbitzea ez da erreza, eta beraien arteko aituezinak ere hor diraute.
Sewernatze lehen kaporako ordezkari sobietarra gaur egun Georgiako presidentea dugu, berak Tbilis kapitalean du egoitza eta Adjaria lurraldekoak kexaz dira dagoen zentralismoaz, beraiengana kanpoko laguntzak ere berandu eta heldu ere egiten direla apenas eta Adjariako lehendakariarekin ez omen dira gauza askotan ados, oraindik ere Sobietarren menpekotasuna agertu nahi dutelako batzuk.
Hau dela eta gure itzultzaileak zera ziozkun: guretzat Zewernatze zuentzat Aznar bezalakoa bait da. Egia esan konparazioak egitea ez da egoki ezta posible ere baina Zewernatze georgiarrez mintzo da, georgiarren kultura zaintzen eta defendatzen du eta ez du inondik inora oztopatzen, sobietarrekin harremanak dituela? Eta sarritan beraien menpe ere daudela? beno, georgiarren esku da norabidea eta etorkizuna, georgiarrek dute kalean hitza eta, eskolan georgiera da lehen hizkuntza Aznarrek adituko balu gure hizkuntzaren zertxobait eta euskaldunen kultura apurren bat jakingo balu eta, defendatuko balu. Nork eduki lezake Sewernatze bat hemen eta orain. Oreja horrelakoa balitz ez genioke beldurrik izango, baina baina…, balitz eta baleude biak airean daude. 
Emango bagenio hizkuntzari erabileran, bizi ahal izateko eta irauteko duen garrantzia. Gure politikariek bere praxian defendatuko balute georgiar orok bezalaxe gure hizkuntza, hizkuntzaren agonia irankorra etengo zen ezbairik gabe, baina berriro baina…..eta egonean ur geldia bezala, bizitasuna eta indarra galtzen da eta hala, gutxituz doa dena, ezerezten da eta, biztu nahi ezean hiltzen uzten diogu.
Eta bakearen beharra oihukatzen dugun legez, euskeraren bizi-iraupenerako, euskeraren ahultasuna amaitzeko, baldintza sendoak eta tinkoak jartzea behar beharrezko dugu, bestela bihar eta hemendik hogei urterara ere Euskalherriko bazterretan gure kantuen azalpena gazteleraz adierazi beharko diegu entzunleei, beti ere, ordurako entzunlerik geratzen bazaigu behintzat. Dena den lasterrera, azaroan bertan, georgiarren kantuak entzuteko parada eta gozamena izango dugu Euskalherrian. Guganako tratua itzela izan da, ea ba geuk ere modu berean hartzen ditugun. 
Adjaria lurraldeko lehendakariak(Aslan Abashidze) sekulako harrera eman zigun, zortzi aldiz saiatu dira bera hiltzen, oso larri atera izan ohi da behin baino gehiagotan. Berau, Errusoen arerioa baitda. Berarekin bi orduz izan ginen, karisma handiko gizona, Adjarian herriaren gehiengoak aukeratua eta gizona benetan hurbila, zintzoa eta guztiz naturala, porte onekoa. Halako baten, Adjariako Lehendakariak brindisa egin zigun: Berak ondoan zeukan ilobatxoa besoetan hartu eta hari begira eta guri zuzenduz, honako hitzak esan zituen: Inoiz ez da gizasemea hain bihotz betea, hain umila eta hain garbia. Dauden umeengatik eta etorriko direnengatik, gutxienik beraiek benetako bakea izan dezaten eta etorkizun argiagoa utzi diezaiegun. Zuengatik ere egiten dut topa, zuen herriak betirako bakea eta oparotasuna izan dezan! Hala bedi.
Georgia gure bihotzetan geratu baitda betiko.
Joseba Gotzon, Niko Etxart, Gontzal Mendibil
*Kantariak

Olentzaro

Se acerca la Navidad en un pueblo del Pirineo vasco, nieva copiosamente y los niños están en su último día de clase antes de las vacaciones navideñas. En la escuela preparan el útimo examen. Ager trata de copiar a María. Vemos al maestro D.Roberto, ojeando un libro en actitud vigilante. Por la ventana se ve cómo los copos caen en su espesura, embelleciendo el paisaje invernal.
El maestro cierra su libro, lo guarda bajo llave y dice que es hora de recoger los exámenes. Ager trata de copiar en lo que queda de tiempo, pero D.Roberto recoge las pruebas.
Como despedida del curso escolar preparan los últimos ensayos de los cánticos de los villancicos que esa misma noche irán a cantar de ronda por el pueblo. Los niños están felices, porque ya casi es Navidad, la fiesta más esperada del año. Ager no presta atención a la batuta de director y está absorto en los copos que caen. Hace como que canta.
Acaba el ensayo, el maestro les cita en la plaza del pueblo a media tarde para irse de ronda navideña.
Maestro: Niños... que tengaís unas !Felices fiestas¡
Salen corriendo de clase, jugetean con la nieve, lanzando bolas entre ellos. Una de las bolas de nieve pega en el cuerpo de Doña Brígida la refunfuñona directora de la escuela, ésta increpa a los niños. 
Doña Brígida: ¡Tened cuidado! ¡estúpidos niños!.
Mientras, otros niños se disponen a hacer un muñeco de la figura de Olentzaro, la espesa barba y la pipa es una de sus características. Es un muñeco de tamaño natural, igualito que el Olentzaro. Ager es uno de los niños que junto a María y Peli esculpen la esbelta figura del Olentzaro de Nieve.
Han pasado dos horas, ya casi lo tienen pero... dos traviesillos compañeros de clase les lanzan una bola grande que desfigura la cara de nuestro Olentzaro. Los niños se ensarzan en una gran pelea. Gritos y alboroto. El maestro que en esos momentos sale de la escuela les separa y cogiendoles de las orejas a Ager y a Markel, les llevará nuevamente a clase. Serán castigados y no podrán salir a cantar los Villancicos.
Deberán escribir un cuento de Navidad de al menos 5 páginas. Y el maestro además les obligará a hacer las paces.
Ager y Markel no son capaces de escribir una linea, no saben cómo empezar el cuento, y están minutos y más minutos sobre el papel en blanco, enfadados el uno del otro y mirándose de reojo.
Empiezan a mirar algún libro en las baldas de la pequeña biblioteca de la clase, para que les de alguna pista, pero todos son libros de matemáticas, geografía e historia. No han encontrado ningún cuento que pudieran plagiar.
Se preguntan qué guardará el maestro en ese armario que siempre lo tiene cerrado bajo llave. Despues de tanto hurgar, encuentran en el bolsillo de la bata del maestro la llave del armario. Abren sigilosamente, y descubren un libro bien encuadernado que D.Roberto lo guarda como oro en paño. El título sugerente les impresiona: Olentzaro. El libro explica las vivencias del personaje navideño, habita en la alta montaña y en medio del bosque y tan sólo se acerca al pueblo en Navidades, siempre cuando todos duermen, así que ningún habitante del pueblo le conoce.
Ager y Markel quedan imnotizados por la figura y simbología del mítico Olentzaro. Ya tienen un precioso argumento para escribir el cuento. Pero ellos quieren ser partícipes de lo que el libro describe, y siguen atentamente linea a linea lo que allí viene escrito. ¨Todo lo que tiene nombre existe¨ afirma el libro. ¨Quien tenga la suerte de poseer este libro, es poseedor del conocimiento del sabio guardian del bosque y de la naturaleza¨, indica el libro.
Están sumamente sorprendidos de cuanto leen.
¡Si esto es así, es que Olentzaro existe, y es verdad que vive en la alta montaña!.
Olentzaro se sabe que es bondadoso, y que reparte ilusiones y regalos la noche de Navidad entre aquellos niños que han sido merecedores de ello. Temen no ser correspondidos esta Navidad, porque su comportamiento no ha sido ejemplar. 
..¡Qué se le va hacer, otro año será! dice Ager.
Han pasado más de dos horas y no han escrito una linea, pero están inmersos en la lectura del libro que tan en secreto lo tenía escondido el maestro.
Se oyen pasos, parece que viene el maestro, deben poner el libro en su sitio y que no infunda sospecha alguna. Aparece el maestro y los dos amiguetes no han escrito una linea.
Les vuelve a recriminar y les obliga a quedarse en clase, hasta que escriban el cuento.
Maestro: Volveré en una hora y quiero este cuento acabado, entendéis, a-ca-ba-do. Si no, ateneos a las consecuencias. El maestro les deja nuevamente sólos.
Se oyen a lo lejos, los villancicos de los niños que porteando farolas van ofreciendo sus cánticos a los lugareños. Ager y Markel sienten envidia por no estar con sus amigos.
Pero.... traman algo.
Ager: Porqué no vamos a conocer a Olentzaro hasta el medio del bosque?
Markel: ¡Qué idea tan genial!.
Abren el armario secreto, y cogen nuevamente el libro de Olentzaro, allí hay un mapa guía que indica cómo llegar a donde nuestro personaje, nos avisa que no es tarea fácil. Pero los intrépidos niños no temen a nada ni a nadie y le gusta la aventura. Así que manos a la obra, y pies en el camino.
Pero, primera dificutad: ¿Cómo salir de la escuela si las puertas están cerradas? Pues... allá van, atan y envuelven las blusas y haciendo un largo córdel bajan de la ventana, situada a unos tres metros del suelo
Ya casi es es de noche, y se ve muy poco. ¿Cómo vamos a ir ahora? le dice Markel a Ager? Ahora o nunca contesta éste.
Los dos astutos niños roban el candil a uno de los cantores, sin que éste se dé cuenta de ello. Salen corriendo y van camino de la montaña. Quieren encontrase con Olentzaro, y van seguros porque llevan el libro como guía.
El maestro llega a clase y se encuentra con la sorpresa. Los niños han huido.
Maestro: ¡Malditos mequetrefes!, me la vais a pagar.
El maestro de muy malas pulgas, va hacia la casa de los niños con intencion de hablar con sus papás. Los padres no saben nada y afirman que no han llegado a casa. Tampoco es de preocupoar, porque estarán jugeteando, haciendo alguna que otra travesura o escondidos en algún lugar esperando que se haga de noche para acercarse a casa.
Mientras, vemos a los dos amiguetes corriendo por el bosque, abren el libro, y siguen sus indicaciones. Pero, no está nada claro el mapa, y además indica los peligros del bosque, que está llena de lugares de acceso dificil, y hay duendes, lamias y brujas pendencieras.
Han de atravesar una parte dificultosa de la montaña, pero apenas hay huella alguna, porque todo lo ha tapado la nieve.
Derrepente, se encuentran con un jabalí y echan a correr asustados. Quieren volver a casa, pero están perdidos. Y para más colmo de los males se les acaba el carburo del candil. En breve se quedarán sin la luz de guia y han de econtrar un refugio para pasar la noche. La angustia es vital, y en medio del bosque todo es oscuridad. Pasar la noche al intemperie sería trágico, y no hay casas ni habitantes alrededor. 
Por fín despues de andar y andar sin dirección fija encuentran una cueva para guarecerse y pasar la noche en ella.
En el pueblo ha sonado la alarma, repiquetean las campanas en la torre de la iglesia. La gente del pueblo se reune en la plaza y han de comenzar la búsqueda de los niños, que en algún lugar del bosque podrían estar, pero ¿dónde?
Los padres de los niños culpabilizan de todo al maestro, porque ha sido el instigador de la posible tragedia. El pobre maestro se ve responsable, pero jamás hubiese pensado que su castigo derivaría en una posible tragedia familiar.
Comienza la búsqueda por el bosque, con los candiles, antorchas y perros, pero la nieve es espesa y dificulta todo rastro. La madre de Ager llora por la ausencia de su niño, nadie le puede dar consuelo. Y no entiende que su hijo haya huido de esta manera, piensa en lo peor,
Madre: ¡Algo ha tenido que pasarles!.
Padre: Que no mujer, ya sabes cómo es Ager de travieso y el hijo de los Arana es más travieso todavía. ¡Mira que cuando vengan se van a enterar!
Llevan toda la noche buscándoles decenas de voluntarios, pero la búsqueda es infructuosa, y deciden dejarlo para cuando haya luz de día. Vuelven cabizbajos a sus casas. La tristeza es palpable en las caras, quizás mañana a la luz de día puedan dar con ellos.
El pueblo pirenaico de Arán duerme intranquilo esa noche. Mañana al primer canto del gallo tendrán que volver y comenzar nuevamente la búsqueda. Bueno, aun le queda la esperanza. Pero cómo soportarán los dos mozalbetes esa noche tan fría, eso es lo que verdaderamente le preocupa a todos.
Los niños dentro de la pequeña cueva de momento están a salvo, pero tienen mucho frío y tambien miedo de las alimañas. Les queda poca luz y no podrán hacer fuego porque la leña está húmeda, y dentro de la cueva, no hay ni rastro de ramajes ni troncos para poder encender alguna hoguera.
Tendrán que pasar la noche como pueden.
El pueblo duerme, pero es grande la incertidumbre. Posiblemente sea de las noches más tristes y gélidas que se recuerden en Arán. En casa de Ager y Markel, rezan para que los hijos estén a salvo, pero la pena es inmensa, y apenas pueden pegar ojo. La abuela canta un precioso villancico a María, hermana de Ager, y ésta llora desconsolada.
Los primeros rayos de luz junto al canto del gallo, despiertan a los lugareños. Muy de mañana, empieza nuevamente la búsqueda. Los perros de presa con trineos ayudarán a ello, pero la nieve es tan espesa que cubre todos los caminos, de hecho cada habitante de la casa, utilizará sus propias herramientas para limpiar el camino de salida.
Encuentro de la gente en la plaza. El alcalde dice que habrán de ditribuirse en grupos de a tres. Comienza la batida, pero nuevamente empieza a nevar.
Dentro de la cueva los niños están inquietos, y hambrientos, deberán salir en busca de comida. Consultan nuevamente el libro y la guía que les puede ayudar.
Ager: ¡Mira mira! aqui indica la cueva donde estamos, y sigiendo esta vereda, podemos llegar donde Olentzaro. Esperan a que amaine el temporal, pero de pronto un sonido profundo sale de la cueva, algo se mueve allí dentro. Se acercan y ven a un oso dormitando, se asustan y echar a correr. 
Se cruzan en su camino con ardillas, pájaros y ven a un cervatillo, saltarín con su mamá cierva.
Markel: ¿Porqué no les seguimos?, es posible que nos lleven a donde Olentzaro, que es amigo de todos los animales. 
Llegan a un punto de extrema dificultad, porque han de atravesar un riachuelo, que viene helado, el cervatillo con su mamá pega un salto y pasan a la otra orilla, pero, habrán de encontrar alguna manera de cruzar el riachuelo.
No hay posibilidad alguna más que adentrarse en él. Con total valentía se meten en el agua, y en el intento de cruzar Ager y Markel casi se ahogan. La corriente de las aguas les arrastra a la orilla. Salen del río tiritando, están exhaustos y desconsolados porque han perdido el libro que ha ido aguas abajo.
Llevan todo el día caminando y lo que parecía cercano se hace interminable. Ya no pueden con sus fuerzas.
Después de la larga jornada los buscadores están también desesperados porque no han encontrado huella alguna. Derrepente, alguien divisa una cueva, Ah mirad, allí parece que hay algo, se acercan y se topan con un oso peludo que gruñe. Se acercan y comprueban que alguien ha pasado por la cueva, es entonces cuando piensan en lo peor, Ah por Dios, el oso les habrá comido. 

Cunde el pánico. Lo dan todo por perdido, y optan por volver a sus casas. Cruzan un puente de madera, y por muy poquito no se topan con algo que le podría resultar una clave esencial en la búsqueda: el libro que flota en las aguas, pero desgraciadamente nadie se percata de ello.
Las campanas tocan a luto en el pueblo, los niños lloran por la irremediable pérdida. El maestro es quizás el único que aún confía en que puedan estar con Olentzaro. Pero nadie le cree ya, y para su desgracia, esa misma noche sufre un acto de violencia, alguien lanza una antorcha e intentan quemar su casa. El pueblo quiere llevarle a los tribunales al pobre maestro. Por de pronto le encierran en la carcel.
Ager y Markel, están fatigados, pero han de seguir, porque sino, pueden morir. Empieza a anochecer. Suben a la cima de la montaña y por fín ven una luz a lo lejos, locos de euforia van hacia allí.
Llegan a una preciosa casa en medio del bosque, con una chimenea grande que despide humo, y un montón de animales en los establos
Día 24 por la mañana, se celebra el juicio contra el maestro, Es acusado por reponsable del caso, por negligente y por difamador.

Tribunal: ¿Cómo se atreve Ud. a predicar la existencia de tal personaje? Ud. No sólo ha engañado a los niños, sino nos ha engañado a todos nosotros.
Público en la sala: Queremos un castigo severo, ¡mentiroso! ¡Que lo encierren!
El maestro trata de defenderse , pero nadie le atiende, incluso afirma nuevamente que está seguro que Olentzaro les atenderá. 
Tribunal: Pero,¿ Cómo se atreve? Es castigado con pena de cárcel. Recibe todo tipo de insultos. Y mientras le llevan expulsado, los padres le zarandean, aunque los niños sienten lástima.
En lo alto de la montaña, los niños han encontrado a Olentzaro, Un señor alto, muy fuerte y tanto gordinflón, que fuma en pipa lleva los leños dentro de la casa.
Ager: Tiene que ser él, mira es como la figura del libro.
¡Hola! Eh... Sr. Es Ud. Olentzaro?
Olentzaro sonríe, pero no contesta. Sigue con su trabajo.
Olentzaro :Bueno niños, si queréis pasar al calor del fuego, ten

Otros trabajos

Otros trabajos musicales

• Albun “Bai euskarari” concierto Campo de Futbol de San Mames 1977
• Composición del tema Bilbo Euskaldun Dezagun
• “Homenaje a Bitoriano Gandiaga”.junto a Josanton Artze, Antxon Valverde, Urko, Pello Zabala, Xabier Lete….
• Creación del espectáculo musical “Elorri loratua”sobre la vida del poeta Bitoriano Gandiaga
• Euskadi Internazionalista.1987 Composición del tema:Urrunerantz zoaz. Colaboración junto a otros músicos…Mikel Laboa, Lluis Llach, Silvio Rodriguez, Moustaki etc.
• Colaboración disco EITB. 2000-Kantuz partaidetza
• Colaboración disco Euskal selekzioa, junto a Joseba Gotzon y Niko Etxart.1999
• Composición musical del programa de TV “La Botica de la Abuela”
• Música y guión e interpretación de los espectáculos musicales Iparragirre y Olentzaro

Gorbeiako haizea

Eleberri honetan Gontzal Mendibilek, Gorbeiapeko bere herriari lotutako istorio honeik modu soltean eta aurreritxi barik kontatzen deuskuz. Bizitza eta heriotza, denbora eta memoria, adiskidetasuna eta maitasuna, kultura eta politika, euskaldunon komunikazio-inkomunikazioa. Gerrako mina, aitite Adolforen asmamenak eta geroagoko xelebrekeriak eta xelebreak, besteak beste. Barruko sentimeduak agerteraziz eta inoiz ahaztu gura ez leukezan istorioak berreskuratuz. Amets imaginario baten sartu gaitezen proposatzen deusku Zeanuritarrak.

Prosa musikala dirudi Gontzalenak. Estilo bizi-bizia darabil, bihotzerik harako sentimentuz betea, musikalitatez josia eta herrikoitasunean oinarritua, sentzilloa, gozoa, samurra, herrikoia, aberatsa, iruditsua eta kasuan kasuko mingostasuean be bihotzerik harako maitasunez betea.
Irakurri eta gozatu beharreko liburu interesgarri honetan, Gontzal Mendibilek Gorbeiako haizerik hara urteetan hartutako arnasa sakona jaurtiten deusku, GORBEIAKO HAIZEAAA zantzoaren bizipozean.

Tienda

Consigue ahora la discografía de Gontzal Mendibil.

Pedidos por e-mail: gontzalmendibil@gmail.com

Pedidos por telefono: 946 790 341

Contacto

Nombre

Tu e-Mail

Mensaje:

Datos para contacto

Telefono

Correo

Dirección